asciende a remigio iglesias para controlar la mora

Botín pone a su mejor directivo al frente de una nueva división global de morosos

Banco Santander ha creado una nueva división de control de la morosidad, negocio que ha encargado a Remigio Iglesias, su mejor directivo en 2012

Foto: El presidente del Banco Santander (Emilio Botín)
El presidente del Banco Santander (Emilio Botín)

En la última convención de directivos, Emilio Botín hizo levantarse del auditorio a un ejecutivo al que puso como ejemplo para el resto de empleados. Era Remigio Iglesias, al que la semana pasada, el nuevo consejero delegado, Javier Marín, nombró director general global de una división mundial encargada de controlar la morosidad y acelerar la recuperación de los préstamos fallidos.

El buen funcionamiento del área inmobiliaria, que el año pasado ya vendió más casas de las que ingirió por impagos, ha llevado a Marín a exportar el modelo español a otros países en previsión de que pueda suceder lo mismo en mercados como el brasileño, el mexicano, el británico, el estadounidense o el alemán, las otras cinco grandes zonas comerciales del Santander.

La nueva área incluye cualquier préstamo que sea factible de entrar en mora, como créditos personales, leasin y renting de coches o barcos

El consejero delegado ha creado la División de Recuperaciones y Saneamiento de Activos (DRSA) con carácter global. Una nomenclatura que sustituye a la anterior, llamada División de Saneamientos de Activos del Sector Inmobiliario (DSASI). Un cambio de nombre que va más del mero baile de letras, ya que la nueva área no sólo incluye los fallidos procedentes del ladrillo, sino cualquier préstamo que sea factible de entrar en mora, como pueden ser los créditos personales, el leasing y el renting de coches o barcos.

De todo ello se encargará Remigio Iglesias, que ha tenido un ascenso meteórico en Banco Santander en los últimos dos años. De encargarse de Altamira Real Estate, la inmobiliaria creada por el grupo financiero para dar salida al stock de viviendas, ha pasado a ser el responsable de toda el área de recuperaciones de la entidad en España y, desde la semana pasada, de todo el mundo. Y con cargo de director general.

Según la nueva organización, todos los jefes de país deberán reportar a Iglesias la situación de sus carteras de créditos, los préstamos que estén calificados como subestándar –riesgo de impago– y los que ya son considerados morosos. El grupo tenía 38.051 millones de euros de riesgo dudoso y moroso al cierre de marzo, con una tasa de impagados del 4,76%.  

En España, este índice es del 4,12%, por encima del poco más del 2% del Reino Unido y Estados Unidos, así como de la división de financiación al consumo (3,98%) y de Latinoamérica (3,66%) sin contar Brasil. Sin embargo, este país, el que más aporta al beneficio del banco, el 26% del total, tiene una tasa de impagos del 6,90%, muy similar a la de Portugal.

Javier Marín y Emilio Botín. (Banco Santander)
Javier Marín y Emilio Botín. (Banco Santander)

Marín quiere evitar que la burbuja de Brasil le estalle al banco, que allí tiene concedidos 78.000 millones en créditos, más de la mitad de toda su cartera de Latinoamérica (149.000 millones a 31 de marzo).  En consecuencia, casi 5.400 millones en fallidos, cifra que puede crecer de forma significativa si la economía brasileña sigue deteriorándose.

El banco presenta sus cuentas del primer semestre este martes. Se da por hecho que la tasa de mora va a dar un nuevo repunte por la aplicación de la nueva normativa del Banco de España sobre las dotaciones por refinanciaciones de pymes. Tanto La Caixa como Sabadell y Popular, que hicieron públicos sus números de la primera mitad del curso la semana pasada, ya anunciaron un crecimiento de los impagados. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios