La operación supondrá un desembolso de hasta 900 millones

Cambio del viento en Portugal, donde se desbloquea la opa de Caixabank sobre BPI

El principal fleco pendiente es la participación que mantiene BPI en el banco angoleño Banco de Fomento de Angola. El plan es vender el 2% de BFA y que el BCE lo considere suficiente

Foto: Oficinas del banco portugues opado por Caixabank BPI. (Reuters)
Oficinas del banco portugues opado por Caixabank BPI. (Reuters)

Portugal ha cambiado de aires y se ha desbloqueado la opa sobre Banco Portugués de Investimento (BPI). Decae el discurso nacionalista en el país y CaixaBank podrá completar su opa sobre BPI en el segundo intento. El precio será superior al que se había planteado en abril de 1,113 euros por acción. En esta ocasión mejorará la oferta hasta los 1,134 euros por cada título, tal y como informó el banco catalán este miércoles a la CNMV. Eso supondrá pagar unos 900 millones de euros si acude a la oferta el 55% que todavía CaixaBank no controla todavía.

Ayer la asamblea general de BPI eliminó los blindajes que limitaban los derechos de votos al 20%, aunque CaixaBank tenía mucho más, el 45% del capital. Esta condición era previa a que prosperase la opa, que ahora se vuelve obligatoria y que, por tanto, ha de alcanzar al 100%. El que el grupo Santoro –que lidera la hija del presidente de Angola, Isabel dos Santos– no votase hoy ha sido clave para que se levantasen los blindajes.

Isabel dos Santos, la hija del presidente de Angola. (Reuters)
Isabel dos Santos, la hija del presidente de Angola. (Reuters)

Quedan flecos. El principal es la participación que mantiene BPI en el banco angoleño Banco de Fomento de Angola (BFA). Por ahora mantiene el 50,1% pero hay la orden del BCE para que BPI deje de estar tan expuestos a los riesgos del país africano. En caso de no salir del capital BPI se expone a una dura sanción, que por ahora se encuentra suspendida a la espera de cómo se resuelva la opa.

La dirección de BPI ha hecho una propuesta, en la que no ha votado CaixaBank. Esta oferta implicar vender el 2% de BFA a la sociedad angoleña Unitel. De esta manera se bajaría del 50% en BPA, se desconsolidaría el banco angoleño de su balance y se dejaría de mandar, con lo que el grupo financiero luso se limitaría a apuntarse los beneficios por puesta en equivalencia.

Los títulos de BPI se disparaban más de un 3% en el inicio de la sesión y su valoración se acercaba al último precio fijado en la OPA de Caixabank, que fue de 1,134 euros.

Condiciones

Esta transacción también tiene condiciones, en este caso para los angoleños. Entre otras que se puedan repatriar los dividendos acordados de BFA pero no recibidos correspondientes a los ejercicios de 2014 y 2015. Estas retribuciones pendientes suman 66 millones. Además, BFA deberá mantener un “pay-out” del 40% en los próximos años.

A partir de aquí los siguientes paso son tres: que Unitel acepte comprar el 2%, que la junta de BPI, donde ahora CaixaBank podrá votar con el 45%, otorgue el visto bueno a la transacción; y que el BCE considere suficiente este esfuerzo y uno la venta total de la participación, tal y como se había planteado desde Bruselas.

Satisfacción en CaixaBank

Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank ha manifestado que la entidad “valora positivamente la decisión de los accionistas de BPI de eliminar las restricciones a los derechos de voto, puesto que dará estabilidad a la entidad, al permitir aplicar el principio de una acción, un voto, en línea con las mejores prácticas de gobierno corporativo. Asimismo permite a CaixaBank continuar con su oferta, que supone un fuerte compromiso de inversión con Portugal, donde estamos presentes desde hace mas de 20 años”.

“Esta decisión de la Junta permitirá seguir con una operación que estamos convencidos de que es lo mejor para el futuro de la entidad y de todos sus accionistas. Estamos dispuestos a asumir el control de BPI para ayudar a la entidad a que afronte con garantías los futuros retos del sector financiero portugués y las exigencias regulatorias”, ha añadido Gortázar.

CaixaBank quiere que BPI continúe siendo un banco portugués, independiente y cotizado, siguiendo el modelo del Banco Santander con el Totta.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios