REDUCEN CAPITAL PARA ABSORBER PÉRDIDAS

Alicia Koplowitz y sus socios salen al rescate de su cadena de hoteles de lujo

La hermana de la mayor accionista de FCC ha puesto en cintura a su cadena de hoteles de lujo tras sufrir pérdidas continuadas durante los últimos años

Foto: Hotel Hospes Maricel en Mallorca. (http://www.hospes.com/)
Hotel Hospes Maricel en Mallorca. (http://www.hospes.com/)

El encanto cotiza a la baja, aunque sea el de Alicia Koplowitz, una empresaria de éxito. Pero ni ella ni su excelso equipo de gestores dirigido Óscar Fanjul, expresidente de Repsol, le han evitado sufrir el impacto de la crisis en algunas de sus inversiones, especialmente las hoteleras. La hermana de Esther Koplowitz ha tenido que recapitalizar Hospes Hoteles Infinite Places, su cadena de establecimientos de "lujo con encanto", cuya cúpula directiva ha sido sustituida.

La compañía ha tenido que llevar a cabo una reducción de capital de 35,5 millones de euros para absorber las pérdidas de ejercicios anteriores y reequilibrar el agujero de su balance, ya que su patrimonio neto era inferior a la mitad de su capital social. Según la ley de sociedades, esta situación había llevado a Hospes Hoteles a estar en “causa de disolución”, coyuntura que los accionistas han resuelto con la citada operación, tras el toque de atención recibido por PricewatherhouseCoopers. El auditor ya había puesto salvedades a las cuentas de ejercicios precedentes por tener un fondo de maniobra negativo de 43,7 millones.

Además de Alicia Koplowitz, que tiene el 33% de las acciones, la cadena hotelera está participada por el grupo Areyhold, de la familia Yera, y Telescom, de la familia Hernández López, de Ebro Puleva. Todos han tenido que aportar fondos en distintas ocasiones debido a las pérdidas continuadas de los establecimientos premium. La última este mismo año, en la que han tenido que inyectar 1,85 millones “para fondear las necesidades operativas de 2013”, según indica la compañía.

La intervención financiera de los socios ha ido acompañada de medidas operativas, como una importante reducción de la plantilla para aquilatar los costes, la venta de uno de sus hoteles emblemáticos, el Lancaster de París, y el relevo de la cúpula directiva. El grupo prescindió a principios de año de su consejero delegado, Antonio Pérez Navarro, que fue reemplazado antes del verano por Alfonso Jordán, nombrado adjunto al presidente.

Jordán fue exdirector general del Hotel Ritz de Barcelona y de Madrid y exdirector general del InterContinental de Madrid. Su llegada fue acompañada por el fichaje de Manuel Olivares, que había trabajado durante 17 años en el Hotel Ritz de Madrid, en el que desempeñó distintas funciones como la de director residente, director comercial adjunto o director nacional de ventas. Durante dos años fue director adjunto del Hotel Intercontinental de la capital de España, y durante los últimos cinco, director general del Hostal La Gavina 5 Estrellas Gran Lujo.

El Ritz, al mejor postor

Hospes confía en que Jordán enderece las cuentas del grupo, que de momento ha conseguido elevar la tasa de ocupación hasta el 85% en 2013. No obstante, lo que más tranquilidad ha dado a Alicia Koplowitz, Vera y Hernández López han sido los 60 millones de euros ingresados en 2012 por la venta del hotel de París, lo que le ha permitido reducir la deuda a casi la mitad de sus algo más de 120 millones de pasivo. La operación les reportó un beneficio un tanto superior a los 3,8 millones de euros, que no compensaron las pérdidas operativas del resto de establecimientos.

Lo que ha quedado en el olvido es el plan de expansión que los dueños de Hospes diseñaron en 2008. Con la crisis ya en ebullición, la cadena anunció una inversión de 100 millones de euros para abrir 10 hoteles, tanto en España como en el extranjero. El objetivo era instalarse en ciudades como Murcia, Jerez de la Frontera, Málaga y Pamplona, así como en destinos del Viejo Continente como Estocolmo, Londres, Hamburgo, Múnich, y Viena.

Al contrario, Alicia Koplowitz está más bien de salida del sector. Al programa de costes y de desinversiones en Hospes, se suma la posible venta del Hotel Ritz de Madrid, adquirido en 2003, junto con su socio Orient Express. Aunque ninguno de los dos inversores ha dado un mandato formal para buscar compradores, fuentes financieras aseguran que tanto la hermana de Esther Koplowitz como la cadena estadounidense se desprenderán del histórico emplazamiento si les llega una buena oferta

La empresaria y su partner pagaron 120 millones por el hotel de cinco estrellas situado en la céntrica plaza de la Lealtad de Madrid. Pero la inversión ha sido mucho mayor después de diez años hospedados en su capital, ya que, como ha ocurrido con Hospes, le han tenido que aportar fondos para subsanar las cuentas.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios