declaración en la audiencia nacional

El inspector de los correos (Casaus): "Bankia era el banco malo; BFA era muy malo"

El autor de los correos que cuestionaban la viabilidad del banco antes de la OPV ha reiterado que no sólo BFA era inviable, sino Bankia también, y que había un agujero oculto

Foto: El inspector del Banco de España, José Antonio Casaus. (EFE)
El inspector del Banco de España, José Antonio Casaus. (EFE)

"No hay que hablar de BFA como banco malo y Bankia como banco bueno. Bankia es el banco malo y BFA es el banco muy malo", dijo en el Banco de España el inspector José Antonio Casaus, el autor de los correos que cuestionaban la viabilidad de la entidad antes de su salida a bolsa. Así lo ha declarado este jueves en la Audiencia Nacional, donde se ha reafirmado en el contenido de sus correos, incluyendo la existencia de morosidad no reconocida y que los problemas no estaban sólo en BFA, sino también en Bankia. "Bankia estaba muerta y nadie discutió mi diagnóstico", ha añadido.

Una de las líneas de defensa seguidas por el supervisor bancario es que los posibles problemas estaban en BFA (la matriz, en teoría el banco malo), y no en Bankia (la filial que salió a cotizar, el supuesto banco bueno). La declaración de Casaus desmonta esta tesis ya que asegura que la filial también tenía serias dificultades que cuestionaban su viabilidad. Ha puesto el ejemplo de los 16.000 millones de crédito promotor moroso no reconocido en Bankia, 8.000 millones de Caja Madrid y otros 8.000 de las otras seis cajas fusionadas en esta entidad.

Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, en la salida a bolsa de la entidad. (EFE)
Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, en la salida a bolsa de la entidad. (EFE)

En este sentido, el entonces jefe de los inspectores destinados en el grupo que presidía Rodrigo Rato ha reiterado sus afirmaciones de los correos de que Bankia era inviable porque "no generaba resultados y era una máquina de perder dinero". "Bankia estaba muerta", ha asegurado. A su juicio, el peligro de contagio no era tanto de arriba abajo (de BFA a Bankia) sino de abajo arriba porque el problema estaba en el negocio que había heredado de las cajas.

La declaración de Casaus, citado de urgencia por el juez Fernando Andreu hace dos días para contrastar la estrategia de defensa de la antigua cúpula del Banco de España, era clave para el futuro del caso Bankia. En caso de aceptar la versión de sus antiguos superiores, habría permitido su desimputación e incluso habría dado argumentos al magistrado para archivar el procedimiento. Sin embargo, se ha reafirmado en el contenido de sus correos y ha asegurado que en absoluto eran algo espontáneo: "Estaban muy pensados y meditados porque era consciente de la importancia de la cuestión", según fuentes presentes en la declaración.

Reflexiones meditadas y consensuadas

Tanto el exgobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez, que ha declarado también este jueves, como el resto de los superiores de Casaus han sostenido que los correos eran "opiniones personales de futuro", no advertencias oficiales. Casaus ha negado esta interpretación, porque estaban basados en su labor inspectora: "En absoluto era una cosa a futuro, es cierto que había reflexiones, pero también cosas muy concretas de las cuentas de marzo de 2011", como los citados créditos morosos no reconocidos. Según su declaración, nadie respondió a sus correos, ni cuestionó su diagnóstico, ni le habló de posibles errores como los que ahora señalan sus antiguos superiores.

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez a la salida de la la Audiencia Nacional. (EFE)
El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordóñez a la salida de la la Audiencia Nacional. (EFE)

Asimismo, ha explicado que no se trataba sólo de una impresión suya, sino que estaban consensuados con el resto del equipo de inspectores destinados en Bankia; de hecho, algún otro inspector remitió también correos en esta línea a Pedro Comín, su inmediato superior. Y ha añadido que el hecho de remitir sus advertencias por escrito en vez de hacerlo oralmente pretendía dar oficialidad a las mismas.

Informes de seguimiento consensuados

"Si tan sólidas eran sus opiniones y la situación era tan grave, ¿por qué no las plasmó en los informes de seguimiento que se remitían a la cúpula del Banco de España?", le ha preguntado el abogado del supervisor. Casaus ha dado una doble explicación: primero, que la carga de trabajo les impidió dar el informe referido a las cuentas a 30 de junio hasta el 5 de octubre, cuando ya se había producido la salida a bolsa y, por tanto, no tenía ya sentido hacer advertencias; y segundo, que la forma habitual de redactar estos informes es consensuarlos con sus superiores.

Uno de esos informes incluye una mención a que "había saneamientos suficientes", que hoy ha calificado de "desafortunadísima". Ahora bien, ha matizado que no fue resultado de una presión sino que fue culpa suya aceptar su inclusión ya que no debería haberlo hecho. No obstante, tampoco ha querido entrar al detalle de si existían o no 3.000 millones de provisiones pendientes de asignar (la base de la defensa del auditor, Deloitte), porque no entró en ese nivel de detalle, sino que se quedó en su conclusión de que había activos deteriorados no reconocidos y sin saneamientos suficientes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios