UN 9,22% EN EL PEOR ESCENARIO DE LOS TEST DE ESTRÉS

Caixa, Santander y BBVA necesitan 13.000 millones para alcanzar la media europea

Los grandes bancos españoles aprobaron los test de estrés, pero están muy lejos de alcanzar la media europea. Para ello, necesitarían captar unos 13.000 millones más

Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Los test de estrés de la banca europea, publicados en julio, permitieron a las entidades españolas sacar pecho: las seis examinadas (las más grandes) aprobaron holgadamente y la que tenía peor nota (Popular) ha hecho una ampliación de capital que, si se hubiera tenido en cuanta, la habría colocado en primera posición. Sin embargo, sus niveles de solvencia son muy inferiores a la media europea; y para igualarlos, deberían conseguir importante recursos orgánicamente o en el mercado.

Si tomamos los niveles de capital ('fully loaded', es decir, con los ajustes de las nuevas normas contables) en el escenario adverso, la media de los 51 bancos europeos sometidos al test se sitúa en el 9,22%. Entre los españoles, solo Bankia supera esta cifra, con un 9,58% -gracias en parte al dinero del rescate-, mientras que el resto se sitúa por debajo: Santander en el 8,20%, BBVA en el 8,19%, Sabadell en el 8,04%, CaixaBank en el 7,81% y el citado Popular, en el 6,62% (alcanzaría el 9,95% con la ampliación). Este ejercicio consiste en estudiar el impacto de un entorno negativo de recesión y caídas de los mercados en el capital de los bancos.

Por tanto, aunque aprueben -se tomaba como nota informal para ello el 5,5%-, están a mucha distancia no ya de los bancos más solventes del continente, sino de la media. Y si el BCE les exigiera alcanzar ese 9,22%, los tres más grandes (Santander, BBVA y CaixaBank) tendrían que conseguir 12.987 millones. Si añadimos al Sabadell, la cifra alcanzaría los 14.034 millones. Pero también habría que restar el exceso de capital de Bankia y del Popular posampliación, lo que rebajaría la cifra total en 853 milones y la dejaría en 13.181.

El peor parado en relación a su tamaño sería CaixaBank, que tendría que reforzar su solvencia con 2.673 millones, como se aprecia en el gráfico. En términos absolutos, el mayor esfuerzo correspondería a Santander, 6.048 millones, seguido por BBVA, 4.266 millones.  El que menores problemas tendría es el Sabadell, cuyo déficit hasta la media es de 1.047 millones.

Ampliaciones de capital masivas

Para cubrir este déficit, los bancos tendrían que vender activos, como filiales en otros países o participaciones industriales, pero no sería suficiente y tendrían que ampliar capital. Algo muy complicado, no solo por los bajos niveles de cotización actuales del sector en bolsa, sino porque los dos grandes ya hicieron grandes ampliaciones en los últimos años: el banco que preside Ana Botín captó 7.500 millones en 2015, y el que gestiona Francisco González emitió 2.000 millones a finales de 2014 para ampliar su participación en el turco Garanti. Sabadell también pidió al mercado 1.400 millones en 2014 y otros 1.600 en abril de 2015 para la adquisición de TSB.

Ana Botín y Francisco González, en la reunión de primavera del Institute of International Finance. (EFE)
Ana Botín y Francisco González, en la reunión de primavera del Institute of International Finance. (EFE)

CaixaBank es el único grande que no ha ampliado capital, aunque es muy probable que lo haga si tiene éxito su opa sobre el portugués BPI. Ahora bien, esta debilidad de recursos propios -que la entidad achaca a que los test se hicieron al 'holding' Criteria, que incluye las participaciones industriales- no gusta nada al mercado. 

Berenberg carga contra CaixaBank

El último analista en mostrarse crítico con la entidad que ahora preside Jordi Gual ha sido Berenberg, que ayer rebajó su precio objetivo de dos euros a 1,85 (ayer cerró en 2,34) y reiteró su recomendación de vender. "CaixaBank sigue siendo el banco que menos nos gusta en España. La generosa paga de la plantilla de las sucesivas adquisiciones continúa inflando la base de costes, y necesita una reestructuración de entre cinco y 10 años. Como los ingresos se mantienen bajo presión, no vemos nada que frene la caída de los beneficios", sostiene. El exceso de red y de costes es la principal crítica de los analistas al banco catalán.

La firma de análisis alemana añade que la opa sobre BPI no va a favorecer sus beneficios; al contrario, "supone un riesgo significativo de una ampliación de capital o la venta dilutiva de sus otras inversiones". Y concluye que "las valoraciones no reflejan estos riesgos".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios