ERTE para las tiendas

Así es el plan de Inditex para preservar el empleo y salvar los salarios de la plantilla

El 'holding' gallego trabaja contrarreloj para poder presentar ERTE en las tiendas, que han sido obligadas a cerrar, y compensar los ingresos gracias al ahorro de las cuotas sociales

Foto: Pablo Isla, presidente de Inditex, y Amancio ortega, fundador y mayor accionista. (EFE)
Pablo Isla, presidente de Inditex, y Amancio ortega, fundador y mayor accionista. (EFE)

Es el buque insignia del mundo empresarial español, y lo sabe. Por eso, la decisión que ha tomado Inditex de preservar el empleo como objetivo prioritario va más allá de su sede de Arteixo (Galicia), sus tiendas y sus naves logísticas, y puede marcar tendencia entre otras grandes compañías.

Aunque es cierto que el grupo fundado por Amancio Ortega goza de una privilegiada salud, con una posición financiera neta de 8.060 millones de euros y un margen bruto del 56%, parte de su plan de contingencia se basa en herramientas que el Estado ha puesto al servicio de todas las compañías.

La posibilidad de acogerse a un ERTE (expediente de regulación temporal de empleo) por causa de fuerza mayor es, probablemente, la más importante de todas y, aunque oficialmente no lo ha confirmado, Inditex está analizando cómo llevar a cabo esta medida en sus tiendas.

El decreto del estado de alarma ha supuesto para la compañía tener que clausurar todos sus establecimientos en España (a fecha de este miércoles, la compañía tiene 3.785 tiendas cerradas en 39 mercados), motivo que le permite argumentar causa mayor.

Sin embargo, a través de su canal 'online', la empresa sigue operando, como también lo están haciendo todo su brazo logístico y las oficinas centrales, aspecto que imposibilita un ERTE sobre la totalidad de la plantilla y pone el foco en el personal de las tiendas.

A la espera de realizar el ajuste fino, lo previsible es que el grupo gallego presente diferentes expedientes por cada una sus empresas, ya que Zara Madrid es una sociedad diferente a Pull & Bear, por ejemplo.

Este sistema permitiría segmentar también mejor las casuísticas particulares, ya que además de preservar el empleo, Inditex ha dicho, poniéndolo en boca del presidente del grupo, Pablo Isla, que también está abierto a complementar la retribución de los trabajadores.

El foco, en las tiendas

Aunque los ERTE tienen como principal virtud adaptar la realidad empresarial a un problema coyuntural y evitar así enviar trabajadores al paro, también es verdad que, durante el tiempo que duran, suponen una merma de ingresos, ya que los empleados perciben como máximo el 70% de su base reguladora (ingresos globales, incluidos pluses y comisiones).

De ahí que Isla haya apuntado la posibilidad de complementar la retribución de los trabajadores, ya que durante el tiempo que se aplique el ERTE, los ingresos de la plantilla serán menores a sus nóminas mensuales. Además, según ha empezado a comunicar la empresa a los responsables de tienda, la nómina de marzo se cobrará entera.

Pero, como se ha comprometido a mantener el empleo, el grupo gallego puede acogerse a otra de las opciones que ha ofrecido el Gobierno y que consiste en no tener que pagar las cotizaciones sociales de la plantilla durante el tiempo que dure esta medida, lo que deja a la empresa margen para destinar estos recursos a hacer la iguala de ingresos.

Por lo que respecta a la plantilla de las oficinas centrales y servicios administrativos, la empresa ya empezó a implantar el teletrabajo la semana pasada, mientras que en las plantas logísticas, aunque sea a menor capacidad para cumplir con las normas de sanidad, las plantillas sí continúan operando y dando servicio a otros mercados, como la propia China, donde Inditex ya ha reabierto todas sus tiendas, salvo 11. Además, está el personal que seguirá operativo ligado a la venta 'online'.

Tanto el presidente, Pablo Isla, como el CEO, Carlos Crespo, han renunciado al 50% de la variable que les corresponde por el resultado de 2019

Para predicar con el ejemplo, ya que a pesar de estas medidas tanto empresa como sindicatos son conscientes de que la compañía y sus trabajadores se enfrentan a una importante merma de ingresos, tanto Isla como el consejero delegado, Carlos Crespo, han renunciado a la mitad de su retribución variable.

Esto ha hecho que el presidente percibiera el pasado ejercicio un total de 6,2 millones, frente a los 9,5 millones que ganó en 2018, un 35% menos. Además, también ha renunciado a la aportación anual para su plan de pensiones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios