"HA IDO GIRANDO HACIA LA SOCIALDEMOCRACIA"

Magdalenas contra narcopisos: Carmena se dejó la alcaldía en los barrios pobres

La desatención a los barrios más humildes de la capital, unida a una política personalista y pobre en alianzas, ha impedido la continuidad de Carmena en la alcaldía

Foto: Manuela Carmena, alcaldesa en funciones de Madrid. (EFE)
Manuela Carmena, alcaldesa en funciones de Madrid. (EFE)

“Sígueme, este es mi camino al trabajo”, dice Justo, en la Avenida de la Albufera, en Vallecas. “Una, dos, tres y antes de llegar al metro, cuatro”, dice contando las casas de apuestas. “En mi calle hay varios narcopisos, uno de ellos en mi edificio, son mis vecinos de abajo. Tengo que cuidar que mis hijos no se enganchen a la droga y al juego, porque lo tienen más a mano que nunca. Y todo eso ha sucedido con Carmena en la alcaldía”.

Justo, de 42 años, sostiene que votó a Carmena en 2015, pero que esta vez se quedó en casa. Ya no se siente representado por una alcaldesa que prometió espolear la periferia de la ciudad y al final se lo jugó todo al centro. “Los carteles de San Isidro, Madrid Central, las fiestas con los Javis y las magdalenas están muy bien, pero solo representan a un madrileño muy concreto, el moderno de Lavapiés y Malasaña. Se olvidó la alcaldesa de las clases obreras de los barrios, que no solo somos más que los modernos sino que estamos mucho más jodidos”, sentencia Justo camino de la estación de metro de Portazgo.

Vallecas, Latina y Hortaleza son los barrios de Madrid en los que más voto perdió Carmena el domingo. En estas tres plazas se dejó 11.000 de los 15.000 votos que se han esfumado de las urnas de Más Madrid. La desafección de los barrios obreros ha ido cristalizando, sin soluciones desde Cibeles, durante toda la legislatura. Los vecinos lamentan que los problemas endémicos de los humildes, como los narcopisos, la suciedad en las calles, el abandono escolar o la epidemia de las salas de juego, no hayan sido prioridad para una alcaldesa progresista, y sí en su lugar otras medidas más llamativas como Madrid Central. De hecho, 23 barrios se conformaron el año pasado en la Asamblea por los Barrios del Sur para denunciar el abandono de estas zonas y exigir al ayuntamiento un plan contra la vulnerabilidad al sur de la M-30.

En muchos barrios, el ayuntamiento no se ha dejado sentir hasta las últimas semanas

La respuesta del ayuntamiento llegó en forma de un importante incremento presupuestario, hasta los 311 millones, para los barrios del sur para proyectos que seguramente inaugurará Almeida. Y aquí las reformas en Centro, aunque esté a cinco kilómetros, quedan muy lejos: "Yo voy al centro una vez en navidades y a lo mejor otra el resto del año, así que fíjate lo que estoy disfrutando de Madrid Central y de las nuevas aceras de Gran Vía", dice Lucía, trabajadora de Renfe, mientras baja por el bulevar de Vallecas, donde por fin han comenzado las obras. "Aquí apenas se hace nada, pero algo nos cae, como el carril bici de la Albufera y este bulevar, pero tengo familia en Usera y por allí sí que no han visto al ayuntamiento", dice.

Magdalenas contra narcopisos: Carmena se dejó la alcaldía en los barrios pobres

El bulevar de Vallecas es un buen ejemplo de mal 'timing' político. Se cerró al tráfico en 2015, pero unas obras en calles aledañas obligaron a posponer la peatonalización hasta esta semana. En consecuencia, los vecinos fueron a votar en el peor momento de una obra: cuando está el suelo levantado y se crean atascos por la falta de accesos y plazas de aparcamiento. No es la única obra que se engancha en el calendario: el ayuntamiento, aunque ha acelerado en los últimos meses, apenas ha ejecutado el 15% de las reformas presupuestadas para los distritos. Así, en zonas como Puente de Vallecas, donde hace un mes ganó Podemos en las generales, el domingo se impuso el PSOE.

Gran parte del apoyo en estos barrios se lo garantizaban a Carmena la red de estructuras colectivas que la auparon a la alcaldía, de asociaciones con influencia en grupos de ciudadanos, pero de las que luego prescindió. "El primer día dio un manotazo en la Mesa de Ahora Madrid, lo más parecido que teníamos a una ejecutiva de partido, y dijo que no se sentía ni mínimamente comprometida con lo que allí se estaba haciendo", dice un exdirigente de Ahora Madrid. "Carmena no comprendió que eran esos colectivos los que la habían llevado al ayuntamiento y nunca los escuchó. La campaña de 2015 fue en los barrios, esta, con Almodóvar y Los Javis. En esto tiene mucha culpa Pablo Iglesias porque, en vez de llamarla al orden, lo que hizo fue acercarse a ella lo máximo posible, porque en 2015 la imagen de Carmena, nada más ganar las elecciones, era lo más 'cool' que había", continúa.

"Con Podemos riéndole las gracias, Carmena se empoderó al máximo. Prácticamente desde el primer año tomaba las decisiones sin consultar a nadie, al menos de fuera de su círculo, si acaso a Luis Cueto, que para colmo es su sobrino político", dice el exdirigente. "Mientras se forjaba un gran carisma entre los ciudadanos, que la consideran una abuelita entrañable, la izquierda madrileña ha estado mordiéndose la lengua. Primero fueron las estructuras colectivas, luego los concejales que Cueto llamó 'elementos de extrema izquierda' y por último se ha enfrentado contra Podemos: Carmena, en cuatro años, no ha hecho un solo aliado político más allá de Errejón, y este es un episodio inédito", dice.

Para otro directivo, este de Podemos, la debacle de Carmena tiene un cariz más estructural: "Carmena, como Colau, era perfectamente consciente de las condiciones que se dieron en su elección. Era un tiempo de crisis política y de búsqueda de soluciones alternativas, de cambios radicales. Y ella sabía, como también Errejón o Iglesias, que para ganar estas elecciones debía ser algo más que el cambio, porque ya no encajaba en ese vestido", explica.

"Y Manuela, que ha tenido un balance de Gobierno claramente positivo, ha ido girando hacia posiciones socialdemócratas, a ser un émulo del PSOE. A Pepu le ha hecho un roto definitivo, pero por el camino se ha dejado a Sánchez Mato y a otro montón de compañeros ilusionados en una política realmente de izquierdas. Sé que esto suena a que cada uno tenemos una izquierda verdadera en la cabeza, pero cuando los socialistas tienen que frenarte la Operación Chamartín, es que algo pasa... ¡Se suponía que nosotros veníamos a hacer eso!", dice el dirigente.

Cuando los socialistas te tumban la Operación Chamartín, algo pasa

Por último, Carlos Sánchez Mato, el candidato de Madrid en Pie que se ha mostrado más crítico con Carmena, llama a entablar puentes para rehacer la izquierda madrileña. "Es un día muy triste para Madrid", dice a este periódico. "Si pudiera decirse que fue mi candidatura la que ha generado esos resultados, sería fácil. Pero desgraciadamente las causas son profundas, como demuestran los números y la abstención en los barrios trabajadores. La izquierda no sumó ni los votos ni los concejales necesarios para gobernar, un improbable trasvase de nuestros votos a otra candidatura no lo hubiese arreglado", continúa el exconcejal de Ahora Madrid.

"Acepto y analizo las críticas, pero creo que nos haríamos un flaco favor si no intentásemos entender unos resultados motivados por muchos factores y expectativas no cumplidas. Ojalá se tiendan puentes lo antes posible, con responsabilidad, generosidad y humildad", remacha Sánchez Mato.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
53 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios