por el derrumbe de las acciones

La banca española amenaza con ejecutar el bolsillo de los Benjumea y tomar Abengoa

La familia andaluza adeuda a título personal 135 millones a un grupo de seis entidades financieras nacionales cuya garantía no cubre ni el principal por el derrumbe de las acciones

Foto: Torre de Abengoa Solar en Sanlucar la Mayor. (Reuters)
Torre de Abengoa Solar en Sanlucar la Mayor. (Reuters)

La crisis de Abengoa no solo afecta a la compañía, en preconcurso de acreedores, sino también de forma directa al bolsillo de la familia Benjumea. Según fuentes financieras, la banca amenaza con ejecutar un préstamo de 135 millones con que los todavía mayores accionistas del grupo sevillano compraron acciones para mantener el control.

El crédito fue concedido en 2014 por Bankia, Unicaja, Banco Sabadell, Caixabank, Popular y Bankinter a Inversión Corporación, la sociedad patrimonial a través de la cual la familia y otros empresarios de Andalucia tienen el 51% del capital. La garantía de esta financiación fueron los propios títulos de la multinacional sevillana, un activo que hoy en día apenas tiene valor. 

Tras el derrumbe de la cotización hasta mínimos históricos, los Benjumea deberían reponer inmediatamente las garantías con el fin de evitar que la banca ejecute la prenda del crédito. O lo que es lo mismo, se queden con los 10,8 millones de acciones de clase A, las que tienen más derechos políticos, y 56,6 millones tipo B de Abengoa y se conviertan de facto en los principales accionistas de la empresa.

ABENGOA (B)

0,0100€0,0000€0,00 %
  • VOL. DIARIO (Tit.)-
  • APERTURA0,0100€
  • MÁXIMO-€
  • MÍNIMO-€
  • ÚLTIMA SESIÓN05/09/2018

Si así ocurre finalmente, como aseguran desde algunas de las entidades prestamistas, Bankia, Unicaja, Sabadell, Caixabank, Popular y Bankinter serán al mismo tiempo los accionistas de referencia de Abengoa y acreedores significativos, ya que estos bancos también prestaron dinero a la compañía en forma de deuda corporativa y 'project finance'. Caixabank y Bankia tienen más de 500 millones en riesgo de impago, mientras que Sabadell y Popular superan los 300 millones (ver tabla completa).

El pago de este préstamo, cuyo origen se remonta a 2006, lo hacían los Benjumea con los dividendos que han recibido de la propia compañía, retribución que ahora ha sido anulada por la delicada situación de las cuentas del grupo. Si no pagan el principal y no reponen las garantías, el riesgo de ejecución será inminente. Desde un banco se afirma con dureza que, pese al bonus que se ha pagado a Felipe Benjumea, la familia está arruinada.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios