El grupo de los Rubiralta llega a un acuerdo con la banca acreedora

Celsa salva con éxito su refinanciación tras reducir la deuda en más de 1.000 millones

El acuerdo con el 'pool' de bancos, integrado por Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell y Abanca, rebaja la deuda de 2.673 millones de euros actuales a 1.425 millones

Foto: Foto: Celsa Group.
Foto: Celsa Group.

Ocho largos años negociando a brazo partido con la banca. Esa ha sido la larga batalla de Francisco Rubiralta, presidente del grupo de acero y trefilería Celsa Group. Ocho duros años manejando unas de las refinanciaciones más grandes de España para grupos no cotizados. Muchas veces al límite de la supervivencia para una compañía en la que trabajan más de 18.000 personas. Al final, se ha cerrado un acuerdo que permite la supervivencia del grupo y que garantiza a los bancos recuperar el grueso de sus créditos.

En estos ocho años han pasado muchas cosas. Celsa Group es uno de los símbolos de la industria catalana que, sin embargo, ha estado a punto de desaparecer. El padre de Francisco Rubiralta, Francisco Rubiralta Vilaseca, falleció en 2010 a la edad de 71 años. Pensó que la empresa a la que había dedicado su vida también estaba tocada de muerte. Pero no fue así.

El acuerdo cerrado con el 'pool' de bancos, integrado entre otros por Santander, BBVA, CaixaBank, Banco Sabadell y Abanca, rebaja el endeudamiento de Celsa Group de 2.673 millones de euros actuales a 1.425 millones, y asegurará la financiación de la compañía durante los próximos cinco años, hasta noviembre de 2022. Es decir, se garantiza la viabilidad de la empresa para el próximo lustro.

Foto: Celsa Group.
Foto: Celsa Group.

Asimismo, los 1.248 millones restantes se aparcan fuera del balance de las empresas operativas de Celsa. Es lo que la banca denomina 'deuda no sostenible'. Esta parte de los préstamos pendientes se liquidará en un único vencimiento final en 2023, tanto del principal como de los intereses generados. El proceso se ha cerrado sin necesidad de realizar quitas, puesto que el Plan Estratégico no lo requería.

El acuerdo ha contado con el apoyo del 99,5% del pasivo, ya que la actual legislación permite cerrar refinanciaciones sin unanimidad. Sin embargo, el porcentaje de aceptación con el que se ha pactado el final ha sido muy alto. Se trata de la mayor refinanciación de los últimos años, considerando el volumen de deuda. Además, la compañía iniciará la homologación judicial de la entidad financiera que no se ha adherido, según apuntan fuentes de la compañía.

Garantías de la banca

La banca ha conseguido algunas garantías, como controlar los niveles de ebitda que el grupo obtenga durante esos cinco años. En este momento, el ebitda de Celsa Group se sitúa alrededor de los 350 millones de euros, un nivel óptimo para que se puedan cumplir las condiciones de la refinanciación, según apuntan fuentes financieras conocedoras de los entresijos de la refinanciación.

Francisco Rubiralta ha logrado no tener que vender ninguna de las filiales de Celsa Group. Algunos de los bancos acreedores, como Santander, abonaban esta postura, pero tanto BBVA como CaixaBank o Banco Sabadell siempre consideraron que era viable refinanciar el conjunto de la empresa y no tener que trocearla, a pesar del importante volumen de deuda total.

El grupo cerrará 2017 con resultados positivos: unas ventas de 4.500 millones anuales y un ebitda de 350 millones, clave para el plan de negocio

Este año 2017, el grupo espera cerrarlo con resultados positivos. Teniendo en cuenta el conjunto de sus operaciones, Celsa Group facturará 4.500 millones este ejercicio. El volumen de negocio se reparte entre España, con un 15%, el mercado europeo, con el 70%, y el 15% restante en otros países.

Satisfacción y futuro

Fuentes de la compañía se han manifestado “muy satisfechos del logro de un acuerdo que apoya nuestro plan estratégico y nos permite mirar al futuro con garantías. La refinanciación supone para el Grupo un éxito. El nivel de adhesión al mismo constituye además un hecho histórico desde que se implantaron los procesos de homologación en España en 2013”.

“Agradecemos a los bancos su confianza en la solidez de nuestro proyecto y en el equipo gestor. Miramos al futuro con enorme confianza”, y destacan que “la situación favorable para el grupo en su sector —reciclado de chatarra y corrugado— y en su mercado”. La multinacional, que opera en 10 países, además ha creado un consejo de administración profesionalizado. El legado de Francisco Rubiralta padre continúa.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios