Es noticia
Menú
Órdago de los Sampedro a los fondos buitre: quedarse con Codere sin pagar la deuda
  1. Empresas
piden una moratoria y mantener el control

Órdago de los Sampedro a los fondos buitre: quedarse con Codere sin pagar la deuda

El primer accionistas del líder español del juego propone a los acreedores una moratoria de los intereses de la deuda tras reconocer su insolvencia.

Foto: Foto: www.codere.com
Foto: www.codere.com

¿Se puede mantener el control de una compañía y no pagar la deuda a los acreedores sin que estos ejecuten las garantías?A juicio de la familia Martínez Sampedro, máximos accionistas de Codere, sí. Porque esta es la propuesta que el principal accionista del líder español del juego ha presentado a los fondos buitre y a los bonistas, a los que les adeuda algo más de 1.100 millones de euros tras reconocer su insolvencia.

Después de admitir el pasado martes que no dispone de liquidez suficiente para abonar el cupón de una emisión de bonos de 760 millones y aplazar hasta el 6 de febrero el pago de 127 millones de una línea especial de crédito, el mayor accionista de Codere –tiene actualmente 70% del capital– ha planteado a los acreedores una solución que se basa en dos factores principales.

El primero de ellos es que los Martínez-Sampedro mantendrán en cualquiera de los casos el control de la compañía. Es decir, al menos el 51% del capital. En ningún escenariotragarían con ser 'empleados' de Canyon, GSO y Blackstone, los tres fondos más activos.El segundo es la aceptación de lo que la familia denomina “una moratoria de intereses”. O lo que es lo mismo, dejar de atender la deuda durante al menos tres años, lo que sería una quita encubierta.

De esta manera, la compañía ganaría tiempo para poder vender algunos de sus activos en América Latina, principalmente sus negocios en México y Argentina, ya fuera mediante la entrada de socios o con la realización de una oferta pública de venta (OPV), operaciones con las que obtendría liquidez para devolver el dinero a los inversores y que irían acompañadas de una emisión de deuda desde un nuevo holding latinoamericano.

Ambas condiciones son innegociables por parte de los actuales gestores de Codere, que han rechazado el planteamiento realizado por los hedge funds y por los bonistas. La oferta de los inversores institucionales consiste en el canje de la deuda por capital de forma inmediata, de tal forma que los fondos distress se quedarían con el 85% del capital y los Sampedro con el 15%. Así se ha hecho con la mayoría de las inmobiliarias españolas, como Colonial, Metrovacesa y Vallehermoso, y con otras de distribución como Panrico y Dinosol, u hospitales, como USP.

Sin embargo, la familia estima que esa posibilidad no está contemplada en la legislación española, que sólo acoge la figura del concurso de acreedores, por lo que, de no alcanzar un acuerdo, los Sampedro llevarán a Codere a la antigua suspensión de pagos. La compañía ya presentó el preconcurso el pasado 2 de enero, día a partir del cual dispone de cuatro meses para negociar una solución amistosa con los acreedores. De lo contrario, el juez nombrará un administrador que, tras valorar la situación patrimonial, propondrá una quita.

Con las posturas tan dispares, el punto de encuentro no parece fácil.Aunque tanto los dueños del grupo de bingos y máquinas tragaperras y los bonistas tienen posiciones muy alejadas, ambas partes quieren seguir negociando. Codere considera que, de no lograr una rebaja de los costes de financiación, 2014 seguirá la senda de las pérdidas con las que con total seguridad se cerrará la cuenta de resultados de 2013.

Tras el impago o default del pasado martes, la situación puede acelerarse si los bonistas deciden ejecutar las garantías. De momento, estos inversores institucionales, entre los que están hedge funds como Cyrus, Monarch y Silver Point, no se han pronunciado. Tampoco han querido hacerlo los Martínez Sampedro, que al mismo tiempo están renegociando su deuda personal, la cual ronda los 500 millones de euros, una situación que se parece a echar el resto en una partida de póker.

¿Se puede mantener el control de una compañía y no pagar la deuda a los acreedores sin que estos ejecuten las garantías?A juicio de la familia Martínez Sampedro, máximos accionistas de Codere, sí. Porque esta es la propuesta que el principal accionista del líder español del juego ha presentado a los fondos buitre y a los bonistas, a los que les adeuda algo más de 1.100 millones de euros tras reconocer su insolvencia.

Deuda Hedge funds José Antonio Martínez Sampedro Blackstone
El redactor recomienda