Mapfre reparte 44 millones entre su cúpula pese a sus discretos resultados
  1. Empresas
caen sus resultados y premia a sus directivos

Mapfre reparte 44 millones entre su cúpula pese a sus discretos resultados

La compañía ha premiado a sus directivos más importantes por el periodo 2013-2016, plazo en el que los resultados y los ingresos cayeron de forma significativa

Foto: El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, durante la rueda de prensa en la que ofreció los resultados del grupo. (EFE)
El presidente de Mapfre, Antonio Huertas, durante la rueda de prensa en la que ofreció los resultados del grupo. (EFE)

La alta dirección de Mapfre está de enhorabuena. La compañía de seguros pagó 34,4 millones de euros a un selecto grupo de ejecutivos sin especificar por un plan de incentivos a medio plazo lanzado en 2013 y con vencimiento en 2015. El abono se hizo contra el ejercicio 2016, año en el que los beneficiarios también contaban con otro premio adicional de 9,70 millones y uno basado en acciones que, por el contrario, no cumplió los objetivos y quedó huérfano.

Según consta en la memoria anual de Mapfre, el pasado año se liquidó “el plan de incentivos a medio plazo 2013-2015, habiéndose abonado por dicho concepto 34,47 millones de euros, importe que se encontraba totalmente provisionado”. Adicionalmente, el consejo de administración aprobó en 2016 un nuevo programa a medio plazo, hasta el 31 de marzo de 2019, por el que se han cargado contra los gastos de personal 19,12 millones de euros en 2016. De esta cantidad, 9,44 millones corresponden al importe de la remuneración a satisfacer en efectivo, y 9,68 millones, en concepto de patrimonio por la remuneración a liquidar mediante acciones.

En el informe de retribuciones del Grupo Mapfre no se hace referencia más a este premio de casi 35 millones, ni al número de personas al que iba dirigido. Sí a otro que entró en vigor el 1 de enero de 2013 y que finalizó el 31 de marzo de 2016, plan por el que la compañía desembolsó 9,70 millones de euros a los consejeros ejecutivos y la alta dirección.

En este sentido, en la memoria anual, Mapfre explica que en el ejercicio 2013 se aprobó un plan de incentivos a medio plazo para determinados miembros del equipo directivo del grupo, de carácter extraordinario, no consolidable y plurianual que se extendió hasta el 31 de marzo de 2016. El abono de los incentivos de este plan ha estado supeditado al cumplimiento de determinados objetivos corporativos y específicos, habiendo sido liquidado dicho plan al cierre del pasado año. La conclusión es que Antonio Huertas, su presidente, ganó un 89% el pasado año, hasta los 2,72 millones, mientras que Esteban Tejera, el vicepresidente, vio cómo su salario creció un 53%, hasta los tres millones.

En este periodo de tiempo, el beneficio de Mapfre se comportó discretamente. De hecho, la aseguradora logró ganar 775 millones de euros en 2016, por debajo de los 790 millones que obtuvo en 2013. Sus ingresos se quedaron el pasado año a las puertas de los 21.000 millones, pero muy lejos de los 25.889 que registró cuando los citados planes se pusieron en marcha.

Plan de 'stock options', perdido

Por el contrario, lo que no han podido cobrar los directivos de Mapfre ha sido un plan de incentivos referenciado al valor de la acción de la compañía con liquidación en efectivo y que fue lanzado en 2007. Al cierre del ejercicio 2016, la cotización de la acción se encontraba por debajo del precio de referencia de este plan, por lo que no se ha ejercido derecho alguno y el plan ha quedado extinguido.

La aseguradora ganó 775 millones de euros en 2016, por debajo de los 790 millones de 2013

Dicho programa de 'stock options' ascendía a 6,43 millones de títulos, cuyo precio de ejercicio era de 3,42 euros. En total, 22 millones de euros. Los directivos podían hacerse con las acciones al ritmo del 30% al cuarto y séptimo año de la entrada en vigor, y el 40% restante, al décimo. Sin embargo, la cotización de la multinacional aseguradora cerró 2016 a 2,90 euros, por lo que ninguno de los beneficiados ejerció sus opciones.

Sin embargo, dicho plan sí le ha costado dinero a Mapfre, ya que con objeto de cubrir el gasto por este concepto a la fecha de ejercicio del derecho, el grupo contrató en 2008 dos 'equity swap' —contratos de derivados— sobre 8,62 millones de acciones y 219.297 títulos, con un precio de ejercicio de 3,22 y 2,66 euros, respectivamente. Al cierre de los ejercicios 2016 y 2015, el valor de mercado neto de dichos 'equity swap' era de 2,92 y 8,08 millones de euros.

Mapfre Directivos Incentivos
El redactor recomienda