general de galerías comerciales, al parqué

La empresa del polémico ‘rey’ de los centros comerciales se dispara en bolsa en su debut

La empresa de Tomás Olivo, el empresario murciano afincado en Madrid, vale más de 2.000 millones. En su estreno en el parqué se lanza hasta llegar al 32,9%

Foto: Tomás Olivo.
Tomás Olivo.

Tomás Olivo es el ‘Pepe Hidalgo’ de los centros comerciales. Sin herencia, procedente de una familia sin ‘posibles’, empezó de empleado de gasolinera. Se dedicó luego a la obra civil. Y llegó Marbella, su particular El Dorado. El empresario murciano es el ‘rey’ español de los centros comerciales. Hoy, con General de Galerías Comerciales (GGC), se ha estrenado en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil) disparada un 32,9% marcando un precio de 105 euros por acción. Sin deuda financiera, su valor bursátil asciende a 2.730 millones de euros. El Confidencial adelantó en abril de 2016 sus planes en el parqué madrileño.

Olivo es natural de Balsapintada (Fuente Álamo), en Murcia. Tras abandonar la estación de servicio, compró máquinas de construcción. Había pasado desapercibido hasta que recaló en la Costa del Sol. En la época del ‘gilismo’ empezó a frecuentar los despachos políticos. La conexión murciana con su paisano Juan Antonio Roca, cerebro de Urbanismo de Jesús Gil, fue clave para el éxito de sus negocios. Vio que en el sector inmobiliario estaba el presente y el futuro.

La familia. En 1995, junto a su hermano Ramón y Sandra Ravich (los dos tenían una participación minoritaria) crearon General de Galerías Comerciales con un capital de apenas 60.000 euros. En 1997 la sociedad amplió capital por 500 millones de pesetas. Su hermano y Ravich abandonaron la compañía. Llegó su etapa de crecimiento. Necesitaba las manos libres. Le gusta volar solo. De hecho, es propietario y consejero delegado de GGC.

Procesado y luego absuelto en el caso Malaya por un delito de cohecho (su nombre ha aparecido en varios procesos judiciales), su gran éxito procede del centro comercial La Cañada de Marbella. Técnicos de la Agencia Tributaria afirmaron en el juicio de Malaya que Olivo presuntamente pagó una comisión de 270 millones de pesetas (1,6 millones de euros) a Jesús Gil, su primer teniente de alcalde Pedro Román y al exasesor de Urbanismo de Marbella, Juan Antonio Roca, para que el Ayuntamiento le cediera la parcela de suelo rústico municipal en la que levantó el centro comercial La Cañada. Este centro vale actualmente 675 millones de euros. Sólo en alquileres ingresa anualmente 24,86 millones al año. Desde este teatro de operaciones (en La Cañada se encuentra su sede social) empezó a desarrollar otros proyectos. Se ha relacionado bien con el GIL, el PP (la exalcaldesa Ángeles Muñoz) y el PSOE (José Bernal, el actual alcalde).

Pendiente del Tribunal Supremo

Una de sus iniciativas más polémicas es el Nevada Shopping, en Armilla (Granada), cuyo valor asciende a 520 millones de euros. La Junta de Andalucía fue condenada a pagar a GGC más de 165 millones de euros por los daños causados por la paralización de las obras de ampliación de este centro comercial. La administración andaluza recurrió la sentencia al Tribunal Supremo. Olivo también cuenta con centros en Sevilla, Mataró, Almería, Jaén, Sanlúcar de Barrameda…

¿Y cómo se decide salir bolsa precisamente en este momento? Asesorado por Armabex, CB Richard Ellis y el Banco Sabadell, no estaba dispuesto a perder las riendas del partido. Seguirá controlando el 90% de la compañía. El capital flotante se reducirá a un 10%, según destacaron fuentes empresariales a El Confidencial. En la documentación presentada en la CNMV resaltan que se encuentran “en una posición competitiva ventajosa" para comprar nuevos activos así como "permitir la captación de recursos propios mediante la incorporación de nuevos inversores".

Tomás Olivo considera que el sector inmobiliario está ya otra vez maduro y con visos de seguir en la misma línea al menos en los próximos años. Olivo intenta buscar prestigio como estrategia empresarial para buscar visibilidad y que se hable menos de él y más de su activos. También por razones familiares por si sus hijos (varios de ellos consejeros en la empresa) deciden seguir con el negocio lo puedan hacer de una manera más ordenada y si quieren vender puedan hacerlo con más facilidad a medio o largo plazo.

Entre sus proyectos de futuro (ahora paralizado) destaca el desarrollo urbanístico de Guadaiza, la mayor reserva de terreno de Marbella

La fórmula de la socimi la tenía muy clara GGC desde el primer momento. Por sus ventajas fiscales. “Le hemos prestamos nuestros servicios legales en todos sus aspectos, desde la reordenación societaria hasta los trámites de la incorporación para la salida a bolsa”, resalta Francisco Gallardo, abogado del bufete Martínez Echevarría, que ha asesorado a General de Galerías Comerciales en el proceso ante el Mercado Alternativo Bursátil. En el contexto más local, la compañía se siente orgullosa de salir a bolsa apenas unos días después que Unicaja, el único banco andaluz.

Fuentes cercanas al mercado bursátil creen que GGC se convertirá en un “valor bastante estable”. “Al tener un capital pequeño no habrá muchas ventas y proporcionará un dividendo correcto para los que inviertan”, según explican estas mismas fuentes.

Entre sus proyectos de futuro destaca el desarrollo urbanístico de Guadaiza, la mayor reserva de terreno con la que cuenta Marbella, en concreto en San Pedro Alcántara, para la construcción de equipamientos. Olivo pretende construir allí un hospital y una universidad. Por ahora esta iniciativa está paralizada.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios