cinco compras desde febrero de 2014

"Hemos vendido Holvi a BBVA": FG dedica 200 millones en dos años a comprar 'fintech'

La entidad presidida por Francisco González ha viajado esta vez hasta Finlandia para hacerse con su quinta 'fintech' en dos años. Redobla así su apuesta por la banca digital

Foto: El presidente de BBVA, Francisco González./EFE
El presidente de BBVA, Francisco González./EFE

"Hemos vendido Holvi a BBVA. Tres años y mucho trabajo duro para llegar hasta aquí". Con este tuit, Thomas Madsen-Mygdal celebraba este lunes la noticia de que la entidad española presidida por Francisco González había adquirido el banco digital finlandés Holvi. Madsen-Mygdal es un inversor y emprendedor danés que, en 2012, participó en una de las ronda de financiación de Holvi con 250.000 euros. Aunque los datos de la operación no se han hecho públicos, su alegría revela que BBVA ha hecho buena aquella inversión. 

Para el banco español, esta es la quinta operación de este tipo que ejecuta en los dos últimos años. Insiste así en una estrategia de transformación digital que para su presidente es clave porque determinará la migración de la entidad de ser un banco tradicional para convertirse en un proveedor de información y servicios financieros. Y la entidad no está dudando en salir de compras de forma habitual para redoblar su apuesta y confirmar que su intención en este terreno pasa por un desarrollo orgánico de sus servicios, como el BBVA Wallet lanzado ya en 2013, pero también por otro inorgánico para ampliar su red con nuevas iniciativas tecnológicas dedicadas al sector financiero ('fintech').

La entidad no duda en salir de compras habitualmente para redoblar su apuesta y confirmar que su intención en este campo no pasa solo por un desarrollo orgánico

La secuencia comenzó en febrero de 2014 con la compra del 100% del banco digital estadounidense Simple por unos 85 millones de euros; siguió, en diciembre de 2014, con la adquisición de la 'startup' española de 'big data' Madiva Soluciones; a continuación regresó a Estados Unidos para hacerse con Spring Studio, especializada en el diseño digital y experiencia de usuario, en abril de 2015; en noviembre del año pasado dedicó 64,5 millones de euros en la compra del 29,5% del capital del banco británico on-line Atom Bank; y ahora se hace con el 100% del sueco Holvi -en español, Holvi significa bóveda-. 

Pese a que BBVA no ha comunicado las cifras de inversión en tres de esas cinco operaciones, ateniéndose a unas cláusulas de confidencialidad que son habituales en este tipo de inversiones, expertos en el mundo 'fintech' calculan que en total las inversiones de la entidad se han movido entre los 175 y los 200 millones de euros

Equipo de Holvi. Al fondo, con chaqueta oscura, el consejero delegado, Johan Lorenzen
Equipo de Holvi. Al fondo, con chaqueta oscura, el consejero delegado, Johan Lorenzen

En esta oleada, Holvi prolonga fundamentalmente las compras de Simple y Atom, en el sentido de que, al igual que las otras firmas, la 'start-up' finlandesa está concebida como una iniciativa para ejercer como banco digital. Lanzado en 2011 por Kristoffer Lawson, Teemu Hukkanen y Tuomas Toivonen, de los que solo permanece el último, Holvi está especializado en los servicios financieros para emprendedores y peequeñas y medianas empresas (pymes). Cuando adquirió Simple, tenía más de 100.000 clientes, mientras que Atom aún no tenía ninguno y en el caso de Holvi tampoco está claro su número concreto de usuarios. 

Estratégico, no financiero

Un aspecto fundamental de estas operaciones es que las realiza BBVA, no su fondo especializado en la toma de participaciones en empresas 'finctech', llamado Propel, y que la entidad española preserva la independencia de las sociedades que adquiere, que siguen funcionando de forma autónoma. "Nuestra casa seguirá estando en Helsinki y Holvi seguirá siendo Holvi", se felicitaba este lunes la propia entidad en su blog

BBVA se fija en este tipo de iniciativas con dos objetivos: comprar talento y comprar tecnología

En este sentido, fuentes financieras sostienen que BBVA se fija en este tipo de iniciativas con dos objetivos: comprar talento y comprar tecnología. Y al hacerlo directamente, y no mediante Propel, otorga a estas operaciones un carácter estratégico, no financiero. De hecho, una de esas compras, la de Madiva, representó una absoluta declaración de intenciones de los siguientes pasos del banco, puesto que estuvo liderada por Carlos Torres, que entonces era el responsable del área de Banca Digital y que desde mayo de 2015 es el consejero delegado del banco

Al cierre de 2015, BBVA detalló que el número de clientes digitales del banco creció durante el pasado ejercicio en un 19%, hasta los 14,8 millones, en tanto que el nñumero de clientes digitales aumentó un 45%, hasta los 8,5 millones. Y en el caso español ofreció dos datos adicionales: el 19,2% de los préstamos al consumo ya se concede a través de canales digitales y las transacciones en oficinas cayeron en 2015 hasta los 40 millones de operaciones, frente a los 67 millones de 2009. Para ello, desde el año 2010 ha venido dedicado de media más de 700 millones de euros al año, con ejercicios en los que el volumen ha alcanzado los 850 millones, a la inversión tecnológica. 

 

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios