El PP asedia los feudos socialistas y se sitúa a un escaño de ganar en Extremadura
  1. España
SEGÚN UN SONDEO INTERNO DE GÉNOVA

El PP asedia los feudos socialistas y se sitúa a un escaño de ganar en Extremadura

Mariano Rajoy está convencido de que una clara victoria en las próximas elecciones autonómicas y municipales haría inevitable su llegada a la Moncloa en 2012. Por

Foto: El PP asedia los feudos socialistas y se sitúa a un escaño de ganar en Extremadura
El PP asedia los feudos socialistas y se sitúa a un escaño de ganar en Extremadura

Mariano Rajoy está convencido de que una clara victoria en las próximas elecciones autonómicas y municipales haría inevitable su llegada a la Moncloa en 2012. Por ello, los populares están centrando su estrategia en golpear al PSOE donde más le duele: sus feudos tradicionales. Rajoy volvió ayer a la carga con un mitin multitudinario en la plaza de toros de Antequera (Málaga), al igual que hizo en septiembre en el velódromo de Dos Hermanas (Sevilla). Génova espera que un vuelco electoral en Andalucía, Castilla-La Mancha o Extremadura quiebre la moral de los votantes y dirigentes socialistas en toda España. Y, según un sondeo interno del PP al que ha tenido acceso El Confidencial, los populares extremeños están, por primera vez en su historia, a un sólo escaño de la mayoría absoluta.

 

La comunidad que desde 1982 sólo ha sido conocido los gobiernos socialistas de Juan Carlos Rodríguez Ibarra y Guillermo Fernández Vara podría decantarse por el popular José Antonio Monago en 2011. La encuesta que manejan los estrategas de la calle Génova otorga 33 escaños al PSOE y 32 al PP. Un recorte espectacular en comparación con los 11 diputados que separan en la actualidad a ambos partidos, los únicos representados en la Asamblea autonómica. En porcentaje de votos, el PP pasaría del 38,7% obtenido en 2007 al 44,9%, mientras que el PSOE bajaría del 52,9% al 46,6%.

 

Y aunque en cualquier otro momento los populares hubieran firmado este resultado final, el deterioro de las perspectivas electorales del PSOE en toda España está convenciendo a Monago de que hay margen suficiente en los próximos meses para derrotar a Fernández Vara. El 64,1% de los extremeños califica de forma negativa la gestión del Ejecutivo autonómico, y el 42% reconoce que daría al PP la oportunidad de gobernar. Además, el 52,1% preferiría que hubiera un cambio de gobierno en la Junta.

 

El sondeo, realizado a 1.200 personas en 84 municipios de las 2 provincias extremeñas, refleja una tendencia muy preocupante para los socialistas, especialmente si, como esgrime el PP, existe un importante yacimiento del llamado voto oculto. Extremadura es la comunidad con mayor número de funcionarios por habitante, el 33% de los trabajadores cobra de una de las tres administraciones, y son reacios a expresar su intención de votar a la oposición.

 

Una batalla en clave nacional

 

Las esperanzas de los populares descansan también en el voto joven. La crisis ha obligado a muchos jóvenes que habían emigrado, para estudiar o trabajar, a regresar a la comunidad. Sin embargo, al volver a casa, este importante colectivo se ha topado con un 47% de tasa de paro juvenil. Si el PP consigue movilizar a buena parte de estos jóvenes y canalizar su voto de protesta, el vuelco electoral será un hecho. A juicio de los estrategas de Génova, las medidas impopulares de José Luis Rodríguez Zapatero, la pérdida de confianza en e presidente del Gobierno y la situación económica nacional también están erosionando con rapidez las expectativas electorales de Fernández Vara.  

 

La apuesta de Rajoy por Monago en Extremadura se suma a las de María Dolores de Cospedal y Javier Arenas para arrebatar al PSOE sus graneros de votos más importantes. Más allá del poder autonómico, se trata de una batalla en clave nacional. No en vano, las únicas elecciones en los que el PP ha conseguido batir los socialistas en Extremadura fueron las Generales de 2000, cuando José María Aznar logró la mayoría absoluta.

 

Rajoy volvió a escenificar ayer el asedio a los feudos socialistas en Antequera, que quiso convertir en el "centro del cambio político en Andalucía y en España". Como sucede en Extremadura, el presidente del PP centró su discurso en los jóvenes, a quienes prometió un mejor futuro laboral. Según fuentes populares, este no será el último acto masivo de Rajoy en Andalucía en las próximas fechas, y ya se piensa en Linares para albergar otro gran mitin.

Convención Nacional del PP PSOE José Antonio Monago Guillermo Fernández Vara