Es noticia
Menú
La CNMV admite que la nacionalización de Bankia se veía venir desde la OPV en 2011
  1. Empresas
DECLARACIONES EN LA AUDIENCIA NACIONAL

La CNMV admite que la nacionalización de Bankia se veía venir desde la OPV en 2011

El director de la CNMV. Ángel Benito, recordó al juez Andreu que la posible nacionalización de Bankia ya estaba contemplada desde la salida a bolsa en 2011

Foto: José Ignacio Goirigolzarri con Rodrigo Rato (EFE)
José Ignacio Goirigolzarri con Rodrigo Rato (EFE)

El folleto verificado por la CNMV para la salida a bolsa de Bankia contemplaba información realmente sensible sobre el futuro de la entidad que ahora preside José Ignacio Goirigolzarri. Lástima que el organismo regulador se haya conformado con recordarlo ahora, a toro pasado, cuando ya han transcurrido tres años desde la OPV y de tantas otras incidencias en el sistema bancario. El director general de Mercados de la Comisión de Valores, Ángel Benito, declaró ayer como testigo ante el juez Fernando Andreu en la Audiencia Nacional, y sus manifestaciones no tienen desperdicio.

Benito reconoció que el capítulo de riesgos del folleto y el resumen que se facilita al inversor contemplaban expresamente la posibilidad de que el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) pasase a ser accionista de BFA, la sociedad holding que actuaba como propietaria de Bankia. La nacionalización era, por lo tanto, una opción que estaba asumida y fue reconocida en los documentos oficiales. La razón que justificaba la eventual nacionalización era la sospecha de que la entidad no podría devolver el crédito inicialmente otorgado por el Estado.

El representante de la CNMV, que lleva en el organismo regulador desde el año 1981, ocupaba su actual cargo durante el momento en que se sucedieron los acontecimientos que propiciaron la crisis de Bankia. Como responsable directo de la salida a bolsa, Ángel Benito señaló que su institución revisó todas las operaciones de inversión superiores al millón de euros, apoyando la verificación con trabajos de auditoría y certificando que “todo estaba correcto”. Añadió que Bankia justificó que no había realizado coberturas de colocación a inversores institucionales y que tampoco había existido financiación para la compra de acciones.

El directivo del organismo regulador defendió los procedimientos que condujeron a la integración de las siete cajas de ahorro en Bankia, así como la segregación posterior de BFA. Apuntó que la CNMV no tiene competencias a la hora de determinar el precio de una colocación y recordó que tampoco se suscitó ninguna problemática por el descuento aplicado en el estreno bursátil, “ya que todas las entidades financieras salen con descuento”. Benito recordó que la entidad entonces presidida por Rodrigo Rato no alcanzaba el número de consejeros independientes que recomiendan los códigos vigentes en materia de gobierno corporativo.

Benito confirmó que la evolución del valor de Bankia se había mantenido estable durante todo el año 2010, pero no quiso entrar a comparar los movimientos a la baja que registraron otras entidades financieras en los meses siguientes a la salida a bolsa. Entre julio de 2011 y abril de 2012, Bankia cayó en los mercados un 31%, en tanto que CaixaBank lo hizo en un 37%, Santander en un 33% y BBVA en un 30%. El Ibex se dejó un 28% en dicho periodo, cuando la crisis del euro acechaba con toda su virulencia en los mercados españoles de valores.

Carrascosa y los 19.000 millones de Goirigolzarri

Otra declaración de peso que tuvo lugar ayer en la Audiencia Nacional fue la del director general del FROB, Antonio Carrascosa, quien reafirmó también la idea de que la nacionalización de Bankia era una alternativa y “había que estar preparados para cualquier situación”. En opinión del portavoz gubernamental y hombre de confianza del ministro Luis de Guindos, “cada día que pasaba se agudizaba la crisis y se iba hacia el colapso del sector financiero”.

Carrascosa admitió que el avance del informe que el FMI publicó sobre el sistema financiero español en abril de 2012 generó una enorme preocupación en el Banco de España acerca del futuro de Bankia. El director general del FROB desmintió que dicho informe hubiera sido consensuado con el Gobierno español, pero reconoció que las exigencias del FMI estaban en línea con las condiciones del Banco de España y las medidas propuestas estaban también en sintonía con las demandadas por la propia institución de regulación bancaria.

El director general del FROB se refirió al plan de rescate de 7.000 millones de euros formulado inicialmente por Bankia a principios de mayo de 2012, pero aseguró que dicho documento nunca se presentó por registro en el Ministerio de Economía, sino que fue remitido por la entidad de manera informal. Carrascosa era director de Política Económica en aquellos momentos y, según su opinión, el citado departamento gubernamental del cual formaba parte “no era el órgano competente para rechazar” el plan de Rato.

El responsable del FROB eludió pronunciarse sobre la dimisión del anterior presidente de Bankia. No obstante, reconoció que en alguna reunión de trabajo se planteó la necesidad de nombrar un consejero delegado con experiencia financiera y prestigio en el sector “para tranquilizar al mercado”. También advirtió que en el marco de las conversaciones entre el Ministerio de Economía y el Banco de España se comentó la circunstancia de que Bankia tuviera más altos directivos que CaixaBank, una cuestión que fue rebatida desde el grupo que encabezaba Rodrigo Rato.

Preguntado por el juez Andreu acerca de los 19.000 millones de euros que solicitó Bankia nada más llegar Goirigolzarri, el director general del FROB señaló que el importe del rescate fue calculado, en efecto, por la propia entidad y después quedó ratificado en los trabajos realizados por la consultora independiente Oliver Wyman, contratada por el Gobierno. Carrascosa precisó que el Ministerio de Economía no llevó a cabo una actividad propia de comprobación, pero añadió que, en todo caso, “el contraste de las cifras lo habría tenido que hacer el Banco de España”.

El folleto verificado por la CNMV para la salida a bolsa de Bankia contemplaba información realmente sensible sobre el futuro de la entidad que ahora preside José Ignacio Goirigolzarri. Lástima que el organismo regulador se haya conformado con recordarlo ahora, a toro pasado, cuando ya han transcurrido tres años desde la OPV y de tantas otras incidencias en el sistema bancario. El director general de Mercados de la Comisión de Valores, Ángel Benito, declaró ayer como testigo ante el juez Fernando Andreu en la Audiencia Nacional, y sus manifestaciones no tienen desperdicio.

FROB Banco de España Rodrigo Rato José Ignacio Goirigolzarri Fernando Andreu CNMV Oliver Wyman
El redactor recomienda