Es noticia
Menú
Toda la oposición se conjura para echar al alcalde más emblemático de Cataluña
  1. Elecciones Municipales y Autonómicas
GARCÍA ALBIOL INSISTE EN SUS MENSAJES SEUDOXENÓFOBOS

Toda la oposición se conjura para echar al alcalde más emblemático de Cataluña

Pese a que el Partido Popular está de capa caída en la gran mayoría del país, hay un municipio en Cataluña donde es posible que los 'populares' obtengan incluso una mayoría absoluta el 24M

Foto: El alcalde y candidato del PPC en Badalona, Xavier García Albiol. (EFE)
El alcalde y candidato del PPC en Badalona, Xavier García Albiol. (EFE)

La tendencia a labaja del PP tiene una excepción en Badalona, la tercera ciudad de Cataluña en número de habitantes y cuyo alcalde popular puede no sólo repetir resultados, sino mejorarlos, rozando la mayoría absoluta en los comicios de este domingo. Al frente de este municipio está Xavier García Albiol, un exjugador de baloncesto de las categorías inferiores del Joventut, con una larga trayectoria dentro de la formación conservadora y con un discurso, basado en elcontrol de la inmigración, robado a grupúsculos más radicales.

García Albiol fue llevado a los tribunales en 2010. Le acusaba ICV de xenofobia por haber repartido panfletos donde vinculaba inmigración (concretamente a gitanos rumanos) y delincuencia. También se querellaron SOS Racismo y la Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña (Fagic). Los tribunales le dieron la razón al popular, pero para entonces ya se había convertido en alcalde al haber obtenido 11 concejales (subió 4) frente a los 9 del PSC (que se quedó igual), los 4 de CiU (bajó uno) y los 3 de ICV (bajó dos, mientras que ERC perdió el suyo). La mayoría absoluta se sitúa en 14 ediles. En dos décadas, el mensaje radical que transmitía Albiol le dio resultados y le permitió dar la vuelta completamente al marcador: de un concejal obtenido a comienzos de los 90, pasó a ser alcalde en 2011. Su mandato también dio que hablar, porque algunas de sus iniciativas quisieron entenderse como de acoso hacia la inmigración, lo que los populares siempre han negado. “Lucha contra la delincuencia, no contra la inmigración”, subrayan fuentes populares.

Badalona, sin embargo, tiene unas bolsas de inmigrantes hacinados que son problemáticas. Tiene graves problemas de convivencia y guetos de pisos pateras que molestan a los vecinos “autóctonos”. Ahí lanzó sus dardos García Albiol, sacó réditos y los sigue sacando. El pasado enero, con motivo del ataque yihadista contra el semanario francés Charlie Hebdo, tuiteó: “Quizá es el momento que la UE se plantee si puede seguir con política que cualquiera tiene todos los derechos. No todas las opciones son válidas”. Y luego decía que “negar que la aplicación que algunas hacen del Islam es un peligro, para mi es negar la evidencia”. En la actual campaña electoral, su lema es ambiguo: Limpiando Badalona. La portavoz de IU en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, lo denunció en la eurocámara por sus “tintes racistas y xenófobos”. La historia se repite, porque el PP vuelve a insistir que se refiere “al incivismo y a la delincuencia”.

“Se persiguen conductas”

Desde que García Albiol vio que con su discurso arañaba votos y que plantaba cara a formaciones emergentes como Plataforma per Catalunya (PxC), que estaban ganando concejales con un discurso basado en la crítica a la inmigración desbordada, el dirigente del PP cogió el rábano por las hojas y comenzó a utilizar ese discurso. En 2007, utilizó un duro DVD antiinmigración y subió un montón de votos y de concejales, por lo que los años siguientes fue sembrando de perlas similares sus actuaciones y alcanzó el sillón del primer edil. Su estrategia, pues, fue un rotundo éxito y está dispuesto a seguir por la misma senda.

Respecto a su lema, García Albiol lo ha defendido pública y privadamente. “Algunos que han alimentado la polémica no han pisado nunca un barrio de Badalona en su vida”, esgrimió en su defensa. Y asegura que, desde que es alcalde, en su ciudad “no se persigue a nadie en función de su nacionalidad, etnia, religión. Se persiguen conductas”. Lo dice quien, poco después de ser proclamado alcalde, prohibió el rezo en las calles de su ciudad por el ramadán: al no haber mezquitas, miles de musulmanes utilizaban la plaza Camarón de la Isla para ponerse a rezar los viernes y durante el mes sagrado del Islam. “Si a alguien no le parece bien la prohibición, lo que tiene que hacer es darme la dirección de su casa y yo se los enviaré a rezar a su puerta, a ver qué le parece”, amenazó. La oposición también le echó en cara que los establecimientos de extranjeros comenzaron a recibir constantes visitas de la Guardia Urbana para realizar inspecciones. “Era lógico. Allí regía la ley de la selva y lo que se había de hacer es poner un poco de orden y hacer que se cumplieran horarios y normativas”, señala una fuente popular.

Una de cal y otra de arena

Hubo más polémicas durante su mandato: el año pasado, convocó oposición para 12 plazas de la Policía local de Badalona. De los 497 aspirantes sólo superaron las pruebas 28, pero los seis mejor puntuados tenían vínculos familiares con escoltas del alcalde o con mandos de la Guardia Urbana, lo que provocó que otros cinco candidatos presentasen una denuncia. Esta semana, la Fiscalía acordó el archivo de esa denuncia al concluir que “no se han revelado datos suficientes para acreditar la existencia de un delito de tráfico de influencias y eventualmente de prevaricación”. O sea, que no se podía acreditar que les habían filtrado las preguntas del examen, algunas de ellas prácticamente imposibles de contestar. El archivo de las diligencias, no obstante, le llegó a García Albiol en un momento inmejorable: en plena campaña electoral.

placeholder Un momento de la campaña de García Albiol. (EFE)

Esa dulce circunstancia contrasta con la apertura de juicio oral contra el número 5 de la lista del PP y concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Jurado, que está acusado de entrar a la fuerza en una entidad rociera en julio del año 2012. Su partido argumentó que entró en el local de la hermandad Virgen de la Esperanza a la fuerza porque hacía tres meses que le había pedido formalmente su desalojo. Para la oposición, eso es una consecuencia de las “malas prácticas” del PP. Como cuando el propio García Albiol, en una visita de Ángel Acebes y Josep Piqué al Centro Cultural de Mataró, dio un puñetazo a un manifestante que tomaba parte en una cacerolada. Su desgracia fue que las cámaras lo captaron. ¡Y eso que era secretario ejecutivo de Organización del PP!Otro concejal de Badalona está también a la espera de un juicio porque unas empresas le reclaman al consistorio más de un millón de euros por unas obras ilegales que habría encargado el edil en nombre del ayuntamiento.

Ahora, la oposición está dispuesta a intentar desalojar al popular del sillón de alcalde. Los socialistas presentan a Jordi Serra y los convergentes repiten con Ferran Falcó, que fue desimputado del caso del 3% (el caso en el que se denunciaban cobros de comisiones por adjudicaciones de obras públicas; la magistrada que lo desimputó fue fichada inmediatamente por la Generalitat con un salario superior a los 100.000 euros).

Según las encuestas, García Albiol no obtiene mayoría absoluta, pero casi. Su principal oposición, el PSC, llega con graves problemas internos

Pero esa circunstancia permite a la oposición tener las manos libres para, “en aras de la convivencia”, pactar contra García Albiol. Se da la circunstancia de que Jordi Serra y Ferran Falcó son primos, aunque esa circunstancia sería poco relevante políticamente. En cambio, adquiere una mayor relevancia en una situación como la actual, en la que tanto PSC como CiU, tienen como bandera el rechazo a las posturas que consideran xenófobas de su principal rival. El acercamiento personal podría facilitar un frente antiAlbiol. “Es cierto que se ha hablado y se podría llegar a un acuerdo”, explican a El Confidencial fuentes cercanas a los dos candidatos.

Por una vez, la sociovergencia estaría bien vista en la tercera ciudad catalana. Es más: sin que sirva de precedentes, Falcó aceptaría apoyar un gobierno tripartito en el que estuviera ICV si se consigue un gobierno local “sólido”, aunque eso suponga un pacto antinatura. Jamás nadie ha visto a CiU e ICV en un mismo gobierno. Lo único que tiene claro es que no ayudará al PP a gobernar. En su lista, incorporó a Abdelkrim Lafiti, dirigente de la comunidad marroquí de Badalona y presidente de la Comisión Superior de la Cultura y los Musulmanes Catalanes.

La competición está reñida: García Albiol, según las encuestas, no obtiene mayoría absoluta, pero casi. Su principal oposición, el PSC, llega con graves problemas internos. Incluso la anterior alcaldesa socialista, Maite Arqué, hace ahora campaña por ERC. Los demás no representan peligro alguno. De ahí que el gigante Xavier García Albiol (o sea, exjugador de basquet) sea todo un referente para su formación y le copien el discurso en otros muchos pueblos. Incluso en Hospitalet, la candidata popular, Sonia Esplugas, lanzó un cartel que simular esconderla tras un niqab, por lo que sólo se le ven los ojos. “Defendemos nuestra cultura y nuestra libertad”, dice intencionadamente el cartel en unas letras blancas que destacan sobre el negro niqab. No dice apenas nada, pero da a entender mucho. Es de la escuela de García Albiol.

La tendencia a labaja del PP tiene una excepción en Badalona, la tercera ciudad de Cataluña en número de habitantes y cuyo alcalde popular puede no sólo repetir resultados, sino mejorarlos, rozando la mayoría absoluta en los comicios de este domingo. Al frente de este municipio está Xavier García Albiol, un exjugador de baloncesto de las categorías inferiores del Joventut, con una larga trayectoria dentro de la formación conservadora y con un discurso, basado en elcontrol de la inmigración, robado a grupúsculos más radicales.

Cataluña Xavier García Albiol
El redactor recomienda