EL BANCO MALO TIENE 320 MILLONES EN IRM

Sareb lleva a concurso activos de Polaris World y hace un roto a Sabadell y Popular

Sareb, el banco malo, va a provocar importantes pérdidas a sus accionistas Sabadel, Popular y Caixa, amén de al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), con su

Foto: Sareb lleva a concurso activos de Polaris World y hace un roto a Sabadell y Popular

Sareb, el banco malo, va a provocar importantes pérdidas a sus accionistas Sabadell, Popular y Caixa, amén de al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), con su negativa a refinanciar a la sociedad IRM, que agrupa los activos adjudicados por la banca de Polaris World. Debido a esta negativa, IRM (Inversiones en Resorts Mediterráneos) presentó ayer concurso voluntario de acreedores con una deuda de 630 millones (de los que Sareb tiene 309 millones, traspasados de Bankia y Banco de Valencia) y unos préstamos participativos por 581. La razón de esta actitud es que Sareb tiene prelación en el cobro respecto a los bancos, por lo que se quedará con todos los activos de esta instrumental, entre los que hay numerosos suelos o el Hotel Intercontinental de Murcia.

IRM fue creada en 2009 para gestionar los activos que se adjudicaron cuatro entidades financieras (CAM, Bancaja, Banco de Valencia y Popular) en la refinanciación de Polaris World para evitar el concurso de acreedores de este conglomerado de empresas murcianas, icono de la burbuja inmobiliaria. Estos activos eran los menos líquidos, es decir, sobre todo suelo rústico en Alhama de Murcia, donde se intentó que se instalara el proyecto fantasma del parque de la Paramount. Con las fusiones en el sector financiero, CAM fue absorbida por Sabadell, Banco de Valencia por La Caixa y Bancaja se fusionó con Caja Madrid y otras cinco cajas para formar Bankia. Y en diciembre del año pasado, la deuda de IRM con Bankia y Banco Valencia fue traspasada a Sareb.

Tras estos movimientos, la situación de IRM quedó de la siguiente manera. Su capital, compuesto por préstamos participativos, se divide en 164 millones de Sabadell, 144 millones de Bankia, 137 millones de Caixa (Banco de Valencia), 124 millones de Popular y 12 de Sareb procedentes de Bankia (en teoría, las participaciones empresariales no se traspasaron). En cuanto a la deuda financiera, el grueso corresponde al banco malo, 309 millones (167 procedentes de Banco de Valencia y 142 de Bankia) , mientras que Sabadell tiene 185 y Popular, 136.

Belén Romana, presidenta de sareb (Efe)
Belén Romana, presidenta de sareb (Efe)

Según fuentes conocedoras de la situación, IRM estaba negociando un acuerdo que permita dar una salida a los activos de la sociedad, pero la duración del proceso ha provocado su incapacidad para hacer frente a sus compromisos de pago. Popular y Sabadell eran partidarios de refinanciar para tener una posibilidad de recuperar su dinero en el futuro. Pero Sareb ha puesto la proa y ha forzado el concurso voluntario. Esta figura supone que la empresa tiene cuatro meses para llegar a un acuerdo con sus acreedores; de lo contrario, pasará definitivamente a concurso normal de acreedores, la antigua suspensión de pagos.

Sareb contra sus accionistas

Resulta paradójico que la banca se niegue a refinanciar a una sociedad que pertenece a la propia banca. La explicación reside en que Sareb es acreedora pero no accionista (apenas 12 millones) de IRM. Y resulta que, según el Real Decreto-Ley 1559/2012 por el que se creó el banco malo, este tiene prelación en el cobro frente a los bancos, con lo que sería el adjudicatario de la totalidad de los activos de la sociedad al valor de tasación actual. Es decir, Sareb se salvaría (aunque, aun así, tendría que asumir una pérdida porque estos activos están muy depreciados y valen menos que sus 300 millones) y los demás lo perderían todo.

Esta actitud responde, según fuentes cercanas a la sociedad semipública de gestión de activos, a que Sareb prefiere adjudicarse activos para venderlos, que es para lo que está diseñada, a dedicarse al recobro de préstamos. Además, en este caso hay que añadir las enormes dudas sobre la posibilidad de que esta empresa tenga capacidad alguna vez para devolver estos préstamos. Por ello, prefiere llevarla a concurso antes que mantenerla como una empresa zombie. Sareb ya había dado muestras de este pragmatismo en Realia, donde prefirió canjear un préstamo participativo por acciones cotizadas en bolsa ante las escasas posibilidades de recuperar algo en caso de concurso de acreedores.

Pero esta actitud tiene consecuencias muy graves para los demás implicados en IRM. Para empezar, para sus propios accionistas, que aparte de la pequeña pérdida que asumirá Sareb tendrán que provisionar toda su exposición a este vehículo. Hay que recordar que La Caixa ha invertido 581,2 millones en Sareb (entre capital y deuda subordinada), Sabadell 321,3, y Popular, 276,3. Y también saldrá perdiendo el FGD, que garantiza el 80% de las pérdidas de la deuda de Sabadell heredada de la CAM gracias al esquema de protección de activos (EPA) concedido al banco catalán. No está claro si este EPA protege también su participación en el capital de IRM, así como la de La Caixa heredada de Banco de Valencia.

Polaris World, la empresa de la que proceden los activos de IRM, está prácticamente vacía de contenido puesto que la banca acreedora se adjudicó también los activos buenos (principalmente vivienda terminada junto a sus campos de golf) y los consiguió vender con descuentos de hasta el 60%. Icono de la burbuja inmobiliaria, fue fundada en 2001 por Facundo Armero y Pedro García Meroño, promotores inmobiliarios de Torre Pacheco, que se lanzaron a una fuerte campaña de expansión de sus proyectos en la costa murciana, que incluía publicidad masiva en España y el extranjero.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios