sale una cooperativa de sevilla y otra de jaén lo sopesa

Dcoop sufre bajas entre sus olivareros al exigirles lealtad total y dejar sus marcas

Las nuevas normas de régimen interno de las 112 cooperativas aceiteras que sustentan al primer productor mundial reforzarán a los socios comunes y flexibilizarán las compras a los colaboradores

Foto: Planta de envasado de Pompeian en EEUU. (Dcoop)
Planta de envasado de Pompeian en EEUU. (Dcoop)

Dcoop, el mayor grupo cooperativo del sur de España, con 180 empresas asociadas, ha resuelto el debate interno que ha venido manteniendo en su sección de aceite, el negocio clave del grupo. Las 112 cooperativas socias que suministran zumo de aceituna van a cambiar las normas de régimen interno desde esta próxima campaña, que empieza en unas semanas. Y la clave es que se potencia la figura de quien entrega todo su aceite y renuncia a envasar y a sus marcas, frente a quien vende solo parte a través de Dcoop y otra parte la envasa y vende bajo sus enseñas.

Y, claro, esto ha tenido y puede seguir teniendo algunas consecuencias. Como que haya cooperativas —comunes o colaboradoras, como están diferenciadas ahora— que decidan dejar el grupo. Ha ocurrido con la sevillana Coesagro (Écija, Sevilla) recientemente. Y en el seno de Picualia (Bailén, Jaén) se vive el debate de si integrarse plenamente y renunciar a esa marca de su aceite prémium, o no. Podría ser la siguiente. Desde Dcoop ,se admite que esto está ocurriendo y se señala que cuando se decidió cambiar las normas, se descontaba que alguna cooperativa podría dejar el grupo.

La clave está en que Dcoop quiere cerrar el perímetro de sus socios aceiteros aglutinando preferentemente a los más comprometidos. Más del 80% de las 112 cooperativas actuales son comunes. A las colaboradoras se les va a flexibilizar la política de compras, de forma que no tengan garantizado que Dcoop les vaya a adquirir una determinada cantidad. De esta forma se fomenta el debate sobre si ganar en estabilidad aportando todo el aceite, a costa de perder marcas propias e independencia comercial.

Hace ya seis años dejó también Dcoop, aunque por motivos que nada tienen que ver con los actuales, la cooperativa de Navas de San Juan (Jaén). No compartía la estrategia para tratar de entrar en Deoleo.

Entrada de otros potentes socios

La compañía andaluza que preside Antonio Luque, que también opera en aceituna de mesa, vino, ganadería y suministros, está en paralelo preparando una actualización de su valor en libros. Este está fijado según una fórmula recogida en sus estatutos de 1987, que ha quedado desfasada. Una vez se fije y apruebe ese nuevo valor, unirse a Dcoop será más caro para los interesados.

Y es que, a la par que esas bajas, Dcoop ha ganado también como nuevo socio aceitero al grupo cordobés De Prado. Tiene 5.200 hectáreas de olivar que, una vez estén todas en producción, llegarán a 10.000 toneladas de producción anual. Coesagro produce unas 2.300 toneladas y al ser colaborador, no todas las entregaba a Dcoop. Han entrado igualmente numerosos socios del Bajo Guadalquivir que están entregando la aceituna a la nueva almazara que Dcoop ha construido junto a su fábrica de aceituna de mesa de Dos Hermanas (Sevilla).

Al tiempo que han salido y pueden salir algunos socios más, se han incorporado otros potentes como De Prado, al que podría seguir Jaencoop

En el marco de todo este debate amplio se enmarca el cortejo de Dcoop al grupo Jaencoop, que suma 70.000 toneladas. Introducirlo antes de esa revisión al alza del valor del grupo permitiría cerrar el círculo de los socios aceiteros con un promedio de producción anual de 300.000 toneladas en caso de que el grupo jienense acabara integrándose. Es decir, el 10% de todo lo que se prevé producir este año, según el Comité Oleícola Internacional.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios