a cambio de tener luz verde antes de elecciones

Ortega, Montoro, El Corte Inglés... el capital privado paga de su bolsillo el 'lifting' de Azca

Los grandes propietarios de Azca están dispuestos a pagar casi en exclusiva la mejora de todas las plazas de la zona. A cambio, aspiran a tener todos los convenios listos antes de elecciones

Foto: Panorámica del complejo de Azca.
Panorámica del complejo de Azca.

El corazón financiero de Madrid quiere tenerlo todo listo antes de las elecciones. Con ese horizonte, se han acelerado las negociaciones entre los grandes propietarios de las torres de este área y el equipo de Ana Botella para dar luz verde a las obras de reurbanización de esta selecta pero decadente zona. Gigantes como Pontegadea, Metrovacesa, Mutua Madrileña, GMP o El Corte Inglés llevan semanas trabajando intensamente con el consistorio para poder contar con todas las bendiciones antes de mayo.

Una bula que tiene un precio, cerca de seis millones de euros, que en su práctica totalidad financiarán las compañías privadas. Así ganan todos: los propietarios de los edificios, inmersos en un intenso ejercicio para revitalizar Azca, y los madrileños, que verán renacer uno de sus emblemas sin apenas coste para las arcas públicas.

De hecho, sólo en el mes de abril, se han firmado los dos primeros convenios, que suman más de 2,5 millones de euros, IVA aparte. Se trata de la remodelación de la Plaza de Carlos Trías de Bertrán, cuya mejora supondrá un desembolso de 1,8 millones de euros y donde la aportación del Ayuntamiento se limitará a un 26%, ya que el grueso lo financiarán los cinco propietarios de la zona, a la sazón, Mapfre, El Corte Inglés, Metrovacesa, la aseguradora España y el grupo vasco Astaez 2011.

Edificio de Castellana 77, también conocido como Torre Saint Gobain
Edificio de Castellana 77, también conocido como Torre Saint Gobain

Hace apenas diez días, GMP también logró sacar adelante su propio convenio para remodelar las dos plazas que rodean el edificio de Castellana 77, inmueble que compró el pasado enero a BBVA por 90 millones de euros. Inmersa en una millonaria obra de remodelación de la torre, la compañía controlada por la familia Montoro ha visto coronada su presencia en Azca, donde también es propietario de la todavía sede del banco azul, al conseguir que el Ayuntamiento le autorice hacer una pasillo que le dé salida al Paseo de la Castellana. Pero toda esta obra, presupuestada en casi 700.000 euros y cuyo ámbito de actuación se realizará sobre una superficie de 3.086 metros cuadrados, será financiada en exclusiva por la inmobiliaria.

Pontegadea, el imperio inmobiliaro de Amancio Ortega, también está dispuesta a hacer frente en solitario a todo el desembolso que supondrá la mejora de la Plaza de Pablo Ruiz Picasso, la puerta de entrada el rascacielos del mismo nombre, uno de los edificios más emblemáticos de Madrid. El brazo inversor del dueño de Zara ya ha llegado a un principio de acuerdo con el equipo de Botella para sacar adelante su convenio y se prevé que reciba la luz verde definitiva en la primera semana de mayo para poder empezar a actuar en el corazón de Azca, una obra cuyo presupuesto de partida ronda los 1,6 millones de euros.

Los siguientes en pedir audiencia son las aseguradoras Mutua Madrileña y Generalli, cuyo objeto de deseo es la Plaza de Manuel Gómez Moreno, ubicada, como Trías Bertrán, en el ala oeste del complejo, a la ribera de la calle Orense. Desde esta vía, el Plan Director de Azca, columna vertebral de todas estas mejoras, contempla abrir un gran paso directo hasta el jardín que descansa en el centro del complejo, actualmente escondido y, por tanto, infrautilizado.

El 'lifting' de Azca

El objetivo último que buscan las compañías y el Ayuntamiento con este lifting, que incluye derribos para mejorar la permeabilidad y cierres para eliminar bolsas de espacios degradadas, es abrir Azca a sus dos grandes vías, Castellana y Orense, para erradicar los espacios muertos y abandonados que ahora se multiplican en los desniveles de la zona, generando inseguridad en el complejo, y facilitar así una mayor actividad tanto de ocio familiar, con actuaciones como la mejora del jardín o de la fuente central del complejo, como comercial, de servicios y resturación.

La metamorfosis de esta zona está siendo descontada en las millonarias operaciones que se están llevando en el corazón financiero de Madrid, como la compra del solar junto a la Estación de Nuevos Ministerios por parte de El Corte Inglés, por el cual pagó 136 millones de euros, casi el doble que el siguiente interesado, Monthisa, que ofertó 77 millones. Ahorro Corporación, asesorado por Aguirre Newman, está a punto de vender su sede en una reñida puja donde las ofertas se han disparado hasta el entorno de los 140 millones de euros, cifras que en el sector se justifican, precisamente, por la esperada revitalización de la zona.

Los grandes caseros de España confían en una subida de las rentas a medio plazo, después de haberlas visto caer desde los 39 hasta los 25 euros el metro cuadrado al mes entre 2008 y 2014, según datos de Deloitte Real Estate. Pero, para que esta metamorfosis de Azca sea una realidad, hace falta invertir mucho dinero, como están haciendo GMP, Infinorsa y quien resulte ganador en Castellana 89, que prevén rehabilitar tanto este último edificio como la Torre BBVA (donde el banco va a mantener las cinco plantas superiores y su rótulo en lo alto), Castellana 77 y, más que probablemente, Torre Europa.

Sin embargo, nada de esto tiene sentido si el complejo sigue siendo un laberinto de espacios oscuros y abandonados, sin accesos a las calles principales y sin vida social. Y tampoco tiene sentido que todo este esfuerzo quede en saco rato por la incertidumbre de un cambio de Gobierno. Después de tanta inversión, mejor dejarlo atado, y bien atado. Ganan todos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios