Su deuda podría dejar de contar como colateral ante el BCE

La aventura lusa de CaixaBank, en peligro por la última agencia que cree en Portugal

El interés del bono se eleva con fuerza después de que DBRS haya dudado de la economía lusa. Si la agencia retira el 'investment grade', las consecuencias pueden ser fatales

Foto: El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (EFE)
El consejero delegado de CaixaBank, Gonzalo Gortázar. (EFE)

La rentabilidad ofrecida en los mercados secundarios por el bono portugués con vencimiento a 10 años ha alcanzado este miércoles el 2,994%, su nivel máximo desde julio, después de que la agencia de calificación DBRS, la única de las principales que mantiene el 'rating' luso en grado de inversión, alertase este martes de que el panorama de la economía portuguesa se está deteriorando.

El interés ofrecido por el bono luso a 10 años acumula un incremento de 29 puntos básicos durante las dos últimas sesiones bursátiles, y protagonizó este martes su mayor ascenso intradía desde el Brexit, al incrementarse en 17 puntos básicos.

La mayor rentabilidad ofrecida por los bonos portugueses responde a la posibilidad de que la agencia canadiense rebaje el próximo 21 de octubre la calificación 'BBB (low)' de Portugal, lo que provocaría que la deuda lusa dejase de ser elegible como colateral en las operaciones del Eurosistema.

Este martes, el director de riesgo de deuda soberana de DBRS, Fergus McCormick, aseguró en una entrevista con Reuters que las presiones sobre la economía lusa se están incrementando por varios frentes, lo que ha realzado las "inquietudes" de la agencia. Además, recordó las exigencias de Bruselas de implementar más recortes para cumplir con los objetivos de déficit.

Si DBRS rebajase un escalón la calificación a Portugal, la deuda soberana lusa dejaría de ser elegible como colateral en las operaciones del Eurosistema

Si DBRS rebajase un escalón la calificación a Portugal, la deuda soberana lusa pasaría a ser considerada como 'bono basura' y dejaría de ser elegible como colateral en las operaciones del Eurosistema, ya que el Banco Central Europeo (BCE) exige que al menos una de las principales agencias de calificación otorgue un 'rating' en grado de inversión a una economía europea para que esta pueda acceder a su programa de flexibilización cuantitativa (QE, por sus siglas en inglés).

De este modo, las entidades financieras del país tampoco podrían acceder a las operaciones de refinanciación del supervisor europeo con un tipo de interés al 0%. Reuters apunta a que "la rebaja podría causar estragos a los costos de endeudamiento de Portugal y sus bancos", que dependen en gran medida de la financiación del BCE. En esta línea, los analistas consultados por Reuters advierten de que, si finalmente se propiciara este escenario, sería casi inevitable activar una liquidación de mercado significativa. 

CaixaBank, salpicada por la situación de Portugal

La situación podría salpicar a CaixaBank, máximo accionista con un 44,1% de la entidad lusa BPI. Además, el banco catalán está pendiente de resolver una opa lanzada para hacerse con el 100% de las acciones del propio BPI.

Los bancos pueden sufrir mucho si el BCE deja de aceptar la deuda lusa como colateral, ya que las entidades suelen tener una cartera importante de deuda pública estatal. Ya se demostró en Grecia, en junio de 2015, cuando Draghi cerró el grifo a los bancos para acceder a la financiación y se llegó prácticamente al colapso, cuando las entidades decretaron un corralito que restringía el acceso de los clientes al dinero que tenían depositado en el banco. 

Actualmente, la calificación de la deuda soberana de Portugal para Moody's, Standard & Poor's y Fitch se encuentra un escalón por debajo del grado de inversión al situarse en 'Ba1', 'BB+' y 'BB+', respectivamente, todas con perspectiva 'estable'.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios