reunión de trabajo del candidato de erc

Valls frustra un tripartito con Colau y Ernest Maragall ya diseña los ejes de su Gobierno

El ganador de los comicios tiene ente sí varias posibilidades: desde intentar gobernar en solitario hasta armar un tripartito que, a estas alturas, se antoja imposible

Foto: El candidato de ERC al Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, junto a la eurodiputada electa Diana Riba. (EFE)
El candidato de ERC al Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, junto a la eurodiputada electa Diana Riba. (EFE)

La alcaldía de Barcelona seguirá en el aire durante los próximos días y todo apunta a que el republicano Ernest Maragall será el alcalde de la capital catalana sin mayores problemas. Maragall y la hasta ahora alcaldesa, Ada Colau, han empatado a concejales (Maragall sacó casi 5.000 votos más que su oponente), pero ambos están muy lejos de la mayoría absoluta necesaria para tener el control del consistorio. El ganador de los comicios tiene ente sí varias posibilidades: desde intentar gobernar en solitario hasta armar un tripartito que, a estas alturas, se antoja imposible. Nadie está en condiciones de aunar los intereses de tres fuerzas municipales en torno a un proyecto común, al menos de momento.

La líder de Junts per Catalunya (JxCAT), Elsa Artadi, se ha puesto ya a la disposición del republicano por si quiere gobernar la ciudad. Barcelona es un baluarte que los independentistas quieren poner en valor y utilizar como altavoz de sus reivindicaciones. Solo un tripartito formado por la ‘común’ Colau, el socialista Jaume Collboni y el ‘ciudadano’ Manuel Valls podría hacerle sombra. Pero, como reconocen a El Confidencial desde el círculo más cercano a Maragall, “esta alternativa es muy compleja, ya que implica acuerdos de los comunes con Valls y eso no es fácil”.

Valls frustra un tripartito con Colau y Ernest Maragall ya diseña los ejes de su Gobierno

Desde las filas de Ciudadanos se abunda en esta tesis. “Es muy difícil que podamos apoyar un Gobierno de Colau. Por eso, Maragall será, con toda probabilidad, el nuevo alcalde de Barcelona. No hay alternativa posible”. ¿Por qué? Porque Valls ya dijo por activa y por pasiva que solo hay dos cosas que jamás haría: votar a un independentista y votar a un populista. Considera a Maragall independentista, y a Colau, populista. La propia Colau descartó cualquier pacto con Valls o Ciudadanos. Son proyectos y estrategias incompatibles. Por tanto, desde la oposición no hay pacto posible para desbancar a Maragall. Aunque en algún momento llegó a circular la información de que era posible el acuerdo BeC-PSC-Ciudadanos, desde estas formaciones se insiste en que es falso. No es nada fácil que Valls se alíe con los comunes, de la misma manera que no es nada fácil que los comunes se alíen con JxCAT. Así, las diferencias irreconciliables de la oposición dejan el camino expedito a Ernest Maragall.

Por otro lado, aunque Colau convocó a la prensa este lunes por la tarde para reclamar la apertura de conversaciones con ERC y PSC para conformar un tripartito de izquierdas en la capital catalana, la cosa no está fácil: Maragall y PSC son también incompatibles, por lo que es imposible juntar a tres formaciones diferentes bajo un mismo paraguas. Y Colau no admitirá que Cs o JxCAT sean socios. Por tanto, cada uno depende de sus propias fuerzas. Y ahí Maragall tiene las de ganar.

Primera reunión de trabajo

Este lunes, el candidato republicano ya realizó la primera reunión de trabajo de los concejales electos de ERC para estudiar la situación. “Hay que esperar hasta el miércoles para conocer el recuento final de todos los votos, puesto que los dos concejales del PP penden de un hilo y pueden ir a ERC y a PSC. Pero, en esencia, nada cambiará. Y llegaremos al 15 de junio a formalizar el nuevo Gobierno municipal con Ernest de alcalde”, explica a este diario una fuente cercana al líder municipal de Esquerra.

En la citada reunión, se valoraron los resultados tanto de Barcelona como de Cataluña y se pusieron los cimientos de la filosofía que tendrá el nuevo equipo de gobierno. “En Barcelona, hemos doblado los votos, lo cual nos coloca en una situación histórica. Ha sido un resultado impresionante”. También se dibujaron, a vuelapluma, algunos de los problemas más perentorios que tiene la ciudad, entre los que destaca la alarmante inseguridad ciudadana, que se ha incrementado en los últimos meses. El hasta ahora concejal Jordi Coronas será el responsable de ese sector, una de las ‘patatas calientes’ que ha dejado Ada Colau en el consistorio.

El ex primer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls. (EFE)
El ex primer ministro francés y candidato a la alcaldía de Barcelona, Manuel Valls. (EFE)

Maragall también lanzó este lunes una oferta a sus rivales: dejó sobre la mesa un posible acuerdo con JxCAT y los comunes. Tendió la mano a sus dos rivales, aun a sabiendas de las abismales diferencias que tienen entre ellos. Entre los tres, tendrían 25 concejales, los suficientes como para ser investido en primera vuelta. Era una propuesta retórica. Con ello, escenificaba lo que considera “un Gobierno municipal de amplio espectro”. Pero es demasiado amplio espectro. Desde las filas de Colau, esa posibilidad no es contemplada, porque JxCAT produce en Colau tanto rechazo como Ciudadanos o Manuel Valls. Por ello, el candidato de Esquerra podría contar solo con los votos a favor de los de Puigdemont. Eso no le importa mucho, porque el frente opositor es imposible y, por tanto, su carrera hacia la alcaldía es imparable.

Un Gobierno progresista e independentista

La intención de Maragall es gobernar con apoyos puntuales de sus rivales. “La apuesta es por un Gobierno progresista e independentista, lo que nos permitirá pactar tanto con los comunes de Colau como con JxCAT”, subrayan las fuentes. El candidato de ERC no es un novato en estas lides: ya fue el cerebro económico del equipo municipal de Barcelona cuando su hermano Pasqual Maragall era alcalde y luego fue consejero de la Generalitat en varias ocasiones. Es decir: tiene tablas y experiencia en gestión pública. Pero tiene una línea roja: no pactar con el PSC, el partido del que él mismo proviene.

Valls frustra un tripartito con Colau y Ernest Maragall ya diseña los ejes de su Gobierno

En su entorno insisten en detallar que “su objetivo es formalizar un Gobierno municipal progresista. Gobernará para el 100% de la población. Es una de las obsesiones que tiene. Y su segunda máxima es acabar con las desigualdades de la ciudad y atacar a fondo problemas sectoriales como los de la vivienda, la seguridad, la movilidad o la desigualdad. Pero como Barcelona no es Honolulú, también luchará por hacer visible y denunciar la falta de libertades y la vulneración de los derechos civiles”.

De ese modo, uno de sus primeros gestos será visitar en la prisión de Soto del Real a Joaquim Forn, cabeza de lista de JxCAT y encarcelado como miembro del Govern que organizó el referéndum ilegal del 1-O. Para materializar ese gesto, invitó a la actual alcaldesa, Ada Colau, a que le acompañara. La candidata morada declinó la invitación. "No compartimos modelo de ciudad con JxCAT", se excusó la primera edil en funciones. Es solo una imagen, un aspaviento que ya se verá si se traslada a decisiones municipales en el futuro próximo. De lo que no hay duda es de que Maragall no se quedará quieto: el ayuntamiento, en sus manos, es un arma cargada de ideología.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios