hondas diferencias en el consejo previo

Batalla entre BBVA y San José por la propiedad de la Operación Chamartín

Horas antes de que se anunciara a bombo y platillo la luz verde a la Operación Chamartín había tenido lugar un duro consejo en la inmobiliaria dueña del terreno

Foto: Francisco González, en la presentación del proyecto Distrito Castellana Norte, que supone la recuperación de la Operación Chamartín. (EFE)
Francisco González, en la presentación del proyecto Distrito Castellana Norte, que supone la recuperación de la Operación Chamartín. (EFE)

La alegría que mostraron el presidente de BBVA, de la Comunidad de Madrid, la ministra de Fomento y la alcaldesa de la capital el pasado viernes cuando anunciaron a bombo y platillo el relanzamiento de la Operación Chamartín no era compartida por todos. Apenas unas horas antes, en el consejo de administración de la inmobiliaria dueña de los terrenos, el banco y su socio, San José, pusieron de manifiesto sus hondas diferencias.

BBVA, propietario del 73% de Dutch, la promotora de la ampliaciòn de Madrid por la zona norte, no pudo sacar adelante una ampliación de capital de 285 millones con la que quería financiar la primera parte del proyecto. Por su parte, San José, dueño del 23% restante de la rebautizada operación como Distrito Castellana Norte, no consiguió evitar la anulación de la adquisición de parte del suelo a ADIF, implicado en este acuerdo porque la macrooperación pasa por la Estación de Chamartín.

BBVA, propietario del 73% de Dutch, la promotora, no pudo sacar adelante una ampliación de capital de 285 millones con la que quería financiar la primera parte del proyecto

Fuentes oficiales de BBVA aseguran que la ampliación no se llegó a proponer, a pesar de que estaba prevista, por lo que tal pelea no se produjo. Lo cierto, sin embargo, es que San José consiguió pararla antes de ir al consejo para evitar una dilución que le hubiera dejado sólo con el 10% del proyecto.

Debido a que la inmobiliaria de Jacinto Rey refinanció a finales de año su deuda corporativa de 1.600 millones, la compañía tiene prohibido cualquier tipo de desembolso fuera de lo que le permiten los bancos. En consecuencia, San José no habría podido suscribir la parte proporcional que le hubiera correspondido –77 millones– de la citada ampliación.

Para que la sangre no llegará al río, BBVA ha decidido darle más de tiempo a su socio para encontrar un inversor que aporte su parte y minimice su dilución. Por su lado, el empresario gallego respaldó el nuevo plan parcial que permite el desarrollo del proyecto, pero se opuso a la operación previa con Adif.

Rey ha declinado hacer ningún comentario sobre esta información, pero en la compañía son públicas las desavenencias con Antonio Béjar, el hombre de confianza de Francisco González, presidente de BBVA, para desatascar una obra cuyo origen data de 1993. Veintidós años después, San José no quiere perder ahora los beneficios de este macrocomplejo de viviendas y hoteles, mientras que el banco no quiere esperar más por las penurias financieras de su socio.

F. González, I. González, A. Pastor, G. Ferre y A. Botella, en la presentación. (Efe)
F. González, I. González, A. Pastor, G. Ferre y A. Botella, en la presentación. (Efe)

El Rubicón de las elecciones de mayo

La entidad financiera tiene prisa por acelerar el proyecto por el temor a que tras las elecciones municipales de mayo salga un nuevo Gobierno municipal que se oponga al desarrollo urbanístico. De hecho, el PSOE ya ha mostrado su negativa a la obra y preocupa mucho qué pueda pensar Podemos sobre el plan inmobiliario si llegaran a tener influencia en el Ayuntamiento de la capital.

El PP, tanto a nivel nacional como de la Comunidad y del consistorio, apoya la iniciativa, que llegaría a crear hasta 120.000 puestos de trabajo y supondría un espaldarazo para la economía no sólo madrileña sino de todo el país.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios