las tarifas descendieron un 6%

Ryanair entra en pérdidas por la bajada de precios y cambia las funciones de O'Leary

La primera aerolínea por volumen de pasajeros registró unas pérdidas de 20 millones en el cuarto trimestre de 2018, una cifra que vincula al exceso de capacidad y a los billetes a menos de 30 euros

Foto: El hasta ahora consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary. (Reuters)
El hasta ahora consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary. (Reuters)

Ryanair entra en números rojos. La aerolínea 'low cost' registró unas pérdidas de 19,6 millones de euros en el cuarto trimestre de 2018, frente a los 105,6 millones que ganó en el mismo período del año anterior. El batacazo está relacionado con la bajada de precios en el sector (-6%), motivada por el exceso de capacidad.

La última vez que la compañía irlandesa estuvo en pérdidas fue en el primer trimestre de 2014, hace un lustro. "El resultado es decepcionante, pero tenemos la tranquilidad de saber que se debe a unas tarifas aéreas más débiles de lo esperado", argumenta el consejero delegado de Ryanair en una nota. Michael O'Leary aprovecha para anunciar que se aparta de la gestión del día a día para centrarse en coordinar las cuatro aerolíneas filiales del grupo, como la austriaca Lauda, la británica Ryanair UK o la polaca Ryanair Sun.

Esto se traduce en la necesidad de buscar nuevo CEO para Ryanair mientras O'Leary coge las riendas de las filiales, un compromiso que se ha materalizado con la firma de un contrato de cinco años de duración. El directivo irlandés ocupará el puesto hasta julio de 2024.

"En los próximos 12 meses, nos moveremos hacia una estructura parecida a la de IAG. Un pequeño equipo directivo se encargará del desarrollo de las cuatro filiales de Ryanair, cada una de ellas con su propio CEO. El holding se centrará en asignación eficiente de los recursos, reducción de costes, compra de aeronaves y oportunidades de fusiones o adquisiciones", detalla el comunicado de Ryanair.

En la práctica, el paso atrás de O'Leary en la gestión diaria implica que las negociaciones con los sindicatos en cada país queden en manos de sus subordinados, como explica Bloomberg. Ryanair vive un momento muy delicado en España, donde recientemente se ha comprometido a aplicar la legislación española tanto a los pilotos como a los tripulantes de cabina tras un acuerdo firmado con USO y SITCPLA.

La guerra de precios seguirá

Ryanair prevé tarifas de billetes a la baja en los próximos meses, una circunstancia a la que se suma el repunte de los precios del combustible y el aumento de los costes operativos. Si la guerra de precios se agudiza, la aerolínea no descarta volver a incumplir los objetivos de beneficio. Ya ha lanzado dos 'profit warning' en los últimos meses.

Con todo, sus ingresos crecieron un 9% en el cuarto trimestre de 2018 -hasta los 1.530 millones de euros-, en parte impulsados por las ventas procedentes de servicios complementarios (+26%) como la reserva de asientos, embarque prioritario, pago por maletas de mano, etc.

La primera aerolínea por volumen de pasajeros no esconde su preocupación frente al Brexit. Una salida sin acuerdo puede provocar una caída en las reservas de última hora, que Ryanair intentará capear con la creación de una filial en Reino Unido para garantizar el normal funcionamiento de los vuelos domésticos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios