Al menos 98.000 coches de gasolina afectados por otro fraude de Volkswagen
  1. Empresas
según el ministro de transporte alemán

Al menos 98.000 coches de gasolina afectados por otro fraude de Volkswagen

Estos vehículos llevan a cabo emisiones irregulares de CO2, mucho más nocivo que el Óxido de Nitrógeno (Nox), lo que podría agravar la situación de la empresa alemana

placeholder Foto: La reputación de Volkswagen, en clara decadencia. (EFE)
La reputación de Volkswagen, en clara decadencia. (EFE)

Continúa extendiéndose la mancha sobre la reputación de Volkswagen. Hace pocos días, la empresa alemana admitió que la marca Porsche también está afectada por el llamado 'dieselgate'. Palabra que ahora se queda corta, porque el fraude ya no es exclusivo de los vehículos diesel, y alcanza también a los coches de gasolina.

Según ha confirmado el ministro de Transportes alemán, Alexander Dobrindt, de los nuevos 800.000 vehículos que Volkswagen ha admitido que presentan emisiones "irregulares" de CO2, unos 98.000 cuentan con motores de gasolina.

Dobrindt consideró "inaceptable" que una empresa haya tomado medidas para falsear los datos de emisiones de gases contaminantes y aseguró que Volkswagen debe asumir su "responsabilidad" en todos los frentes derivados de este escándalo. "Volkswagen tiene claramente la responsabilidad y la obligación de reparar los daños a los clientes", ha afirmado.

Dobrindt señaló que si los automóviles contaminan más de lo admitido, el impuesto de circulación también sube, pero que están estudiando cómo hacer para que ese coste, que además sería retroactivo, no se exija a los conductores, sino a la empresa. El nuevo fraude se dejo sentir en la bolsa de Frankfurt. Las acciones del grupo Volkswagen se dejaron un 9,5 % ante estos nuevos escándalos.

Las emisiones de Co2, más graves

Hasta la fecha la compañía solo había reconocido la instalación de un software en 11 millones de vehículos de todo el mundo que trucaba las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx).

Porsche, entre los motores trucados

La liebre saltó el pasado lunes, cuando la EPA (Autoridad Medioambiental Estadounidense) detectó había más vehículos afectados de los que se pensaba. Entre ellos están el Porsche Cayenne, el Volkswagen Touareg de 2014, el Audi A6 Quattro de 2016, el A7 Quattro, el A8 y el Q5.

Se trata de vehículos con motores diésel más potentes (de seis cilindros y tres litros (3.0), frente a los de cuatro cilindros afectados inicialmente). Están diseñados para superar los test de emisiones entre 2014 y 2016. De acuerdo con la EPA, estarían emitiendo nueve veces más óxido de nitrógeno del proyectado por los test de emisiones.

Este constante goteo de nuevos vehículos afectados está haciendo pedazos la reputación del gigante alemán. Todo hace pensar que dentro de poco a la empresa alemana le compensará más comunicar los modelos que no están afectados, en lugar de los que si lo están.

Caso Volkswagen Volkswagen Transporte Porsche Test Impuestos
El redactor recomienda