LE EXIGE QUE DÉ POR BUENO UN PRECIO IRRISORIO

DIA: Fridman lanza un órdago a la CNMV para salvar su OPA "no equitativa"

En un movimeinto inusual, LetterOne ha exigido al regulador que considere equitativo el precio ofertado, que en realidad debería ser cinco veces superior, por la baja aceptación

Foto: Mikhail Fridman. (EC)
Mikhail Fridman. (EC)

LetterOne ha lanzado el último órdago para salvar su Oferta Pública de Adquisición (OPA) sobre DIA, que como adelantó este viernes El Confidencial apenas tiene el 7% de aceptación por parte de los accionistas. El fondo dirigido por Mikhail Fridman ha pedido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que considere "equitativo" el precio de 0,67 euros por título para salvar la operación, cuando esa calificación le obligaría a pagar 3,8 euros.

El magnate ruso comunicó a última hora de este viernes que "se propone valorar una modificación de la Oferta consistente en reducir la condición de aceptación mínima de la misma", que actualmente es sobre el 50% del capital que no controla. Es decir, por el 35% de las acciones que hay ahora en circulación dado que tiene ya en sus manos el 29,5%. LetterOne estima ahora que con tener más del 50% del capital sería suficiente, frente al 65% que exigía en la OPA (su 29,5% más el 35% flotante).

Una posibilidad que no contempla la ley de opa y que solo es posible si la CNMV le confirma que los 0,67 euros por título lo califica como "equitativo". Según dicha normativa y al haber lanzado la opa "voluntaria", Fridman no puede modificar esa condición, ya que si fuese una oferta normal el precio definido como "equitativo" serían los 3,8 euros que pagó por el último paquete de acciones que compró a principios de 2018. Es decir, cinco veces superior. Se trata de una circunstancia "excepcional" que recoge la ley en circunstancias extremas por el deterioro de la compañía.

Su petición es inusual y supone poner contra la espada y la pared a la CNMV. Al contrario, el organismo regulador le había pedido a LetterOne que subiera el precio ofertado para conseguir una mejor aceptación por parte del mercado y en especial de los inversores particulares, opción que expiró este jueves y la que el fondo de capital riesgo se negó en rotundo.

De hecho, la CNMV había incluido en el folleto de la opa que el precio de 0,67 euros "supone un descuento del 34,2% respecto al precio medio por acción del semestre anterior a la presentación de la oferta". Una advertencia sobre la idoneidad del valor puesto encima de la mesa que Fridman no ha atendido en ningún momento. El magnate de origen ucraniano cree incluso que ha ofrecido demasiado al calor del deterioro del negocio de DIA, que este viernes adelantó sus resultados del primer trimestre.

El consejo de administración, motivado por Borja de la Cierva, anunció que las pérdidas del primer trimestre se han disparado a los 150 millones

El consejo de administración, motivado por el consejero delegado, Borja de la Cierva, anunció que las pérdidas del primer trimestre se han disparado a los 150 millones, dato que no estaba previsto hacer público hasta el próximo 14 de mayo. Una información que llega justo después de que De la Cierva pidiese por carta a los accionistas que aceptasen la opa de LetterOne a la que el mismo se había opuesto frontalmente.

El papelón de Albella

Fridman le ha dado de plazo a la CNMV para contestar a su petición hasta el 30 de abril, día que era último para aceptar la opa. Ahora, este plazo se ha extendido hasta el 6 de mayo incluido. Fuentes financieras dan por hecho que el regulador, presidido por Sebastián Albella, un abogado experto en operaciones corporativas, no va a dar su brazo a torcer dado el desprestigio que supondría para la institución y las posibles demandas de los accionistas.

Hasta la fecha, inversores particulares con participaciones por hasta el 7% del capital ya han trasmitido a LetterOne que no van a aceptar sus 0,67 euros. Así lo han hecho Gregorio Bountoux, un heredero del imperio Carrefour, y el portugués Luis Amaral.

Banco Santander, primer acreedor de DIA, también se ha opuesto a la refinanciación propuesta por el inversor ruso, que le exige a no cobrar ni euro hasta 2023, a concederle nuevas líneas de crédito por 340 millones y eximirle de cualquier cumplimiento financiero o 'covenants' durante los próximos cuatro años. Una propuesta que ha rechazado Ana Botín, dispuesta a convertir la deuda en capital y salvar la compañía.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios