nombrado consejero con el visto bueno del bce

Portugal ficha a Corcóstegui para el rescate de Caixa Geral, el mayor banco del país

El veterano banquero, que ya protagonizó la reestructuración del Central Hispano, vuelve a la banca 14 años después de su salida del Banco Santander a petición del Gobierno luso

Foto: El mánager general del Magnum Industrial Partners, Ángel Corcóstegui. (EFE)
El mánager general del Magnum Industrial Partners, Ángel Corcóstegui. (EFE)

Dos décadas después de que en 1994 José María Amusátegui, Pedro Solbes (ministro de Economía del Gobierno de Felipe González) y Luis Angel Rojo, gobernador del Banco de España, le llamaran al antiguo BBV para que pilotara la reestructuración del insolvente Banco Central Hispanoamericano (BCH), Ángel Corcóstegui, ahora dedicado al mundo del capital riesgo, ha aceptado la petición del Gobierno de Portugal para que ayude en el rescate de Caixa Geral de Depósitos (CGD), la mayor entidad financiera del país vecino, que ha necesitado una inyección de capital de 4.600 millones para no quebrar.

Según información oficial, Corcóstegui ha sido nombrado miembro del nuevo consejo de administración de CGD, que tiene un balance de 100.000 millones y una cuota del mercado próxima al 30%. El banquero de origen vasco (Bilbao, 1951) es uno de los cuatro consejeros de carácter independiente cuya designación ha sido aprobada por el Banco Central Europeo (BCE), el regulador que autorizó en mayo la aportación pública de capital del Estado portugués, pero que al mismo tiempo exigió un cambio radical del equipo gestor de la entidad.

El nombramiento de Corcóstegui ha sido revisado con lupa por el BCE porque Caixa Geral fue uno de los inversores iniciales de Magnum Capital Industrial Partners, el fondo de capital riesgo lanzado en 2006 con 1.000 millones para invertir de la mano del luso Joao Talone. El supervisor no quería ningún potencial conflicto de interés en ninguno de los 11 directivos que habían sido preseleccionados para formar parte del nuevo consejo de administración. Pero la participación de CGD en Magnum era mínima y a través de vehículos de terceros, por lo que para el BCE no ha sido un inconveniente.

Oficinas del banco Caixa Geral de Depósitos en Lisboa. (Reuters)
Oficinas del banco Caixa Geral de Depósitos en Lisboa. (Reuters)

De Corcóstegui, que llevaba fuera de la banca desde febrero de 2002, cuando abandonó su cargo de consejero delegado de Banco Santander Central Hispano tras la fusión de ambas entidades en enero de 1999, se ha valorado su experiencia en hacer frente a situaciones difíciles. Como la que tuvo que afrontar cuando el Banco de España y el Ministerio de Economía le pidieron que dejara el BBV a principios de 1994 para ponerse al frente del Central Hispano. Un monstruo bancario e industrial que estaba en una coyuntura muy delicada, con las líneas de financiación cortadas en el mercado interbancario, que no podía pagar dividendos y de cuyo futuro dependía el devenir de empresas como Cepsa, Unión Fenosa, Dragados y Vallehermoso.

Ni Felipe González ni Pedro Solbes podían permitirse la quiebra de un segundo banco después de la intervención de Banesto en la Navidad de 1993. A Corcóstegui, que por aquel entonces tenía 43 años, le pidieron que le diera la vuelta a la entidad, que la saneara y que posteriormente la vendiera. Cinco años después, el grupo estaba en pie y fusionado casi de igual a igual con Banco Santander, donde ejerció de número dos con Emilio Botín y José María Amusátegui como presidentes. En su corta estancia en el Santander Central Hispano, el banquero participó en la compra del portugués Totta y Açores, y de la aseguradora Predial, el 11% del mercado financiero luso, lo que le sirvió para establecer relaciones con el Banco de Portugal.

Ahora, una década y media después de su marcha del Santander, con una indemnización todavía récord de 110 millones, Corcóstegui vuelve a la banca después de haber echado muchas raíces en Portugal. Gran parte de su fondo de capital riesgo, el más grande levantado en España, está invertido en Lisboa, donde compró una empresa de energías renovables -Iberwind, vendida por 1.000 millones el año pasado- y Generis, una compañía de fármacos genéricos, que ahora está en mercado.

Corcóstegui entra en el consejo de Caixa Geral junto a Pedro Norton, Rui Villar y Herbert Walter, que fue presidente del Dresdner Bank. Y lo hace de la mano de António Domingues, el nuevo presidente, encargado de taponar un agujero de más de 3.000 millones y de llevar a cabo un ajuste de costes de gran tamaño. Un plan que pasa por el despido de 2.500 empleados y probablemente el cierre o la venta de la red de 103 sucursales que el banco portugués tiene en España. En concreto, Caixa General cuenta en España con un negocio de unos 5.091 millones de euros en activos y 2.762 millones de euros en depósitos de clientes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios