Es noticia
Menú
Los 'desencantados' con Albert Rivera se unen para crear un único sector crítico
  1. Elecciones Municipales y Autonómicas
PLATAFORMA DE GARANTÍAS Y DEMOCRACIA EN C’S

Los 'desencantados' con Albert Rivera se unen para crear un único sector crítico

Afiliados y simpatizantes 'críticos' de Ciudadanos se están movilizando para coordinarse y denunciar juntos "la falta de democracia interna" que existe en el partido que quiere regenerar España

Foto: El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (Reuters)
El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera. (Reuters)

Nace con el objetivo de devolver “el ideario y la esencia democrática” que impulsó el nacimiento de Ciudadanos hace nueve años. Afiliados y simpatizantes ‘desencantados’ del fenómeno naranja están movilizándose para unir fuerzas y crear un único sector crítico dentro del partido que abra “un cauce transparente y participativo” en el seno de la formación. Aunque todavía es un movimiento embrionario, cuenta con un millar de miembros repartidos por las distintas comunidades autónomas y pretende integrar a la Plataforma por las Garantías Ciudadanas, nacida en Andalucía ante lo que consideraron “faltas constantes a la democracia interna” y a Democracia en C’s, un grupo de reciente constitución en la provincia de Zaragoza para combatir “los hechos tan graves” que se están produciendo en el partido. Democracia en C’s opera desde Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja, Aragón, Extremadura y Andalucía, y están a la espera de nuevas incorporaciones de otros territorios.

El modelo de crecimiento desarrollado por Ciudadanos ha generado cierto malestar en las bases de las agrupaciones municipales, que en su mayoría son afiliados desde hace años. Los ‘críticos’ denuncian lo que denominan el modus operandi de la formación en estos últimos meses, que de cara a las elecciones autonómicas y municipales del 24 de mayo ha fomentado la absorción de pequeños partidos, integrado a tránsfugas de otras formaciones –especialmente de UPyD– y colocado en las listas a candidatos ‘oficialistas’ que no cumplían los requisitos que recogen los estatutos, como el periodo de afiliación mínimo de seis meses. Lo que pretenden ahora es una verdadera coordinación entre ambas plataformas y luchar por la misma causa. Como explica uno de los miembros de Aragón: “En los grupos locales empezamos a decepcionarnos ante lo que nos parecía un proceso incoherente y opaco, y a través de las redes sociales comprobamos que era un sentimiento común en grupos de toda España que contaban su caso con resignación”.

El primer objetivo es devolver “el ideario y la esencia democrática” que impulsó el nacimiento de Ciudadanos hace nueve años

La principal denuncia es la “inexistencia de democracia interna” en la agrupación naranja y la “adulteración de los procesos de primarias” llevados a cabo para elegir a los candidatos. “Desde luego lo que no puede hacer Albert Rivera es presumir de liderar la regeneración y exigir la celebración de primarias a los partidos que quieran pactar con él cuando lo que hace su partido está muy alejado de ser precisamente democrático”, se queja uno de los miembros del sector crítico.

Ciudadanos celebró primarias en todas las provincias a las que presenta candidatura, pero, como denuncian los críticos, muchos candidatos no tuvieron acceso al censo ni posibilidad de acercarse y dirigirse a los afiliados; no existió un procedimiento formal de recuento de votos, y de la votación telemática no se conoce el funcionamiento ni el software que utiliza. “Sencillamente tuvimos que fiarnos de la buena voluntad de Fran Hervías”, insiste con indignación otro de los promotores de Democracia en C’s. Además, la celebración de primarias no estuvo exenta de polémica en muchas de las CCAA con la oleada de nuevos miembros procedentes de otros partidos que terminaron por encabezar gran parte de las listas electorales.

Precisamente Hervías, secretario de organización, es la persona clave en la elección de los candidatos finales. Fuentes internas del partido aseguran que es el hombre que “mueve los hilos” desde Barcelona y toma gran parte de las decisiones finales en la formación. Según el sector crítico, la secretaría de organización y los delegados territoriales que esta designa en cada región han priorizado la inclusión en cargos orgánicos a los miembros provenientes de otras agrupaciones, desoyendo a las bases e incluso expulsando a voces contrarias al discurso centralizado.

El segundo objetivo de los ‘críticos’ es conseguir que se cumplan las garantías de los estatutos

De hecho, el segundo objetivo de los ‘críticos’ es conseguir que se cumplan las garantías de los estatutos ante la falta de actuación del Comité de Garantías del propio partido, en teoría responsable de este cometido. Afiliados naranjas denuncian la expulsión de miembros después de haber denunciado conductas impropias en un proceso democrático. Sucedió en Toledo, cuanto una treintena de ellos fueron expulsados cuando presentaron un escrito al Comité quejándose de que no se había respetado el resultado de las primarias ya que Esteban Paños, candidato actual al Ayuntamiento, no fue el elegido en la asamblea local. Criticaron también la actuación del coordinador provincial, Antonio López, por haber enviado un correo electrónico pidiendo el voto para Paños, aspirante ‘oficialista’.

Los críticos acusan al Comité de Garantías actual de ser “un escaparate” que no cumple con sus funciones. “No responde a los escritos que enviamos. El único acuse de recibo que hemos tenido ha sido la retahíla de notificaciones de expulsión de afiliados”. Además, según la plataforma Democracia en C’s, Barcelona ya tiene preparados nuevos expedientes de bajas que pondrá sobre la mesa pasadas las elecciones del domingo.

Nace con el objetivo de devolver “el ideario y la esencia democrática” que impulsó el nacimiento de Ciudadanos hace nueve años. Afiliados y simpatizantes ‘desencantados’ del fenómeno naranja están movilizándose para unir fuerzas y crear un único sector crítico dentro del partido que abra “un cauce transparente y participativo” en el seno de la formación. Aunque todavía es un movimiento embrionario, cuenta con un millar de miembros repartidos por las distintas comunidades autónomas y pretende integrar a la Plataforma por las Garantías Ciudadanas, nacida en Andalucía ante lo que consideraron “faltas constantes a la democracia interna” y a Democracia en C’s, un grupo de reciente constitución en la provincia de Zaragoza para combatir “los hechos tan graves” que se están produciendo en el partido. Democracia en C’s opera desde Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja, Aragón, Extremadura y Andalucía, y están a la espera de nuevas incorporaciones de otros territorios.

Ciudadanos UPyD
El redactor recomienda