mediante fórmulas de colaboración

Las eléctricas pagarán a medias la luz de los más pobres si Podemos les pide un gesto

Iberdrola, Endesa y Gas Natural ven con buenos ojos reunirse con Manuela Carmena y Ada Colau para buscar soluciones que alivien la situación de 2,5 millones de clientes en pobreza energética

Foto: Ada Colau y Manuela Carmena. (Reuters)
Ada Colau y Manuela Carmena. (Reuters)

Ignacio Sánchez Galán, desde Londres, donde estaba de viaje de negocios; Francesco Starace, desde Roma; y Salvador Gabarró, desde Barcelona, siguieron muy de cerca la reunión que Manuela Carmena, la representante de Podemos a la alcaldía de Madrid, mantuvo el miércoles con José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, para pedirle ayuda para las personas que tienen verdaderos problemas para hacer frente a su hipoteca y evitar más desahucios.

A los primeros espadas de Iberdrola, Endesa y Gas Natural, que hasta la fecha han pleiteado para no financiar el llamado bono social aprobado por el Gobierno de Zapatero para facilitar los suministros de gas y electricidad a las familias desfavorecidas, parecen haber entendido los nuevos tiempos que se vislumbran y están dispuestos a seguir ese camino para ayudar a los particulares que están dentro de lo que se denomina "pobreza energética".

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (Reuters)
El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. (Reuters)

Por ello, según apuntan fuentes de estas compañías, su predisposición es absoluta a reunirse con los representantes de Ahora Madrid o Barcelona en Comú para encontrar una fórmula que beneficie a ambas partes y que corrija los defectos del bono social, cuyo coste recae exclusivamente en estas tres sociedades sin que el resto aporte prácticamente ninguna cantidad. Una situación que Iberdrola, Endesa y Gas Natural han denunciado en los tribunales, donde han conseguido que el Supremo les de la razón contra los reales decretos de los gobiernos de Zapatero, primero, y de Rajoy, después.

Según la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia, este año hay 2,47 millones de hogares acogidos a esta tarifa especial, que permite obtener descuentos sobre el precio regulado. De esta cantidad, 1,88 millones disfrutan de esta rebaja al tener una potencia contratada inferior a los 3 Kw. También se acogieron cerca de 300.000 pensionistas, unas 190.000 familias numerosas y algo más de 57.000 desempleados.

Estas personas les costaron algo más de  200 millones a las eléctricas, siendo Endesa, con el 41,6%, la que tuvo que arrimar más el hombro, seguida de Iberdrola, con el 38,4%, y Gas Natural. El resto del sistema apenas aportó nada  Estos desembolsos tuvieron un impacto en el beneficio operativo de cada una de estas compañías en España, motivo por el cual recurrieron y ganaron en el Tribunal Supremo.

Cortes de luz

Según un informe de Economics for Energy, uno de cada diez hogares españoles tiene graves problemas para afrontar el pago de los suministros básicos de la vivienda, como luz y gas. Esto se traduce en 1,8 millones de familias, unos seis millones de personas. Esta tasa se ha triplicado en los últimos seis años, del 3,60% al 9,88% actual, según la citada consultora.

Manifestantes protestan para pedir luz a precio justo, en Santiago de Compostela. (EFE)
Manifestantes protestan para pedir luz a precio justo, en Santiago de Compostela. (EFE)

El pasado año, las eléctricas cortaron la luz a cerca de 400.000 clientes por impago del servicio. El número es muy significativo, pero fuentes de estas compañías indican que el 90% de estas familias o empresas pagaron la factura a las 48 horas y volvieron a tener suministro básico, una necesidad perentoria que Podemos ha incluido en su programa electoral y que incluso ha llevado a la Comisión Europea, donde ha propuesto un “Plan de Rescate” para los hogares.

Desde estas compañías se explica que Carmena ha sido muy inteligente al reunirse primero con Goirigolzarri porque es el presidente de un banco público, controlado por el Estado, por lo que debería tener una especial sensibilidad con los más necesitados. Aunque tanto Iberdrola como Endesa y Gas Natural son privadas, están dispuestas a encontrar una solución que pasaría por una financiación compartida por parte de las empresas y el Estado. Como la que Reino Unido puso en marcha en 2011 a través del denominado Fuel Poverty, al que se acogieron cerca 6,57 millones de ciudadanos, un plan que se constituyó ante la alarma que saltó al comprobar que más de 31.000 personas fallecían en invierno por causas relacionadas con el frio.

Hasta el momento, no ha habido encuentro entre Carmena ni Colau con ningún representante oficial de las tres grandes eléctricas españolas, pero se espera que en breve se produzca un primer contacto pese a que la regulación eléctrica corresponde al Estado y no a los ayuntamientos ni a las comunidades autónomas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
54 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios