PRESENTACIÓN DEL NUEVO PLAN ESTRATÉGICO

El mercado castiga el plan estratégico de Repsol con un batacazo del 4,28%

La petrolera no ha convencido al mercado con sus nuevas previsiones y ha acabado con una caída en bolsa del 4,28% hasta 11,64 euros en un día en que el Ibex 35 ha subido el 0,64%

Foto: Exterior de una de las oficinas de Repsol en España. (Reuters)
Exterior de una de las oficinas de Repsol en España. (Reuters)

El mercado ha dado su veredicto sobre el nuevo plan estratégico de Repsol. Y no ha sido precisamente positivo: el valor ha sufrido un varapalo del 4,28% hasta 11,64 euros. Inicialmente, la bolsa recibía el plan con fuertes subidas superiores al 2% hasta un máximo de 12,62 euros, pero con la presentación del plan a la prensa a primera hora se venía abajo y perdía ese porcentaje hasta la zona de 11,85. Posteriormente, con la conferencia de analistas estas caídas se han acentuado hasta el citado cierre. De esta forma, Repsol acumula una caída del 22,91% en 2015 pese al fuerte rebote del último mes, un comportaminto que se explica por la caída del barril y su delicada situación en Talisman.

Mañana se conocerán las opiniones de los esxpertos sobre un plan que, evidentemente, no ha convencido. La cuadratura del círculo en Repsol para mantener el dividendo y el rating con un petróleo a 50 dólares en vez de los 85 que necesita para rentabilizar la compra de Talisman se basa en unas desinversiones mucho mayores de lo esperado: 6.200 millones de euros por venta de activos no estratégicos en los próximos cinco años, según el plan estratégico 2016-2020 remitido hoy por la petrolera a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). Ahora bien, entre ellos no se incluirá el 30% de Gas Natural como temían los analistas.

El consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, se ha negado a especificar qué activos se venderán en la presentación del plan esta mañana en Madrid, salvo las operaciones ya realizadas: los 1.000 millones en desinversiones previstas tras la compra de la canadiense Talisman, así como CLH y el gas natural licuado.

Para el resto, se ha limitado a señaladr que se tratará de "activos no ligados al precio del petróleo para no depender del barril para venderlos, con tamaño subóptimo y posiciones con alto coste y alto punto de equilibrio". Sí ha admitido que esta venta se centrará en el área de exploración y producción y que puede suponer la salida de varios países.

Repsol reducirá asimismo hasta el 38% el volumen de inversiones "hasta alcanzar el perfil de compañía deseado", y multiplicará las sinergias y ahorros de costes hasta 2.100 millones en 2018, según el plan llamado "Valor y resiliencia". El plan de Repsol llega tras la integración de la petrolera canadiense Talisman y "garantiza su fortaleza y su capacidad de creación de valor en un contexto de bajos precios del petróleo". 

Mantener el dividendo a toda costa

De esta forma, la cúpula de la petrolera española espera poder evitar que su rating caiga a la zona de bono basura y tener que reducir el dividendo, que se compromete a mantener en los niveles actuales de 1 euro por acción y en la modalidad de 'scrip' (el accionista elige si lo cobra en títulos o en efectivo). Asimismo, confía en evitar una ampliación de capital.

Con este plan, obtendrá recursos totales de 20.000 millones en su escenario base o de 10.000 en el estresado (barril a 50 dólares) con los que retribuir al accionista y reducir su deuda: en su totalidad si se cumple el mejor escenario o en 6.500 millones en el peor. Actualmente, Repsol tiene 14.000 millones de deuda, a los que hay que sumar 3.000 millones d ehíbridos (preferentes) que emitirá próximamente.

La compañía ha destacado que el Plan Estratégico 2016-2020, el primero con Josu Jon Imaz al frente como consejero delegado, garantiza la fortaleza de Repsol y su capacidad de creación de valor en un contexto de bajos precios del petróleo.

En este sentido, ha afirmado que el nuevo tamaño y perfil de compañía, adquirido tras el cumplimiento de los objetivos del plan 2012-2016 y la operación transformadora de Talisman, permiten a la compañía iniciar una etapa de puesta en valor de este crecimiento, dotándose de un "elevado nivel de eficiencia y resiliencia" para aprovechar las oportunidades del entorno energético.

"La demostrada capacidad de Repsol para generar valor le permitirá autofinanciar su desarrollo, reducir su deuda y mantener una competitiva retribución al accionista, cuya rentabilidad por dividendo se sitúa entre las más altas del Ibex-35", ha subrayado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios