El Gobierno vuelve a salir al rescate de Paradores por quinta vez en dos años
  1. Empresas
con la mitad de las camas vacías

El Gobierno vuelve a salir al rescate de Paradores por quinta vez en dos años

El Estado ha tenido que aportar 10 millones de euros adicionales, a los más de 120 aportados desde octubre de 2012, para poder refinanciar la deuda bancaria

Foto: Castillo de Monterrey en el valle de Verín. (EFE)
Castillo de Monterrey en el valle de Verín. (EFE)

Paradores sigue siendo un agujero sin fondo para el Estado. El Gobierno ha tenido que realizar una nueva ampliación de capital para reforzar los recursos propios del grupo de establecimientos hoteleros para evitar su disolución debido a las pérdidas acumuladas en los últimos años. Es la quinta vez que los gestores del PP inyectan dinero público a la red de hospedaje de castillos y monasterios en la legislatura actual.

La operación fue ejecutada el pasado mes de noviembre con el desembolso de 10 millones de euros, una cantidad que se suma a los 30 millones que el Estado, principal accionista de Paradores, aportó a principios de año para tapar las minusvalías del ejercicio 2012 tras las graves advertencias del auditor. Grant Thornton subrayó que la compañía tenía un fondo de maniobra negativo de unos 111 millones de euros y un resultado de explotación negativo de 38,4 millones, después de cuatro años de pérdidas consecutivas. Ahora ya son cinco.

Aunque la evolución en 2013 fue algo mejor, gracias al expediente de regulación de empleo aprobado por la dirección, fue insuficiente para darle la vuelta a los números. Paradores registró una cifra de negocio de 191 millones, un 8% inferior, pero al menos su ebitda negativo se redujo a 13,7 millones (38,4 millones en 2012) y sus pérdidas disminuyeron desde los 42,4 hasta los 19,7 millones.

Estas nuevas minusvalías han obligado al Estado a suscribir una ampliación de capital adicional de 10 millones. Se trata de la quinta ocasión en la que la actual presidenta de la red de hoteles rústicos, Ángeles Alarcó, exmujer de Rodrigo Rato, recurre a fondos públicos para equilibrar las cuentas de Paradores, que ha requerido casi 130 millones de euros en los últimos dos años para evitar estar en causa de disolución.

Lo peor es que, pese al ERE para 350 personas, la reducción del 25% de la jornada para otros 400 trabajadores y el cierre de varios establecimientos y servicios de restauración, la sociedad no tiene claro si estas medidas serán suficientes para entrar en beneficios y ser rentable. Aunque oficialmente Alarcó no ha dicho cómo acabará 2014, lo más probable es que la parte baja de la cuenta de resultados siga en rojo.

Al menos, la compañía ha cogido oxígeno con la refinanciación de la deuda bancaria, que ascendía a 75 millones de euros. BBVA, IberCaja y Sabadell le han alargado el vencimiento del pasivo, que obliga a Paradores a cumplir una serie de ratios financieros. De lo contrario, estas tres entidades podrán exigir el pago anticipado de las líneas de crédito. Para 2015, la relación entre la deuda y el ebitda no puede superar las 4,7 veces, proporción que debe bajar hasta dos en 2018. Estas cláusulas obligan al grupo a aumentar considerablemente los ingresos en años venideros y a congelar las inversiones.

Fuentes del sector aseguran que el futuro de Paradores pasa por una gran recuperación de la economía española, ya que el 65% de los clientes siguen siendo nacionales. Un colectivo que apenas da para garantizar una tasa de ocupación del 50%, lo que supone que la mitad de las camas de los hoteles están vacías durante el año. El esfuerzo del equipo gestor por lanzar ofertas a bajos precios tan sólo ha conseguido que esta tendencia no sea más acusada, si bien ha supuesto también un caída del 4% de los ingresos por habitación. Una pescadilla que se muerde la cola.

Refinanciación Ángeles Alarcó
El redactor recomienda