el líder del psoe ya rechazó la idea en 2014

Díaz vuelve a irritar a Sánchez al proponer por su cuenta y riesgo una reforma electoral

La propuesta de Susana Díaz de reformar la ley electoral para introducir una doble vuelta que permita gobernar al partido más votado ha cogido con el pie cambiado a la dirección del PSOE

Foto: El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y la presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (EFE)
El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez y la presidenta en funciones de la Junta de Andalucía, Susana Díaz (EFE)

La propuesta de Susana Díaz de reformar la ley electoral para introducir una segunda vuelta que permita gobernar al partido más votado ha cogido con el pie cambiado a la dirección del PSOE y ha irritado especialmente al secretario general, Pedro Sánchez, ahondando aún más el abismo que separa a ambos dirigentes. Fuentes cercanas a la Ejecutiva socialista consultadas por El Confidencial lamentan que la presidenta andaluza en funciones haya lanzado esa iniciativa por su cuenta y riesgo y sin informar previamente al líder del partido, que el pasado verano ya mostró públicamente su rechazo a una propuesta muy similar planteada por Mariano Rajoy.

Díaz se descolgó la semana pasada, durante una entrevista en Onda Cero, con una fórmula "para reforzar la democracia" que causó sorpresa en la sede socialista de la madrileña calle de Ferraz. "Yo creo necesaria la doble vuelta electoral a todos los niveles con el objetivo de que los ciudadanos elijan a su alcalde o alcaldesa, a su presidente autonómico e incluso a su presidente del Gobierno", dijo la baronesa socialista. Y este lunes aprovechó su discurso de investidura en el Parlamento andaluz para reiterar su propuesta, pero yendo un paso más allá: Díaz propuso reformar también la Constitución para que la nueva fórmula electoral quede consagrada en la Carta Magna.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez durante el encuentro que mantuvieron en Moncloa. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez durante el encuentro que mantuvieron en Moncloa. (EFE)

Buena prueba del desconcierto provocado en la dirección socialista por la propuesta de Díaz es que al día siguiente, el pasado martes, el portavoz parlamentario del partido, Antonio Hernando, se limitó a echar balones fuera cuando los periodistas le preguntaron en el Congreso si el PSOE apoyaba la iniciativa de la presidenta en funciones. Hernando dijo que la adopción de los comicios a doble vuelta en la ley electoral "no se ha discutido" ni en Ferraz ni en el grupo parlamentario, y que el momento de hacerlo será cuando se elabore el programa electoral para las generales del próximo otoño, que de momento no pasa de ser un simple borrador.

El malestar en Ferraz por la propuesta unilateral de Díaz contrasta con el entusiasmo que su iniciativa ha despertado en el PP, que se relame ante la perspectiva de hurgar en el enfrentamiento entre la presidenta en funciones y el secretario general del PSOE, que ninguno de los dos se esfuerza ya en disimular. La reforma electoral que pretende aquella deja en muy mal lugar a Sánchez, que a finales del pasado mes de julio, durante su primer encuentro con Rajoy en la Moncloa, expresó su rechazo frontal a la reforma que le planteó el presidente del Gobierno, de un alcance mucho más limitado –doble vuelta sólo para la elección de alcaldes– que la que ahora propone Díaz.

Susana Díaz recoge propuestas de Podemos y Ciudadanos

El plan de Rajoy para implantar una segunda vuelta electoral finalmente decayó por el rechazo que la idea suscitó no sólo en el PSOE, sino prácticamente en toda la oposición. Sin embargo, el PP ha resucitado ahora la propuesta aprovechando la iniciativa de Díaz, y ha dado a entender que la incluirá en su programa electoral para las elecciones legislativas. Varios barones del PP sí han expresado públicamente su apoyo a impulsar la elección de la lista más votada, entre ellos el gallego Alberto Núñez Feijóo, el extremeño José Antonio Monago y la madrileña Esperanza Aguirre.

El expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero echó ayer más leña al fuego al respaldar la propuesta de Díaz. Zapatero, cuya relación con Sánchez también es pésima –ambos están muy distanciados, a diferencia de la buena sintonía entre el líder socialista y el expresidente Felipe González–, aprovechó su presencia en un desayuno informativo en Madrid con el líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, para apostar por abrir el debate sobre la reforma de la ley electoral, aunque no ahora, como ha hecho Díaz, sino tras las elecciones generales del próximo otoño. "Todos los debates son saludables en democracia", apostilló.

Elecciones Municipales y Autonómicas

El redactor recomienda