papeleta para el juez andreu

El inspector Casaus desmonta al Banco de España y abre en canal el caso Bankia

El autor de los correos que alertaban de la inviabilidad de Bankia dio ayer un vuelco a la investigación de la salida a bolsa y puso muy difícil a Andreu archivar el caso

Foto: Llegada de Miguel Ángel Fernández Ordóñez a la Audiencia Nacional. (EFE)
Llegada de Miguel Ángel Fernández Ordóñez a la Audiencia Nacional. (EFE)

El caso Bankia (los posibles delitos cometidos en la salida a bolsa de 2011) parecía ir cuesta abajo, primero hacia la desimputación de la antigua cúpula del Banco de España y de la CNMV, y después incluso hacia el sobreseimiento. Las declaraciones de los responsables de la supervisión en la Audiencia Nacional durante toda la semana abonaban ese camino. Hasta que llegó Casaus. El entonces jefe de los inspectores destinados en la entidad y autor de los correos que alertaban de su inviabilidad, lejos de retractarse o de matizar su contenido, se reafirmó y añadió frases lapidarias: "Bankia estaba muerta"; "Bankia era el banco malo, solo que BFA era el banco peor".

Con esto, pone en un verdadero brete al juez Fernando Andreu, puesto que parece muy complicado archivar las actuaciones a la luz de esta declaración, por mucho que estén a favor de ella el formidable ejército que forman la Fiscalía Anticorrupción, el FROB, la Abogacía del Estado, el Banco de España, la CNMV, Bankia, Deloitte, Rato y el resto de los entonces responsables de la entidad. El único trámite que le falta al caso es una nueva declaración de los peritos que desataron el infierno con sus demoledores informes de diciembre de 2014, Víctor Sánchez Noguera y Antonio Busquets. Deben defenderse de la lluvia de contrainformes lanzados por el citado ejército, y a buen seguro que se ratificarán, como hizo el jueves José Antonio Casaus.

El inspector del Banco de España José Antonio Casaus. (EFE)
El inspector del Banco de España José Antonio Casaus. (EFE)

Como informó El Confidencial este miércoles, tras conocerse la imputación de Miguel Ángel Fernández Ordóñez y el resto de la cúpula del Banco de España, estos firmaron una suerte de pacto de caballeros para una defensa común: los correos no eran más que opiniones sobre el futuro expresadas de forma informal, hay que verlos en conjunto con los informes de inspección oficiales, no cuestionan las cuentas de la filial que salió al mercado (Bankia), sino en todo caso las de la matriz (BFA), y la cúpula del BdE no era consciente de estas advertencias, ya que no eran suficientemente relevantes.

La estrategia comenzó a resquebrajarse con la declaración de Pedro González, jefe de departamento del Banco de España en 2011, quien asestó una puñalada —muy elegante, eso sí— a MAFO y a su segundo, Javier Aríztegui, al decir que, aunque no les reenvió los correos de Casaus, sí les comentó su contenido, es decir, eran conscientes de sus advertencias. En su declaración de este jueves, el exgobernador insistió en que ni le llegaron los correos, ni nadie le advirtió de que Bankia fuera inviable. Pero la contradicción con su antiguo subordinado le resta credibilidad. Una credibilidad que también se resiente al decir que los correos estaban equivocados, pese a que al final, como todos sabemos, se cumplió la predicción de un gigantesco rescate con dinero público. "Te lo explico en una tertulia", le dijo al abogado de la acusación popular, Andrés Herzog.

Cuatro pilares derrumbados

Pero lo que ha vuelto a abrir en canal el caso es la declaración de Casaus, que desmonta todos los pilares de la defensa del Banco de España:

1. De opiniones subjetivas y de futuro, nada: los correos fueron muy "pensados, meditados y consensuados" con su equipo, porque era consciente de la importancia de la cuestión; y en absoluto eran comentarios generales, sino que entraban muy en el detalle de la situación de Bankia.

2. No eran comunicaciones informales: en el marco de la "relación fluida" que describió González, Casaus podía haber hecho estos comentarios de forma oral, pero prefirió hacerlos por escrito para que quedara constancia. ¿Y por qué no los incluyó en los informes de seguimiento? Aparte de una extraña explicación de plazos (no tuvo tiempo de hacerlo hasta el 5 de octubre, cuando la salida a bolsa fue el 21 de julio de 2011), se remitió a la práctica habitual —denunciada en numerosas ocasiones por los inspectores— de "consensuarlos" con los superiores.

Edificio del Banco de España.
Edificio del Banco de España.

3. Los problemas no estaban solo en BFA, sino también en Bankia: en conversaciones dentro del BdE, harto de que todo el mundo llamara "banco malo" a BFA y "banco bueno a Bankia", Casaus dijo: "Bankia es el banco malo, solo que BFA es el banco peor". Según su declaración, el mayor riesgo de contagio no era de arriba abajo (de BFA a Bankia), sino de abajo arriba (de Bankia a BFA). Y entre los problemas de la filial que salió a bolsa, cita 16.000 millones de crédito promotor en mora no reconocido, 8.000 procedentes de Caja Madrid y 8.000 del resto de las cajas.

4. Las cuentas de Bankia no reflejaban su situación real: la filial que se vendió a los inversores —la mayoría, clientes minoristas de la entidad— era inviable porque "no generaba resultados y era una máquina de perder dinero". "Bankia estaba muerta", concluyó. Este es el verdadero quid de la cuestión, puesto que lo que investiga Andreu es si las cuentas de Bankia en la salida a bolsa reflejaban su situación real y si los inversores tenían suficiente información sobre la misma, es decir, sobre la inviabilidad que denunció el inspector que más sabía del tema.

Después de esto, Andreu tiene que resolver un verdadero dilema entre rendirse al ejército del sobreseimiento o hacer caso a Noguera, Busquets y Casaus. Todo un personaje este último, por cierto. Su declaración del jueves se vio interrumpida porque la tensión pudo con él y rompió en llanto. A la salida, se negó a comentar el caso con los periodistas y les espetó que "lo importante son los 100.000 niños que se asesinan cada año en España y de los que no habla nadie", señalándose una pegatina de 'Derecho a vivir' que llevaba en la solapa. Algo que provocó una inopinada reacción del movimiento 15MpaRato, que se solidarizó con su defensa al derecho a vivir, posiblemente porque entendieron que se refería a las presiones que sufría.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios