por el caso star petroleum y sp mining

Cortina y el hombre de Madoff, los otros VIP pillados por Zandi, el 'iraní de La Finca'

Son algunos VIP afectados por las operaciones de Farshad Zandi, un empresario español de origen iraní que vive en una espectacular residencia en la lujosa urbanización de Pozuelo de Alarcón (Madrid)

Foto: El empresario Alberto Cortina. (EFE)
El empresario Alberto Cortina. (EFE)

Entre café y café, copa y copa, Farshad Zandi despacha con asiduidad en el Hotel Villamagna con los potenciales inversores a los que les ofrece entrar en el negocio del petróleo en África, un continente donde extraer el oro negro es aparentemente mucho más barato que obtenerlo de aguas profundas (10 dólares contra 40 por barril). El empresario español de origen iraní se reúne con frecuencia ahí, en el mejor cinco estrellas lujo de Madrid, para atraer socios con los que poner en marcha lo que el llama "la nueva Repsol" por los potenciales miles y miles de barriles de crudo que hay en las concesiones que ha obtenido en países como Sudán del Sur.

En el Villamagna suele tener Zandi la primera reunión de contacto. La segunda la celebra en su majestuosa vivienda de la exclusiva urbanización de La Finca, en el municipio madrileño de Pozuelo de Alarcón. La casa es de tal dimensión y de tanto oropel que hasta el propio Cristiano Ronaldo, vecino suyo, al que le gusta mostrar su chalet por las redes sociales para gloria personal, está impresionado. Allí, el hijo del que fuera un funcionario del Gobierno de Teherán trata de impactar a los inversores con tal exposición de opulencia. Un entorno al que le pone la guinda habitualmente con la presencia de algún personaje influyente.

Farshad Zandi.
Farshad Zandi.

En una reciente reunión con un fondo internacional, Zandi hizo llamar a Juan Luis Cebrián para que el interlocutor fuera consciente de los amigos con los que se rodea. Cebrián, presidente del Grupo Prisa, fue consejero hasta el pasado 20 de diciembre de Star Petroleum, la compañía con domicilio social en Madrid, pero fiscal en Luxemburgo con la que el iraní de La Finca trata de hacerse más rico con la explotación de petróleo en África. Pese a su dimisión, el otrora prócer de la prensa sigue dejándose utilizar por su colega, con quien comparte circulo de confianza con hombres como Felipe González y Antonio Navalón, uno de los grandes conseguidores del país.

El problema de Zandi es que por el Villamagna también pasean algunas de sus víctimas, personas conocidas del universo empresarial que le reclamaban grandes cantidades de dinero, miembros del establishment que se consideran engañados e incluso estafados por la perspicacia del iraní. Entre ellos están Alberto Cortina, uno de los primos que forman la pareja conocida como Los Albertos, que le reclama vía judicial 18 millones de euros. Los que el amigo de Cebrián y Felipe González le pidió para poner en marcha en 2012 SP Mining, otra compañía española con residencia fiscal en el paraíso fiscal de Singapur, que tenía licencia para explotar una mina en el Chad.

El hombre de Madoff en España

A aquel proyecto también se sumó Andres Piedrahita, el millonario colombiano que se hizo famoso en 2008 por ser el representante en España de la estafa piramidal de Bernad Madoff. Habitual de las mejores fiestas, cacerías y reuniones al más alto nivel, Piedrahita tuvo que indemnizar con 65 millones a los amigos directos de la aristocracia empresarial y social a los que él había metido en el engaño. Pecata minuta en comparación con los 2.300 millones que habían invertido los clientes de banca privada del Banco Santander, con cuya presidenta, Ana Botín, tenía y mantiene una relación muy estrecha. Ambos compartían el año nuevo en la lujosa ciudad suiza de Gstaad, donde los Botín suelen celebrar una party en el Yacht Club del Grand Hotel Bellevue.

Según distintas fuentes, Piedrahita, entre cuyos galardones también está aparecer en la lista Falciani de presuntos defraudadores de Hacienda, le prestó cinco millones a Zandi, al que cada vez que se lo encuentra por el lujoso hotel del Paseo de la Castellana le recuerda que aún le debe una cantidad importante. No lo tiene fácil para cobrar el colombiano que vive en la también lujosa Puerta de Hierro porque aquellas minas del Chad no valen hoy nada. La compañía murió por inanición ya que no encontró inversores que asumieran el riesgo de jugarse su dinero en un país propenso a las guerras civiles tribales

No son los únicos a los que Zandi adeuda cantidades millonarias. Algunos agentes que le ayudaron a conseguir los bloques de petróleo aún le exigen los dos millones de comisión por los trabajos prestados. El iraní también acumula demandas laborales de antiguos ejecutivos, como Ignacio Lacasa, el responsable del área jurídica y legal, que se marchó de la compañía tras muchos meses sin cobrar y tras esfuerzos ímprobos por defender a Star Petroleum de las muchas acusaciones por presuntas irregularidades.

En Repsol aún recuerdan las latas de caviar de dos kilos recibidas por Navidad y las fiestas en compañía que Alfonso Cortina disfrutaba con el empresario iraní

En las últimas reuniones con inversores, Miguel Ángel Remón, el exdirectivo de Repsol, el único de la empresa con conocimientos profundos del sector del petróleo, trata de disuadir los temores de los fondos, los cuales han comprobado que el historial de Zandi no invita a confianzas. Sobre todo cuando escuchan lo que Javier Merino, el empresario español que se hizo conocido por su matrimonio con Mar Flores, va llorando por los reservados de los hoteles y restaurantes de la capital.

Porque Merino, accionista de referencia de Star Petroleum, también le prestó 30 millones de euros a su socio iraní, al cual no consigue convencer para que le reintegre la citada cantidad. Un dinero que al marido de la ex modelo le vendría muy bien dados sus problemas económicos, con algunas de sus empresas en concurso de acreedores, con una sanción de 1,7 millones de euros por usar información privilegiada para lucrarse en bolsa o por la última reclamación del pasado mes de diciembre de la Agencia Tributaria a una de sus antiguas sociedades, que le apremia a pagar una multa de casi nueve millones.

La última decisión de Zandi, al que por Repsol conocen muy bien cuando Alfonso Cortina, asesor de Rothschild y hermano de Alberto, presidia la petrolera, ha sido convocar una junta extraordinaria de accionistas para limitar a tan solo dos los consejeros -él mismo y Miguel Ángel Remón- después de la desbandada de VIPs el pasado mes de diciembre.  

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios