NUEVAS PROVISIONES

El FROB marca el camino en Sareb: la banca afronta otro golpe de 450 millones

El fondo deterioró su posición en el banco malo. Ya da por perdido un 92% de su inversión, frente al 75% de hace un año, un nivel que tendrán que igualar el resto de accionistas

Foto: Jaime Echegoyen, presidente de Sareb. (EFE)
Jaime Echegoyen, presidente de Sareb. (EFE)

Malas noticias para los grandes bancos españoles que participan en Sareb —todos salvo BBVA—. Las cuentas anuales del Fondo de Reestructuración (FROB), presentadas el pasado martes, vaticinan una nueva oleada de provisiones en el sector.

El fondo de rescate español decidió dotar otros 382 millones de su inversión en el banco malo durante 2018. Con ello, el FROB ha dado por perdido un 92,3% de su inversión inicial en la sociedad presidida por Jaime Echegoyen, frente al 75% de 2017. Realizar este mismo ejercicio, pasar del 75% al 92% de pérdida, costaría al resto de inversores de la sociedad unos 450 millones.

"Al cierre del ejercicio 2018, la participación del FROB en el capital está totalmente deteriorada. En cuanto a la deuda subordinada (656 millones), el FROB, en base a las estimaciones realizadas y con la información disponible, ha procedido a registrar en la cuenta de pérdidas y ganancias una pérdida por deterioro de 382 millones de euros, situándose a 31 de diciembre de 2018 con un valor neto contable de 169 millones", expone el fondo en sus cuentas.

De esta forma, su participación queda valorada en estos 169 millones, frente a los 2.192 millones que invirtió inicialmente. Lo hizo a través de capital, que ya ha dado por perdido completamente, y deuda subordinada, que en parte ya canjeó por acciones en 2016, en una ampliación para sacar a Sareb de patrimonio negativo (causa de disolución).

Guía para el sector

El FROB es el mayor accionista de Sareb, con un 45,9%, seguido de Santander (22,3%), CaixaBank (12,2%), Sabadell (6,6%) y Kutxabank (2,5%). Como mayor inversor y al presentar cuentas después que Sareb, el FROB es el que suele marcar la pauta de provisiones para el resto. El año pasado, después de que situara en el 75% la pérdida esperada en la sociedad, otros accionistas como CaixaBank y Sabadell realizaron dotaciones extraordinarias en las cuentas del segundo trimestre.

El nivel no es uniforme, cada entidad tiene sus informes financieros y jurídicos y decide qué cuantía de provisiones establecer. Durante 2018, el nivel de pérdidas se situó alrededor del 70%, y todo apunta a que en los próximos meses se elevará al 90%, según apuntan desde una de las Big Four.

Sareb cerró el pasado ejercicio con unas pérdidas de 878 millones (un 55% más), por la fuerte competencia del mercado institucional y la crisis inmobiliaria que todavía se mantiene en muchas provincias españolas.

La compañía vendió 21.152 inmuebles en 2018, la cifra más alta de su historia, y disparó un 19% los ingresos por gestión de inmuebles, hasta 1.400 millones; pero los ingresos de la cartera de préstamos cayeron un 16%, hasta 2.208 millones, lo que hizo que los ingresos totales de la sociedad se recortaran un 5%, hasta 3.650 millones.

Las perspectivas para los próximos años no son mejores: "Nosotros trabajamos para ganar dinero, pero será difícil que lo ganemos. No estamos aquí para eso, estamos aquí para resolver un problema en origen, y lo que nos preocupa, y nos ocupa, es que se nos deje hacer", señaló Echegoyen en la presentación de resultados.

De ahí que consejeros de la entidad reconozcan, fuera de micrófono, que asumen que no recuperarán un euro en Sareb. Se conforman con no tener que poner más.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios