El PP cierra su legislatura en Paradores con unas pérdidas acumuladas de 70 millones
  1. Empresas
ÁNGELES ALARCÓ, AL FRENTE DE LA DIRECCIÓN

El PP cierra su legislatura en Paradores con unas pérdidas acumuladas de 70 millones

La empresa pública lleva cinco años de pérdidas y el Estado ha tenido que volver a inyectar millón y medio de euros en enero. Pero parece que hay luz al final del tunel

Foto: Parador de Tortosa. (parador.es)
Parador de Tortosa. (parador.es)

Ángeles Alarcó ha reconocido en varias ocasiones que el día que le dijeron que su nuevo puesto de trabajo estaba en la presidencia de Paradores, las sensaciones fueron encontradas. Llegaba en 2012 a una empresa pública en quiebra con unas pérdidas de 35 millones de euros y una deuda bancaria de 85. “Los primeros meses no teníamos para pagar las nóminas”, contaba este jueves la propia Alarcó.

‘Papá Estado’ ha acudido en su ayuda en seis ocasiones en forma de ampliación de capital. La última, este mismo mes de enero con una inyección de 1.534.083 euros que se suma a los diez millones de diciembre de 2014. En total casi 130 millones en los últimos dos años para evitar que “una de las marcas más potentes de la Marca España” –según su presidenta– acabara disuelta.

“No sé si esta será la última ampliación de capital, dependerá de la necesidades, pero estamos en la etapa de la recuperación, tenemos estabilidad financiera y presupuesto y estamos en unas cifras muy positivas. Podría ser la última, podría ser…”, cuenta a El Confidencial su presidenta. Los bancos también ayudaron refinanciando su deuda.

 La presidenta de Paradores, Angeles Alarcó. (Efe)

Una sangría de pérdidas

Según los datos provisionales, Paradores cerrará 2014 con 7.800.000 de euros de pérdidas, aunque su ebitda, el resultado empresarial ante de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones, es positivo en 16 millones de euros. Desde que el PP nombrara a Alarcó en su puesto, Paradores ha acumulado 70 millones de pérdidas: 42,4 en 2012, casi 20 en 2013 y estos cerca de ocho millones en 2014.

Pero esta empresa pública lleva en números rojos cinco años. Las cifras en verde hay que buscarlas antes de 2008. A partir de ese año, la crisis golpea con fuerza el país y Paradores pasa de un resultado positivo a perder 24 millones de euros en 2009. Y, desde entonces, una sangría imparable. En 2010 se deja 17 millones de euros y en 2011, último año del Gobierno socialista, 35 millones.

Tampoco son buenas las cifras de ocupación. “La gente vuelve a acercarse a Paradores”, decía Ángeles Alarcó esta semana en el galardón que le entregaba el Club de Turismo del Instituto de Empresa y que premiaba el conjunto de estrategias de la empresa pública. En 2014, la tasa de ocupación ha sido del 53,59%, una cifra ligeramente superior a la de 2013 y 2012, en la que se situó en el 50%. Sin embargo, Paradores llegó a tener porcentajes del 70% en 2007.

Si atendemos al ingreso medio por habitación (revpar), en 2007 era de 103 euros, mientras que en 2014 apenas ha alcanzado los 51, prácticamente la mitad. Aunque ha mejorado: en 2013 era del 47,16 y en 2012, 49,28.

Vista de las inmediaciones del Parador San Marcos de León. (Efe)

Los trabajadores reconocen los datos positivos y recuerdan que la gestión del anterior equipo era insostenible, haciendo necesario el cambio. Sin embargo, para ellos es fundamental recuperar lo que perdieron. Un ERE puso en la calle a 350 trabajadores y se redujo la jornada a otros 400 durante los próximos años, además de que los empleados han de sufrir una rebaja salarial. El próximo mes, representantes de los trabajadores se reunirán con la dirección de la empresa para tratar este tema, un diálogo que será más fluido, dicen, gracias al reciente nombramiento de Regina Plañiol, exconsejera de Esperanza Aguirre, como directora de Recursos Humanos.

Para Alarcó los cambios internos, la publicidad fuera de nuestras fronteras -para atraer al extranjero- y la implantación de una única central de reservas han sido claves. “Pero no podemos dejar de cambiar”, aclaraba. Paradores ha abierto una nueva línea de negocio, la franquicia, con la que pretende ingresar dinero y dejar de sustentarse de las ampliaciones de capital.

La atracción de nuevos clientes, sobre todo de los más jóvenes, seguirá presente este año a través de nuevas ofertas. Además, se apostará por la segmentación, clasificando los paradores en Esentia (edificio históricos), Civia (aquellos situados cerca de núcleos urbanos) y Natura (en la naturaleza). También quieren subirse al carro de la moda gastronómica. La restauración supone para Paradores un 50% de la facturación y también han dividido sus restaurantes en varias categorías.

Pero para los empleados nada de esto habrá servido de nada si las decisiones siguen siendo políticas, si se decide abrir un parador en determinado sitio por oportunismo político sin valorar si la zona realmente necesita un establecimiento de este tipo, y pedir, después, resultados económicos positivos.

Paradores Quiebra Turismo
El redactor recomienda