CENTERBRIDGE PIERDE SU OPCIÓN PREFERENTE

Los fondos Värde y Kennedy Wilson se llevan la inmobiliaria del Banco Popular

Otra operación más. Siguiendo los pasos del Banco Santander, esta vez es el Popular el que vende su negocio inmobiliario, su particular banco malo

Foto: El consejero delegado del Banco Popular, Francisco Gómez (EFE)
El consejero delegado del Banco Popular, Francisco Gómez (EFE)

Otra operación más. Siguiendo los pasos del Banco Santander, esta vez es el Banco Popular el que vende su negocio inmobiliario, su particular banco malo aglutinado en torno a Aliseda. Al contrario de lo previsto, como llegó a publicar este diario, el comprador ha resultado ser la pareja de fondos formada por Kennedy Wilson y Varde, que han dejado sin efecto la opción preferencial que tenía Centerbridge, otro de los inversores que se había colado en la puja final.

A falta de dos semanas para acudir al notario (próximo 5 de diciembre), Banco Popular se ha decantado finalmente por la oferta de Varde Partners y Kennedy Wilson. Los dos fondos se hacen con la gestión de créditos con garantía hipotecaria por valor neto de 9.350 millones y activos adjudicados por otros 6.500 millones. Aunque el importe todavía se desconoce, fuentes oficiosas sitúan por encima de los 500 millones de euros la oferta ganadora de los inversores.

De esta manera, Kennedy Wilson y Varde Partners siguen consolidando su posición como nuevos operadores del mercado nacional. La pareja de fondos compró hace meses la gestora de Catalunya Banc (sus activos están transferidos al Sareb) por cerca de 300 millones de euros. Ahora, podrán integrar esa estructura de gestión y recobro con la del Banco Popular, dando pie a un mayor volumen de negocio (comisiones) y también a sinergías operativas.

Tras el anuncio de hoy, Banco Popular da por concluido el proceso de venta que encargó a la vuelta del verano a la consultora KPMG. El apetito existente en el mercado y la necesidad de hacer caja con su cartera de stock inmobiliario han permitido cerrar el mandato antes de fin de año. En el caso de Aliseda, el formato de subasta competitiva había hecho que las ofertas más bajas representadas por FortressWillbur Ross y Lone Star quedaran fuera en el primer corte.

Las expectativas del equipo comandado por el consejero delegado Francisco Gómez pasaban por sacar más de 500 millones, por lo que la venta se quedó reducida a una terna de candidatos formada por los fondos de inversión estadounidenses Cerberus, Centerbridge y Kennedy Wilson. En principio, según fuentes implicadas en el proceso, la compra de Aliseda quedó reducida a los dos primeros fondos, teniendo Centerbridge una opción preferente sujeta a condiciones.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios