NEGOCIA UN PRÉSTAMO ADICIONAL CON FONDOS

El Gobierno sale al rescate de Naviera Armas para mantener las islas conectadas

La compañía líder en Canarias y Baleares, golpeada por el covid-19 y con una situación financiera delicada previa, obtiene una línea de liquidez del ICO para poder seguir a flote

Foto: Un ferri de Naviera Armas, en una imagen de archivo. (EFE)
Un ferri de Naviera Armas, en una imagen de archivo. (EFE)
Adelantado en

Naviera Armas, la primera compañía de transporte de pasajeros y de carga por mar de España, ha conseguido un salvavidas del Gobierno para seguir a flote en medio de graves problemas financieros. Según indican fuentes próximas al grupo canario, principal medio de transportes entre las islas y el mayor enlace con la península Ibérica, la empresa ha obtenido un préstamo del Instituto de Crédito Oficial (ICO) por unos 55 millones de euros para hacer frente a la crisis del coronavirus.

La empresa de la familia Armas, renombrada Grupo Armas Transmediterránea tras la compra en 2018 de Transmediterránea por 260,4 millones de euros, ha conseguido esta línea de liquidez para estabilizar su balance, golpeado por el hecho de que cerca de la mitad de sus barcos han estado anclados en los puertos por las restricciones a la movilidad aprobadas por el Gobierno de Pedro Sánchez. Alrededor de un 50% del negocio de la naviera proviene del tráfico de pasajeros, mientras que el restante 50% lo obtiene del transporte de mercancías.

Además, Naviera Armas ha encargado a Houlihan Lokey conseguir otra línea de crédito adicional, esta vez procedente de fondos de capital riesgo, para apuntalar su solvencia, golpeada por las dos principales agencias de calificación financiera. La operación se va a hacer dando como garantía algunos de los buques que tiene el grupo y que actualmente no están pignorados.

El pasado 26 de marzo, Moody´s rebajó dos escalones el 'rating' de Bahía de las Isletas, la matriz de la compañía, hasta Caa2, una nota que supone describirla como bono basura, al estar ocho pasos por debajo de lo que se conoce como 'investment grade' o grado de inversión.

Moody´s, que ya había recortado su calificación a finales de febrero y en la última parte de 2019, justificó su decisión por el impacto que tendrá el covid-19 en su cuenta de resultados, que ya en 2019 demostró problemas para poder hacer frente a la deuda acumulada por la sociedad y que le obligó a vender dos ferris. Unos días antes, Standard & Poor´s colocó su 'rating' en B-, seis escalones por debajo del nivel mínimo de inversión, con perspectiva negativa.

Un barco de Naviera Armas. (EFE)
Un barco de Naviera Armas. (EFE)

En esos momentos, los bonos de Naviera Armas cotizaban a cerca de 50 céntimos su valor nominal. Cuando el coronavirus alcanzó sus mayores multiplicadores en España, los bonos se hundieron hasta los 35 céntimos, lo que descontaba una quiebra a corto y medio plazo. Estos valores han remontado ligeramente en las últimas semanas hasta los 43 céntimos, en la confianza de que el grupo obtendría la línea de ayuda del ICO y la financiación adicional de los fondos de capital riesgo oportunistas.

Aunque algunas fuentes aseguran que hay apetito por prestar a Naviera Armas, las recientes operaciones realizadas por algunas compañías mundiales de cruceros indican que levantar dinero no le va a resultar barato. Por ejemplo, Carnival, una de las grandes multinacionales del sector, tuvo que pagar un cupón del 11,5% para conseguir 4.000 millones de dólares de liquidez y un 5,75% por una emisión de bonos convertibles por 1.750 millones. Sus acciones se han desplomado un 67% desde que se disparó la crisis por el covid-19.

Naviera Armas, que ha aprobado un plan de ajuste para limitar el impacto de la caída de ingresos y del descenso del beneficio operativo, arrastra una deuda próxima a los 600 millones de euros. Los propietarios, la familia del mismo apellido, aprobaron ayer en una junta de accionistas "una ampliación de capital mediante emisión de nuevas acciones con cargo a aportaciones dinerarias", sin que especificaran el importe. Otras fuentes indican que se trata de préstamos participativos que se transforman en capital para reforzar los recursos propios.

Estas fuentes indican que, con estas tres vías para obtener liquidez —la línea del ICO, el préstamo con los fondos y la aportación de capital—, Naviera Armas consigue combustible para sortear las aguas turbulentas en que se mueve ahora, sin necesidad de recurrir por el momento a una reestructuración de la deuda, con quita incluida.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios