António Mexia, presidente de EDP

"Lo que hubiera entre EDP y Gas Natural es pasado, ahora tienen un nuevo presidente"

Acaba de ser reelegido máximo ejecutivo de EDP hasta 2020. Se desmarca de cualquier operación que, afirma, "corresponde a los accionistas" y dice que la situación de Gas Natural ha cambiado

Foto: António Mexia, presidente de EDP.
António Mexia, presidente de EDP.

António Mexia (Lisboa, 1957) acaba de ser reelegido presidente de Energias de Portugal (EDP) por una aplastante mayoría del 99,7% de sus accionistas. Con este respaldo, avalado por sus resultados al frente de la compañía, el primer ejecutivo afirma estar tranquilo y al margen del huracán de especulaciones en que se ha convertido la eléctrica. Esta misma semana saltaba el supuesto interés del gigante estatal francés Engie, que provocaba una fuerte subida de la acción en el mercado portugués, pese a que EDP desmintió cualquier negociación.

Mexia se desmarca de todas las posibles operaciones, que tacha de "rumores", y señala siempre haber estado fuera de las mismas: las negociaciones competen "exclusivamente a los accionistas". Preguntado por los movimientos que pudo hacer Gas Natural Fenosa, en concreto los acercamientos protagonizados por Isidre Fainé, el ejecutivo luso responde que se trata de "algo del pasado, sobre todo teniendo en cuenta que ahora hay un nuevo presidente [Francisco Reynés]".

Fainé trató de convencer al primer accionista de la compañía, China Three Gorges (23,27% del capital social), de que propiciara la venta por la gasista participada por La Caixa. Tal y como publicó El Confidencial, el banquero catalán buscó también el favor del presidente de Portugal, António Costa, pese a que la compañía ya no tiene capital público. El socialista se opone a la venta por el daño reputacional que supondría entre sus electores perder la eléctrica portuguesa y que acabara absorbida por españoles, italianos o franceses.

Mexia advierte desde Washington, donde participa en el foro de Eurelectric que reúne a las grandes eléctricas del mundo, de que "el futuro de EDP corresponde solo a sus accionistas, no a los gobiernos [en referencia a la influencia que puede ejercer el Ejecutivo socialista de Portugal]" y alerta sobre las malas experiencias que han supuesto para España la injerencia política en grandes operaciones —en alusión velada a la compra de Endesa por Enel o el reciente proceso vivido con Abertis—.

Las relaciones entre el presidente y el Gobierno de izquierdas de Portugal no pasan por su mejor momento. Diferentes informaciones publicadas en medios lusos ponían a António Mexia en la órbita de los posibles compradores, también de Gas Natural, algo desmentido por el primer ejecutivo.

El primer ministro de Portugal, António Costa. (Reuters)
El primer ministro de Portugal, António Costa. (Reuters)

El reciente apoyo logrado en la junta, que incluye a los españoles Masaveu y Liberbank, poseedores del 7,2% del capital social, no fue un camino de rosas. "Tanto en España como en Portugal o en Francia hay gente que intenta cambiar las cosas", asegura António Mexia, refiriéndose a posibles zancadillas para descabalgarle.

"Yo estoy tranquilísimo, porque, más allá de todos los rumores, los hechos son que tenemos la confianza del 99,7% de los accionistas, de los trabajadores y de los clientes", concluye. Mexia, quien asegura que su papel no es ser simpático con nadie sino defender los intereses de la compañía, ha mantenido algunos desencuentros con el actual Gobierno de Portugal desde que está a su frente el socialista António Costa.

Un futuro que mira a las renovables y a EEUU

Respecto al futuro, el presidente de EDP asegura que están enfocados en las renovables y en invertir en Estados Unidos y Brasil, los dos países en los que recientemente más ha crecido la compañía. Su filial de renovables (EDPR) es la joya de la corona, en máximos históricos de cotización ahora mismo, y posee uno de los portfolios de energía limpia más grandes entre las 'utilities' mundiales. No en vano, este es el gran atractivo para las eléctricas europeas con escasas renovables que se han interesado por EDP, como Engie, Gas Natural o Enel.

Sin ir más lejos, esta misma semana, la compañía ha anunciado una inversión cercana a los 200 millones de euros para ampliar un macroparque eólico de 600MW a 800MW en Indiana (EEUU).

La situación de EDP en España

España no está entre las prioridades de inversión, pero el presidente señala que seguirán aumentando la potencia renovable instalada. António Mexia espera que los futuros recortes que prevé el ministro de Energía, Álvaro Nadal, a las renovables no lleguen a término. Según su opinión, esto "solo provoca daños reputacionales a corto plazo y pleitos arbitrales internacionales a largo". También se muestra expectante ante el recorte que prepara Energía para las redes. Entiende que haya que "ajustar la retribución por la bajada de los tipos, pero en su justa medida". De momento, la compañía ya ha provisionado 42 millones de euros para hacer frente a estos cambios regulatorios previstos para 2020.

Donde fueron capaces de salir airosos fue en la distribución de gas. EDP vendió Naturgas con 600 millones de plusvalía y un múltiplo de 16 veces ebitda. Mexia explica que "estratégicamente prefieren estar en otro tipo de activos como las renovables", y además veían un riesgo de recorte a la retribución gasista más alto que para la distribución de electricidad.

Otro punto a reconsiderar, según el presidente de EDP, es el impuesto al sol. El ejecutivo pide un marco similar al de Portugal. Liberalizado, donde se paga la red solo por la energía que se toma de la red y donde se pueden verter los excesos producidos y cobrar por ellos a precio de mercado, sin primas.

Se muestra tranquilo respecto al cierre previsto en 2020 de una central térmica que tiene EDP en Asturias, Aboño I. Pese a los planteamientos del ministro Nadal, António Mexia piensa que donde está el debate es en las centrales nucleares, y explica que si se quieren mantener estas plantas como respaldo de las renovables, habrá que dar unos pagos por capacidad que sirvan a su mantenimiento.

A pesar de la polémica que provoca entre las eléctricas el impuesto del 7% a la generación, que las compañías llevaron a los tribunales y se encuentra a falta de sentencia, Mexia señala que "la mayor exportación en marzo de Portugal a España se debe al récord de producción hidráulica y no a los impuestos", ya que allí también se pagan varias tasas, que incluso encarecen más la generación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios