CON EL CONSENSO DE LOS CINCO MAYORES BANCOS

La banca consuma el desafío a Guindos y nombra a Roldán presidente de la AEB

Se consumó el desafío. Los cinco mayores bancos han mantenido su propuesta de que José María Roldán, ex director general del BdE, presida la AEB

Foto: José María Roldán (2 izda) (EFE)
José María Roldán (2 izda) (EFE)

Se consumó el desafío. Los cinco mayores bancos decidieron este lunes mantener su propuesta de que José María Roldán, exdirector general de regulación del Banco de España, presida la patronal AEB a partir del próximo mes pese a la oposición expresa del ministro Luis de Guindos. Este desafío se suma a otros como el mantenimiento de las cláusulas suelo y muestra la creciente debilidad del ministro frente al sector financiero, debilidad que también se ha plasmado en el reciente Real Decreto-Ley de Refinanciaciones, que ha incorporado prácticamente todas las exigencias de las entidades.

Roldán será el sustituto de Miguel Martín como presidente de la Asociación Española de Banca por un período de cuatro años. Según informa la AEB en un comunicado, el aspirante "cumple todos los requisitos legales exigibles". Los miembros del consejo de la AEB son Santander, BBVA, Sabadell, Popular y Bankinter.

Esta debilidad de Guindos coincide con los cada vez más intensos rumores de su salida del gabinete para presidir el Eurogrupo a partir de noviembre y la diáspora de altos cargos de Economía ante esta marcha. Esta sensación de "estar de salida" es la que ha envalentonado a los bancos, que habían enfriado la polémica sobre Roldán que estalló en noviembre. Asimismo, ya quedó solventado el principal argumento del ministro para oponerse al nombramiento: el temor a que la troika aplazara el fin del rescate por incumplir las obligaciones en materia de conflicto de interés que imponía el MoU (Memorándum de Entendimiento).

Como se recordará, la propuesta de nombramiento de Roldán provocó una furibunda reacción de Guindos, porque, a pesar del brillante currículum de Roldán y su experiencia internacional, la impresión que tenía era que el candidato había sido "copartícipe" de la crisis financiera por ser durante trece años el responsable de la regulación de las entidades. Además, la AEB lo consultó con Moncloa antes que con Economía. Este enfado se tradujo en una propuesta de modificación del régimen de incompatibilidades del Banco de España para elevar el período de seis meses que rige para los directores generales.

Ahora esta tormenta parece haber pasado a la historia. El secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, ha sido informado "previa y debidamente" de la propuesta, por lo que el consejo elevará el próximo 22 de abril el nombramiento de Roldán a la asamblea general de la AEB. Fuentes próximas a las entidades consultadas por EFE coinciden en que finalmente no ha habido objeción a Roldán desde el departamento que dirige Luis de Guindos.

El ministro de Economía Luis de Guindos. (Reuters)
El ministro de Economía Luis de Guindos. (Reuters)

De hecho, según las fuentes, los bancos trasladaron al Ministerio de Economía su disposición a considerar un candidato alternativo a Roldán por temor a un posible veto por su reciente cargo en el Banco de España. Sin embargo, a tenor de los acontecimientos, parece que en Economía habrían entendido que no hay razones para oponerse a que una patronal elija a su propio candidato, y más aún cuando ya se ha cumplido el periodo de incompatibilidad de seis meses que rige para los ex altos cargos del Banco de España.

Además, aunque los bancos veían "lógico" que alguien que conoce el sector como Roldán sea quien les representara, el Gobierno puso el grito en el cielo por la facilidad con la que algunos directivos pasan del ámbito público al privado, lo que coloquialmente se conoce como el efecto de "la puerta giratoria". Tanto era así que De Guindos aprovechó para incidir a principios de noviembre en una conferencia organizada por el Banco Santander que era "fundamental que, desde el ámbito público y desde el privado", se trabajara "con ética, transparencia y sentido de responsabilidad".

Esa afirmación la hizo ante el banquero Emilio Botín, con quien el ministro tuvo ocasión de hablar un buen rato –según algunos testigos– antes de ir al Senado y anunciar que el Gobierno ampliaría de seis meses a dos años el plazo de incompatibilidad de los altos cargos del Banco de España hasta igualarlo con el de la Administración. No obstante, ese cambio normativo se haría pensando en el futuro y en ningún caso tendría efectos retroactivos, por lo que De Guindos insistió en que el Gobierno no vetaba a nadie para que presidiera la patronal bancaria e insistía en que no tenía un candidato para ese cargo. 

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios