prestó dinero a una de las empresas del jugador

La quiebra de Raúl y sus socios de la Gürtel pilla a la Junta de Susana Díaz

El Gobierno andaluz, que subvencionó con hasta 28 millones a las empresas del exfutbolista y sus socios, ha reclamado sin éxito vía judicial el cobro de las deudas con dinero público

Foto: Raúl González Blanco, durante su partido homenaje en 2013 (Efe)
Raúl González Blanco, durante su partido homenaje en 2013 (Efe)

Raúl González Blanco fue un excelente jugador de fútbol. Sin ninguna presunta habilidad extraordinaria de los cracks, fue el líder indiscutible del Real Madrid durante más de una década, un título al alcance de muy pocos. Esa misma capacidad para adelantarse a la jugada, para ganar medio metro y adueñarse del balón en zona de peligro la ha aplicado para escabullirse de momento de la ejecución de una deuda que le reclama la familia Naranjo, tal y como adelantó El Confidencial el pasado 23 de septiembre. Unos empresarios implicados en el caso Gürtel, que a su vez han sido demandados por la Junta de Andalucía.

Europa Scar Sport, la sociedad de Raúl González, a la que los Naranjo le exigen el pago de hasta 9,3 millones de euros, pidió el 13 de junio el preconcurso voluntario de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil número 7 de Madrid. Una maniobra defensiva con la que evita que cualquier prestamista o socio pudiese exigir la ejecución de garantías. Al acogerse al denominado 5 Bis de la Ley Concursal, la empresa del exfutbolista del Real Madrid se pone en manos de un administrador concursal, que, de no mediar acuerdo con la banca, decidirá la liquidación.

Llegado ese caso, lo cual se da por hecho dada la incapacidad de Europa Scar Sport de pagar sus deudas, todos los acreedores, empezando por Aurantia 2003, el grupo con vocación industrial de los Naranjo, se tendrán que poner a la cola y recibir el mismo trato que cualquier prestamista. En consecuencia, la petición formal de embargo realizada por esta familia madrileña, implicada en la financiación ilegal del PP, en el Juzgado de Primera Instancia número 21, tendrá pocas opciones de salir adelante, según aseguran fuentes próximas al caso.

La medicina que los Naranjo se tienen que tomar ahora de Raúl González es similar a la que la familia madrileña le ha recetado a la Junta de Andalucía para proteger su patrimonio, con supuesto destino en Suiza. En los tribunales, los imputados por los escándalos de corrupción del PP en Boadilla del Monte, acaban de ganar una demanda interpuesta por la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía (IDEA), un organismo de financiación a pymes del Gobierno presidido por Susana Díaz.

Gadir Solar fue todo un fracaso económico, cayó en liquidación y despidió a sus 186 trabajadores pese al dinero público que había recibido de IDEA

La Junta le reclamaba los préstamos blandos que en su día le dio a Microalgas Europa y a Gadir Solar, del Grupo Aurantia 2003, para financiar, en el caso de la segunda, la fabricación de paneles solares fotovoltaicos en la zona de Cádiz. Gadir Solar fue todo un fracaso, cayó en liquidación y despidió a sus 186 trabajadores pese al dinero público que había recibido de IDEA. La matriz se hizo cargo de los pasivos de ambas filiales, por lo que la Junta pasó a ser acreedora de Aurantia.

Ante esa situación, el Ejecutivo andaluz presentó una demanda contra la refinanciación de los algo más de 40 millones de euros de Aurantia 2003, acordada por los Naranjo con Credit Suisse a finales de 2015. El Gobierno de la líder socialista acudió al Juzgado de lo Mercantil número 6 de Madrid para oponerse a la reestructuración del pasivo de la sociedad, que incluía una quita muy significativa del volumen adeudado y el aplazamiento del pago durante tres años y seis meses. Es decir, hasta mediados de 2019.

Unas garantías de poco valor

Este acuerdo suponía de facto la paralización de todas las ejecuciones de los deudores, además de obligar a la Junta a aceptar la pérdida del préstamo concedido. Entre las garantías, los Naranjo le habían dado a IDEA acciones por el 2% del capital de Tecnocom, una compañía propiedad de Lalo Azcona, uno de los mayores 'lobistas' de España, que ha sufrido pérdidas en los últimos años.

El pasado 22 de septiembre, el juez Jesús Palmero falló a favor de los Naranjo al desestimar la demanda de impugnación por parte de la Agencia de Innovación y Desarrollo de Andalucía contra la homologación de la refinanciación acordada con Credit Suisse el 17 de diciembre de 2015. Con esta sentencia, los empresarios consiguen mantener en pie Aurantia 2003, cuyo futuro depende en gran medida de que finalmente pueda cobrar a Raúl González la deuda exigida.

Lo curioso es que la Junta pedía contra los Naranjo justo lo contrario que ha reivindicado públicamente para salvar a Abengoa. Es decir, que todos los acreedores apoyaran en masa la reestructuración financiera de la multinacional sevillana, que también incluye una quita del 70% de la deuda. Así lo han hecho la mayoría, cerca del 90%, que han aceptado un sacrificio histórico para que la empresa de ingeniería no entrase definitivamente en concurso.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios