48,7 M eran de crédito y 25,8 M, de débito

Las tarjetas de crédito han aumentado un 9% y están desbancando al pago en efectivo

Los españoles cada vez pagan más con tarjeta en detrimento del efectivo; y, además, aumentan las de crédito sobre las de débito por el tirón del consumo y el 'marketing' de los bancos

Foto: Una tarjeta de crédito 'contactless'.
Una tarjeta de crédito 'contactless'.

El número de tarjetas de pago aumenta por segundo año consecutivo: creció un 6,6% en 2016 con respecto al año anterior, siguiendo así la tendencia creciente iniciada en 2015, según la memoria anual sobre la vigilancia de los sistemas de pago publicada por el Banco de España. Las que más crecen son las de crédito, un 8,8%, algo que se explica por el tirón del consumo y la labor comercial de la banca.

[Lea aquí la memoria completa]

A finales de 2016, el conjunto de tarjetas emitidas en España ascendía a 74,5 millones, de las cuales 48,7 millones eran de crédito (con un incremento del 8,8%, muy por encima de la tasa registrada en 2015), y 25,8 millones, de débito. Estas últimas presentaron un crecimiento del 2,7%, similar al registrado en 2015. Esta preponderancia de las tarjetas de crédito es muestra de la mayor alegría en el gasto de los hogares, que los lleva a endeudarse para consumir. Pero también es producto de la estrategia comercial de unos bancos cuyos márgenes están en mínimos: para incrementarlos, venden a sus clientes preferentemente tarjetas de crédito, que pagan intereses, en lugar de las de débito, que suponen un coste para el banco, ya que normalmente tampoco cobran comisiones.

Número de tarjetas y terminales.
Número de tarjetas y terminales.

Por lo que respecta al parque de cajeros y de terminales de punto de venta (TPV), a finales de 2016 el número de cajeros en España ascendió a 49.958, lo que representa un ligero crecimiento (0,2%) respecto al año anterior. El número de TPV experimentó un crecimiento mayor (4,1%), aproximándose a 1,7 millones.

Las operaciones de compra, en alza

Tanto el volumen como el valor de las operaciones de compra realizadas en España con tarjetas españolas aumentaron en 2016. Se realizaron aproximadamente unos 3.046 millones de operaciones, con un importe global superior a los 124.406 millones de euros. Estas cifras representan un 13,4% y un 10,7% de incremento, respectivamente, sobre el año anterior. Se mantiene así la tendencia que ha venido observándose en los últimos ejercicios.

Gráfico relacionado con la evolución de las tarjetas.
Gráfico relacionado con la evolución de las tarjetas.

La evolución del importe total de las operaciones realizadas con tarjeta siguió un perfil similar al del gasto en consumo privado de los hogares, tal y como muestra el gráfico 4.1. Sin embargo, sus tasas de crecimiento fueron mayores, lo que pone de manifiesto su uso creciente para canalizar los pagos relacionados con el consumo.

Las operaciones fraudulentas siguen creciendo

Con respecto a los datos de fraude con tarjetas bancarias, en 2016 se registraron 888.000 operaciones fraudulentas con tarjetas emitidas en España, por un importe en el entorno de los 56 millones de euros. Estas cifras suponen unas tasas de fraude del 0,021% en número de operaciones y del 0,022% en términos de importes.

En comparación con el año 2015, estas cifras han experimentado un ligero aumento en número de operaciones (0,018% en 2015), mientras que, en términos de importes, la tasa se mantiene en un nivel similar al del año anterior. Teniendo en cuenta el número de tarjetas en circulación en España y las operaciones realizadas de media por tarjeta, las cifras anteriores suponen un promedio algo superior a una operación fraudulenta al año, por un importe de 63 euros, por cada 100 tarjetas.

En lo que respecta al entorno transaccional en el que se produce la operación, se constata el descenso en la tasa de fraude observado en aquellas operaciones realizadas por internet en términos de importe, ya que dicha tasa pasa del 0,179% en 2015 al 0,164% en 2016.

(EFE)
(EFE)

Para las operaciones a distancia, ejecutadas por canales distintos de internet (por ejemplo, a través de llamadas telefónicas o correo electrónico), se observa un descenso en la tasa de fraude en términos de importe (se desplaza del 0,329% en 2015 al 0,287% en 2016), mientras que, en términos de número de operaciones, esta tasa se mantiene estable.

Así, del total de operaciones fraudulentas, el 69% corresponde a la operativa a distancia, frente a un 28% en comercio físico y un 3% en cajeros. En términos de importe, el fraude en las compras a distancia supone un 64%, seguido del realizado en TPV físicos (28 %) y en cajeros automáticos (8%).

Según su procedencia, en términos del número de operaciones, la mayor tasa de fraude en las operaciones de compra se corresponde con las realizadas en el extranjero con tarjetas emitidas en España. En concreto, la tasa media registrada es de un 0,188% del total de operaciones (0,248% en compras remotas y 0,094% en TPV físicos). Le siguen las operaciones realizadas en suelo español con tarjetas emitidas en el extranjero (0,082% del total de operaciones) y las operaciones realizadas en España con tarjetas emitidas en nuestro país (0,0055% del total de operaciones nacionales).

Economía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios