EL SEGUNDO TIEMPO DE DIÁLOGO TRAS EL FRACASO DE RAJOY

Sánchez abre diálogo "sin exclusiones" para salir del atasco pero no concreta su propuesta

El jefe del PSOE hablará con todas las fuerzas, incluido el PP (pero no con Bildu), para ver qué recetas tienen para evitar elecciones. Asegura que no se postula y que no irá a otra investidura fallida

Foto: Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa posterior a la reunión de la permanente de la ejecutiva federal, este 5 de septiembre en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su rueda de prensa posterior a la reunión de la permanente de la ejecutiva federal, este 5 de septiembre en Ferraz. (EFE)

Una ronda de contactos "sin exclusiones", a la que están convocados todos los partidos, incluido el PP (y exceptuando EH Bildu), y a la que Pedro Sánchez solo acudirá con una propuesta: "Cambio". El cambio de políticas y sacar al PP del Gobierno. No hay más detalles. Porque lo que pretende conocer es si hay agua en la piscina, comprobar si puede construirse una alternativa a Mariano Rajoy y cómo evitar terceras elecciones. 

El secretario general del PSOE compareció este lunes en rueda de prensa tras la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva federal -su núcleo duro- para anunciar esas consultas con todas las formaciones y para precisar que él no se postula para liderar nada y que en todo caso no acudirá a ninguna investidura en la que no estén garantizados los apoyos. Es decir, que no se repetirá el capítulo de marzo, cuando fue rechazado por el Congreso al no recabar más síes que los de Ciudadanos y Coalición Canaria. 

Sánchez alegó que el "enrocamiento" de Mariano Rajoy, al "cruzarse de brazos" y esperar que los socialistas se abstengan -cosa que no va a pasar, aseguró, ni ahora ni después de las elecciones vascas y gallegas del 25-S-, "obliga" al resto de fuerzas a actuar. Así que el PSOE retoma la iniciativa: planteó a su ejecutiva que "de manera humilde, generosa, con toda la complejidad y la dificultad" del escenario político, comience una ronda de diálogo "sincero y abierto" con todos los partidos, "desde los nacionalistas al PP", con Podemos y Ciudadanos en el punto de mira, para estudiar qué "solución" encuentran entre todos. Todos menos Bildu, concretó. "Pero no me estoy postulando para liderar una alternativa, que quede claro", recalcó, chocando casi con sus propias declaraciones de los últimos días, donde sí dejaba ver que quería encabezar una alternativa. 

"No me estoy postulando, que quede claro", remarca, para insistir en que no acudirá a ninguna investidura ni defenderá ningún programa que no tenga apoyos

Esas conversaciones con los distintos partidos, que podrán ser "públicas o discretas" según quieran los distintos interlocutores -sí prometió que no se repetirá la sucesión de reuniones, ruedas de prensa, carreras en los pasillos del Congreso, porque sabe que los ciudadanos están "cansados" de esa escenificación-, comenzarán de modo inminente.

Sánchez abre diálogo "sin exclusiones" para salir del atasco pero no concreta su propuesta

La resolución del 28-D sigue vigente

Los primeros contactos se producirán, dijo, entre líderes, y llegarán de forma inminente, aunque de nuevo no hay concreciones sobre el 'timing'. Sí habrá conversaciones con ERC o la antigua Convergència Democràtica -también las ha tenido Rajoy, recordó-, pero solo para intercambiar impresiones. "Hablar no es negociar", precisó, para tranquilizar a los críticos, que siempre pensaron que intentaría acordar con los independentistas. También sostuvo que la resolución del comité federal del 28 de diciembre que prohíbe la negociación con aquellos que quieran la separación de España sigue en pie y no se la saltará. 

El líder apela a Podemos y Ciudadanos a que "levanten sus vetos" y dialoguen. De Rajoy solo quiere conocer sus "planes", pero no cambiará a la abstención

Sánchez quiere escuchar las recetas que ofrecen el resto de partidos para salir del bloqueo, máxime cuando "todos dicen que no quieren terceras elecciones". A Rajoy desea preguntarle cuáles son sus "planes", "no para que el PSOE le apoye" ni se abstenga, que eso no sucederá, repitió. Y a Podemos y Ciudadanos demanda que "levanten sus vetos y dialoguen", porque tienen una "responsabilidad" con sus votantes y con la gobernación de España. "No entiendo por qué [Albert] Rivera y [Pablo] Iglesias no quedan para reunirse", deslizó, para interrogarse si los nuevos partidos "vinieron para bloquear o para cambiar la política". Sin embargo, las dos formaciones emergentes se siguen excluyendo. Igual que ocurre desde el 20-D. 

Pedro Sánchez, al comienzo de la reunión de su ejecutiva, este 5 de septiembre. (EFE)
Pedro Sánchez, al comienzo de la reunión de su ejecutiva, este 5 de septiembre. (EFE)

Eso explica en buena medida la mayor prudencia de Sánchez. Más aún, subrayó que su partido actuaría "con mucha generosidad", pero "sin crear falsas expectativas a nadie, sin engañar a nadie", yendo "de frente" y siendo "coherente" con su posicionamiento. Parte de la premisa de que hallar una solución es "responsabilidad" de todos, y no solo del PSOE. El secretario general indicó en reiteradas ocasiones que no se postula, que no se presentará a "ninguna investidura" ni redactará ningún "programa de gobierno" que "no cuente con mayoría suficiente", con los votos necesarios para que prospere. En definitiva: "Sí garantizo que el PSOE no va a liderar una investidura fallida", porque además "ya no tiene sentido", pues con la primera votación de Rajoy, el pasado 31 de agosto, se puso en marcha el llamado "reloj de la democracia" y ya está activa la cuenta atrás hacia nuevas elecciones. 

Sánchez abre diálogo "sin exclusiones" para salir del atasco pero no concreta su propuesta

De acuerdo con el PSOE-A

¿Qué ofrecerán por su parte los socialistas? No está claro, más allá de un diálogo "abierto y sincero", "sin vetos" y "sin líneas rojas". "La propuesta es cambio -señaló, de forma vaga, tras muchas preguntas en el mismo sentido-. Es una buena definición. El país necesita cambiar, más después de lo que vimos la semana pasada, con un presidente del Gobierno que salió con menos apoyos de los que entró", por el distanciamiento de Ciudadanos. El PSOE no apoyará la permamencia del PP, la continuidad de "políticas retrógradas y que han recortado muchos derechos". "Lo que decimos es que queremos cambiar. A partir de ahí, quiero saber exactamente cuál es la solución del resto". Aunque el secretario general no se postula directamente, sí entiende que hace falta un Gobierno "regeneracionista" y sí va a ofrecer "soluciones desde la alternativa", porque cuatro años más de PP son "más casos [como el de José Manuel] Soria", en alusión al enchufe del exministro de Industria en el Banco Mundial. "Y a partir de ahí que cada cual asuma sus responsabilidades", sostuvo, para sacudirse la culpa en caso de unas terceras elecciones

Sánchez solo convocará al comité federal cuando exista una "alternativa" al bloqueo y defiende que siempre cumple las decisiones del partido

Ante la advertencia del secretario de Organización de Susana Díaz, Juan Cornejo, de que no se puede "engañar" con la expectativa de un pacto con Podemos y C's porque es "inviable", Sánchez convino en que él tampoco pretende "engañar" a nadie

Antes de que le inquiriesen los periodistas, Sánchez adelantó que convocaría al comité federal cuando se tengan claras las "soluciones" que todos los interlocutores pongan sobre la mesa, cuando haya "novedades" sobre cómo desbloquear la situación. ¿Antes o después del 25-S? No precisó, pero sí quiso desligar ambos hechos: citará al máximo órgano de poder socialista cuando exista esa "alternativa" a la parálisis, y si se consiguiera antes de los comicios en Galicia y Euskadi, pues se celebrará.

Sánchez abre diálogo "sin exclusiones" para salir del atasco pero no concreta su propuesta

Sí insistió, en un claro mensaje a los críticos que le demandan que se abra un periodo de reflexión interno, en que él es "un comité federal andante", pues con él como secretario general se han convocado numerosas reuniones, siete de ellas desde las elecciones del 20-D. "No hay ningún partido que debata tanto como el PSOE. Eso sí, cuando debatimos llevamos las decisiones a rajatabla", enfatizó, mirando indirectamente a los barones que, por lo bajini, manejan la hipótesis de la abstención sin expresarla públicamente. Ferraz defiende que el no a Rajoy y al PP fue lo que se acordó en el cónclave del 9 de julio, y lo que ha hecho ha sido acatarlo. No obstante, de aquella 'cumbre' no salió ninguna resolución por escrito. "Nunca he negado el debate, al contrario. He compartido las decisiones con el resto de compañeros y una vez que las hemos debatido, compartido y decidido, yo las he cumplido", se defendió.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
16 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios