fue mano derecha de aLFREDO SáENZ

Apollo acaba con el clan Arredondo en el área inmobiliaria del Banco Santander

Después de los cambios en la cúpula directiva a mediados de 2013, el consejero delegado continúa la tarea de renovar los segundos niveles de la entidad.

Foto: Foto: MBQ Group.
Foto: MBQ Group.

En sólo tres meses, el apellido inmobiliario con más solera dentro del Banco Santander ha dejado de existir. El viernes de la semana pasada, Javier Arredondo dejó de formar parte de Altamira Real Estate, donde ocupaba hasta ahora el cargo de director del departamento de adjudicados. En realidad, el responsable de su marcha ha sido el fondo de inversión Apollo, nuevo propietario de la plataforma inmobiliaria de la entidad, que la adquirió hace cuatro meses tras pagar 664 millones de euros por el 85% del capital.

Con poco más de cinco años dentro del Banco Santander, el peso de Javier Arredondo estaba fundamentado por su condición de hijo de Luis Arredondo, el factótum para asuntos inmobiliarios de Alfredo Sáenz, con quien fue presidente de Urbis (Banesto) y responsable de Santander Global Properties. El antiguo hombre fuerte del exconsejero delegado siguió los pasos de su mentor poco tiempo después, ya que al término del año cesó como máximo responsable del fondo con motivo de su jubilación.

Hace menos de un año, antes de que se precipitara la salida de Alfredo Sáenz como consejero delegado, el apellido Arredondo representaba el poder dentro del área inmobiliaria de la entidad. Sin embargo, la fusión de las gestoras de Santander (Altamira Real Estate) y Banesto (Mesena) fue el principio del fin, ya que en septiembre Javier Marín sacó de allí a Remigio Iglesias, a partir de entonces máximo responsable del área de adjudicados del banco, y dejó dentro como número dos a Javier Arredondo sabiendo que vendería.

En otra época, esa situación habría sido inimaginable en caso de que Luis Arredondo hubiera seguido ocupando el poder de tiempos pasados. A las puertas de la jubilación y sin la sombra de Alfredo Sáenz presente en los despachos de la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte, la desaparición de los Arredondo del negocio inmobiliario del Banco Santander era sólo cuestión de tiempo. Y esa fecha llegó con la salida de Javier, lo que desató todo tipo de comentarios en el sector inmobiliario que se cocina en Madrid.

Complejo de Canalejas.
Complejo de Canalejas.
A pesar de su ascendente, el papel de Javier Arredondo estuvo cuestionado dentro de la propia organización. En 2010, una auditoría interna alertó sobre las malas prácticas, contrarias a los protocolos, que se realizaban desde su departamento. Uno de los puntos cuestionados era la estructura comercial tejida por Javier, ya que contrató a familiares y allegados, tanto para dentro del banco, en distintas zonas regionales, como para terceras empresas a las que el Santander recurrió luego como comercializadores de activos adjudicados.

Para cubrir su puesto, Apollo ha contratado a un directivo ajeno a la órbita del Banco Santander. El elegido ha sido Pol Clota, director comercial de Catalunya Caixa Inmobiliaria, la plataforma de la caja nacionalizada que está a punto de comprar la gestora Magic Real Estate. Mientras tanto, los galones inmobiliarios del veterano Luis Arredondo, encargado de situaciones especiales como la venta del complejo de Canalejas o el Edificio España, se reparten ahora entre Juan Portilla y Juan Ignacio Ruiz de Alda.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios