PRIMER INFORME DE APROSER

El efectivo no ha muerto en España: crece un 4% pese al 'mobbing' bancario

El metálico se consolida frente a los malos presagios. El miedo al fraude y a la falta de privacidad del dinero 'online' consolidan al efectivo frente a la competencia creciente

Foto: El uso del efectivo no para de crecer. (iStock)
El uso del efectivo no para de crecer. (iStock)

Suecia es el país europeo que lidera la desaparición del efectivo. Muchos comercios solo aceptan pagos con tarjetas y predicen que billetes y monedas dejarán de circular en 2025. Sin embargo, la cruda realidad de las tormentas de nieve y los apagones ha hecho que el Gobierno nórdico se replantee su estrategia y diseñe una ley que obligue a los bancos a tener efectivo. En Suecia hay incluso un partido político, Kontantupproret, en defensa del 'cash'.

España, como gran parte del mundo, fue otro de los países en los que hace años se predijo que el efectivo tenía los días contados. Pero como en el norte de Europa, la tozuda realidad se ha empeñado en llevar la contraria.

Así, el uso de dinero en metálico ha crecido este año entre 1,9% —en número de transacciones— y un 4,6% —en valor de las mismas—, según el primer estudio que se hace al respecto, de Aproser (Asociación Profesional de Compañías Privadas de Servicios de Seguridad), que maneja el 95% del movimiento de efectivo que hay en España.

El propio Banco de España, que en ocasiones ha distribuido cifras contradictorias, constataba en un informe de hace un año que "el efectivo sigue siendo el medio más habitual de pago para los europeos en el punto de venta y, de forma similar, el preferido por el 53% de los españoles", por lo que hay que proteger su accesibilidad.

Entorno desafiante

El crecimiento del efectivo cobra si cabe más mérito con el entorno al que se enfrente: cierre de oficinas y, por tanto, de cajeros; el repunte de alternativas como Bizum; la irrupción de las criptomonedas, incluida la amenaza de Libra, de Facebook.

La recuperación económica ha sido clave en este nuevo auge del 'cash', aunque la privacidad y la seguridad son dos de los pilares que mantienen sólidos al efectivo, según Eduardo Cobas, secretario general de Aproser, quien pide "neutralidad" regulatoria para billetes y monedas: que no se regule favoreciendo a otros medios de pago como ocurrió en Suecia.

En total, en España se movieron casi 40.000 millones en operaciones en efectivo durante el primer trimestre de 2019. Siete de cada ocho euros se movieron en billetes de 5, 10, 20 y 50. Los de 100 y 200 euros acapararon un 5% del circulante, los de 500, un 3%, y las monedas apenas un 2%.

El grueso del dinero que movieron los 'furgones' de los asociados de Aproser fue procedente de sucursales bancarias —ingresos de clientes—, seguido del comercio minorista, el transporte-aparcamiento, la restauración y las gasolineras. Otros datos llamativos del estudio es que se usa entre jóvenes.

En el sector consideran que eventos como el apagón argentino de hace unas semanas o de Menorca el año pasado respaldan que no se deje de lado al efectivo. De hecho, advierten que países como Suecia van a tener complicado reactivar el flujo del dinero en metálico, ya que su uso es tan reducido que su gestión sale cara.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios