PRINCIPALES CANDIDATOS JUNTO A kENNEDY WILSON

Cerberus y Centerbridge opositan en la puja a la baja por el ladrillo del Popular

Fondos como Fortress, Loan Star y Willbur Ross se descartan en la compra de Aliseda al considerar excesivo la valoración exigida por Banco Popular.

Foto: Cerberus y Centerbridge opositan en la puja a la baja por el ladrillo del Popular

La subasta por Aliseda, la inmobiliaria de Banco Popular, entra en su puja final con una batalla de precios que ha provocado la retirada de tres de los candidatos. Según indican distintas fuentes, Fortress, Willbur Ross y Lone Star se han borrado del proceso por las elevadas valoraciones que pedía la entidad dirigida por Francisco Gómez. En consecuencia, se han quedado como candidatos Cerberus, Centerbridge y Kennedy Wilson.

KPMG, el asesor de Banco Popular, se encontró la semana pasada con la sorpresa de que algunos de los preseleccionados para quedarse con Aliseda se echaron atrás a la hora de presentar una oferta indicativa. La decisión se debió a que no querían “entrar en el juego perverso de poner un precio elevado por algo que sabes que vale mucho menos para pasar a la fase final”, según explica uno de los fondos que estuvo analizando las cuentas y la cartera de Aliseda.

El problema radicó en las pretensiones de ingresos de Popular, que había deslizado que su inmobiliaria podía tener una valoración que oscilaba entre los 600 y los 700 millones de euros. Por el contrario, los fondos que se han retirado de la subasta entendían que la tasación real de Aliseda se acercaba más a los 450 millones y con parte de este importe en forma de pago aplazado condicionado a resultados.

Esta diferencia de valor de entre el 25 y el 35% es lo que ha llevado a Fortress, Willbur Ross y Loan Star a descartarse en la subasta tras consultar con sus cuarteles generales de Londres. “Si miras la cartera de Aliseda, es muy parecida a la de Servihabitat y mira por lo que la vendió La Caixa”, argumentan algunos de los compradores en referencia a los 370 millones en los que se tasó la inmobiliaria del banco catalán. La de Popular tiene activos inmobiliarios por 12.000 millones y una cartera de préstamos de 8.000, 20.000 millones en total, que comparan con los 22.000 que gestiona la entidad catalana.

Así las cosas y salvo cambio de última hora, los fondos que han quedado en la fase final de la subasta son Cerberus, Centerbridge y Kennedy Wilson. El primero se hizo con la gestión de la plataforma inmobiliaria de Bankia, por la que apenas pagó 30 millones, pese a que las estimaciones iniciales apuntaban a 120. El segundo adquirió la filial del ladrillo de Banesto, mientras que el tercero fue el comprador de la empresa en la que CatalunyaCaixa aglutinó los activos embargados durante la crisis.

Aliseda perdió 910 millones de euros en 2012, debido a los 1.121 millones de dotaciones que tuvo que hacer Banco Popular para cubrir la entrada de fallidos. Un agujero que obligó a la entidad matriz a ampliar capital por 514 millones, hasta los 818, para equilibrar el patrimonio de la filial.

La venta de Aliseda espera cerrarse en las dos próximas semanas, según confirmó Francisco Gómez en la presentación de los resultados del tercer trimestre. La operación coincide en el tiempo con el traspaso de la mayoría del capital de Altamira Real Estate, la división inmobiliaria de Banco Santander, por la que pugnan como finalistas Cerberus, Centerbridge –los dos grandes candidatos por Aliseda–, Apollo y Starwood, según fuentes próximas a la operación.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios