LA NUEVA EMPRESA PARTE CON 3.500 MILLONES EN VIVIENDAS DE OBRA NUEVA

Santander fusiona Altamira con la inmobiliaria de Banesto para crear la mayor de España

Banco Santander ha dado un nuevo paso para agilizar la gestión de los 8.600 millones que tiene en activos adjudicados por la crisis del ladrillo. La

Foto: Santander fusiona Altamira con la inmobiliaria de Banesto para crear la mayor de España
Santander fusiona Altamira con la inmobiliaria de Banesto para crear la mayor de España

Banco Santander ha dado un nuevo paso para agilizar la gestión de los 8.600 millones que tiene en activos adjudicados por la crisis del ladrillo. La entidad ha decidido fusionar Altamira, su inmobiliaria, con Mesena, la de Banesto, lo que dará lugar a la mayor empresa del sector. La integración de ambas, que el pasado año perdieron 927 millones de euros, se salda con un volumen de pisos valorados entre 3.600 millones de euros.

Así lo han confirmado fuentes próximas a Banco Santander, que ha adoptado esta medida con el objetivo de mejorar la gestión de su cartera de obra nueva. El grupo dirigido por Emilio Botín ha decidido dejar fuera de la nueva sociedad los activos de segunda mano o procedentes de embargos, que seguirán bajo la gestión de Santander y de Banesto por separado. También se queda fuera de la fusión Aktua, otra filial de Banesto dedicada a la gestión de activos inmobiliarios.

La integración de Altamira Santander Real Estate y de Mesena Servicios de Gestión Inmobiliaria va a dar lugar a la mayor inmobiliaria de España con muchísima diferencia sobre el resto. Sus 3.500 millones en viviendas en construcción o terminada multiplican por casi veinte los 180 millones de euros que Reyal Urbis tiene ahora mismo en nuevas promociones por vender. Una diferencia que refleja bien a las claras el enorme problema que tiene Santander en su balance

El mayor banco de España tiene una exposición al ladrillo de 32.000 millones de euros, de los que 8.600 millones son ya activos adjudicados. Esta cifra triplica la que tenía a principios de 2009, cuando constituiyó Altamria bajo la dirección de Manuel Castillo, exdirectivo de Inmobiliaria Colonial. La institución tiene un riesgo adicional de 6.700 millones en préstamos a clientes considerados dudosos y que ya han entrado en mora. Además, cuenta otros 3.900 millones calificados como subestándar, es decir, aquellos que el banco teme que se van a dejar de pagar.

De los 8.600 millones de adjudicados, un 45% corresponde a edificios terminados disponibles para la venta. En concreto, 3.753 millones brutos en viviendas finalizadas, más otros 521 millones en casas en construcción y 2.661 millones en suelo urbanizable. Como el banco ya ha provisionado el 50% de estos importe, el volumen neto es de 3.650 millones. Santander explica en los últimos años “ha considerado la adquisición / adjudicación como una herramienta eficiente en la resolución de créditos impagados frente a los sistemas de procesos legales”.

Comisiones por venta

Tanto en 2010 como durante 2011 continuó la reducción en las entradas netas de activos adquiridos y adjudicados, fruto de un mayor ritmo en el nivel de salidas (+12%) que en el de entradas (+8%). Según el informe anual del banco, “ya en el último trimestre del pasado año el saldo de estos activos ha presentado un leve descenso, esperando una tendencia a la reducción del mismo durante los próximos ejercicios”. El responsable de la gestión de las recuperaciones es Remigio Iglesias, director general adjunto del grupo.

Una percepción que contrasta con el aumento de la morosidad media del sistema financiero español hasta el 8%. Un alto directivo de otro banco indica que la entrada de impagados sigue a un ritmo muy alto, tanto de promotores como de particulares, por lo que atisba un mal 2012 en la cuenta de resultados ordinaria. Por este motivo, Santander ha decidido a su red de sucursales con abonarle la comisión de venta por cada vivienda que consigan colocar.

Tras la aprobación del Real Decreto-ley 2/2012, que establece los nuevos requerimientos para el saneamiento de los activos inmobiliarios del sistema financiero español, Grupo Santander tiene que cubrir riesgos por 6.100 millones de euros. Para adelantarse a estas exigencias, la entidad ya dotó 1.812 millones en el último trimestre de 2011, lo que permitió elevar la cobertura del 31 al 50%.  Su morosidad actual es del 5%.
Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
18 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios