ESCOBAR TODAVÍA NO LE HA DADO EL 'SÍ QUIERO' AL PSOE

Extremadura, único bastión que conserva el PSOE gracias a Izquierda Unida

El PP ha conseguido por primera vez en la historia la mayoría de votos en Extremadura, un logro impensable hasta hace unos meses, pero no gobernará.

Foto: Extremadura, único bastión que conserva el PSOE gracias a Izquierda Unida
Extremadura, único bastión que conserva el PSOE gracias a Izquierda Unida

El PP ha conseguido por primera vez en la historia la mayoría de votos en Extremadura, un logro impensable hasta hace unos meses, pero no gobernará. El PSOE se ha aprovechado del regreso (después de una legislatura ausente) de la coalición IU-Los Verdes-Socialistas Independientes de Extremadura (SIEX) y les ha propuesto formar juntos un “gobierno de izquierda” en la región.

Ante la propuesta, el candidato a la Presidencia regional por IU, Pedro Escobar, dijo en la noche del domingo y tras conocerse los resultados electorales que están dispuestos a hablar con todos, “hasta con el diablo si hace falta”, pero que “no tienen ninguna prisa” y decidirán qué hacen después de reunirse y analizar profundamente la situación.

El candidato popular, José Antonio Monago, no sólo ha conseguido ser la fuerza política más votada en uno de los feudos socialistas por excelencia, sino que el PP sea la formación más votada en 17 de los 20 principales municipios extremeños y conseguir 32 de los 65 diputados de la Cámara. Sin embargo, la alegría podría durarle poco si la coalición IU-SIEX recoge el guante lanzado por Guillermo Fernández Vara.

En su primera comparecencia, el candidato socialista se mostró a favor de llegar a un acuerdo estable con la coalición de izquierda, tanto en la Asamblea de Extremadura, como en el Gobierno de la región, y destacó que ya ha demostrado su capacidad para pactar aún teniendo mayoría absoluta. Frente al entusiasmo socialista por formar un gobierno de izquierdas IU, al menos de momento ha decidido mantener el vilo asegurando que “el gran culpable de su derrota es el PSOE”, que “ha hecho política de derechas”.

Escobar señaló además que en la Asamblea utilizarán sus tres diputados para apoyar todas las propuestas que beneficien a los extremeños, en concreto a colectivos como los jóvenes, pero que "no vamos a salvar el cuello de nadie".

A pesar de las críticas de Escobar al PSOE extremeño, parece presumible que al final formará gobierno con los socialistas. Con los 30 diputados que ha conseguido el PSOE y los 3 que ha recuperado IU-SIEX, ambas formaciones podrían aliarse para dejar a Monago con la miel en los labios. Quizá temiendo este amargo final el PP extremeño pidió a principios de año un pacto al cabeza de lista del PSOE para que tras las elecciones del 22 de mayo gobernara el partido más votado. Lógicamente Vara rechazó la propuesta, consciente, vistos los sondeos, de que el margen de votos era muy estrecho entre ambos partidos.

Precisamente las previsiones que igualaban a las dos formaciones han propiciado que la campaña en la región fuera especialmente tensa y crispada, con intercambios de denuncias por parte de ambos grupos. Esto, por ejemplo, llevó a la Junta de Extremadura a interponer una demanda civil en defensa del honor e imagen de su presidente, Guillermo Fernández Vara, después de que el líder de la oposición, José Antonio Monago, le acusara de coaccionar a una empleada pública para que no formara parte de una lista electoral del PP.

Con respecto al discurso político que los políticos han confeccionado para convencer a los extremeños, durante la campaña ha venido marcado claramente por la crisis económica, especialmente por parte de los populares que insistían en culpar a Fernández Vara de los más de 120.000 parados con que cuenta la región y le acusaban continuamente de formar parte de la "cuadrilla" de José Luis Rodríguez Zapatero.

La historia de la Autonomía extremeña se ha caracterizado por una sucesión de gobiernos socialistas con mayoría absoluta -salvo la mayoría simple de la cuarta legislatura (1995-1999)- primero con Juan Carlos Rodríguez Ibarra, durante 24 años, y desde 2007 con Fernández Vara, que logró el segundo mejor resultado de la historia del PSOE en la región, con 38 diputados. De hecho, en estas últimas elecciones, el PSOE mantiene su hegemonía en la Diputación de Badajoz (16 diputados provinciales, con el 41,93% de los votos, mientras que el PP ha obtenido 11, con el 42,89%). En Cáceres, sin embargo, ha sido el PP el partido más votado y ha logrado 14 diputados provinciales, con el 46,83% de los votos, mientras que el PSOE ha obtenido 11, con el 37,48%.

Parece ser que al final se cumplirán, aunque no del modo en que él quisiera, las previsiones que hacía el presidente del Gobierno el pasado 20 de mayo cuando aseguraba que el PSOE “aguantaría” en Extremadura.

Elecciones Municipales y Autonómicas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios