respaldo al papel de españa en la otan

El PP vende la visita de Obama como reconocimiento de que Rajoy volverá a ganar

Aunque el presidente estadounidense llegará después del 26-J, el Gobierno se lo apunta como éxito diplomático y el PP como respaldo a su continuidad, también en política exterior

Foto: El presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy (i), y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. (EFE)
El presidente en funciones del Gobierno, Mariano Rajoy (i), y el presidente de Estados Unidos, Barack Obama. (EFE)

La política exterior entra también en campaña con el anuncio de la visita de Barack Obama a España entre el 9 y el 11 de julio. Aunque el presidente de los Estados Unidos llegará después de los comicios del 26-J, el Gobierno en funciones se lo apunta como éxito diplomático y el Partido Popular como muestra de que hasta la Administración norteamericana da por hecho que su presidente se impondrá en las urnas.

El viaje de Obama a España, invitado por el Rey, se desarrollará tres semanas después de las elecciones, en plena negociación para formar el próximo Gobierno y con Mariano Rajoy en funciones. El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, perseguía la visita desde que el jefe del Ejecutivo español fue recibido en Washington en enero de 2013. También ha contado el jefe de la diplomacia que el mandatario estadounidense se había interesado meses atrás por el bloqueo institucional en España después de los comicios del 20-D para poder preparar ya un viaje que forma parte de su despedida del cargo.

El expresidente José María Aznar recibe a George Bush en La Moncloa. (Reuters)
El expresidente José María Aznar recibe a George Bush en La Moncloa. (Reuters)

Obama ha decidido no esperar más y después de la cumbre de la OTAN convocada en Varsovia se desplazará a Madrid, y previsiblemente a Sevilla, en una visita que tiene su último precedente en el viaje que George Bush hizo a España hace 15 años, en 2001, cuando José María Aznar era el presidente del Gobierno.

El presidente de los Estados Unidos, que ya recibió a los Reyes en la Casa Blanca en septiembre pasado, quiere reconocer con su presencia en España los estrechos lazos que unen a ambas naciones en todos los aspectos, no solo en el económico, sino en los de la defensa y la seguridad, según insistieron en fuentes de la embajada para desmarcarse de las interpretaciones políticas de la visita. El Gobierno del PP presume de haber reconstruido durante su mandato esas relaciones, deterioradas en la etapa de José Luis Rodríguez Zapatero en La Moncloa.

La última muestra de ese acercamiento mutuo está en la instalación permanente en la base de Morón de una fuerza estadounidense de intervención para operaciones en el norte de África compuesta por casi 3.000 militares y civiles más 26 aeronaves.

Felipe VI y Barack Obama, en una reunión en la Casa Blanca. (Reuters)
Felipe VI y Barack Obama, en una reunión en la Casa Blanca. (Reuters)

Obama será recibido en Madrid por el Rey y por el jefe del Ejecutivo en funciones, pero, además de las entrevistas, cenas y conferencias de prensa de tipo más institucional, también quiere dedicar un tiempo a actos que le permitan el acercamiento a los ciudadanos. De ahí la idea de visitar Sevilla como centro de interés cultural y turístico para millones de sus compatriotas, según explicaron en medios diplomáticos, a falta de concretar los detalles de los tres días de la estancia del presidente estadounidense.

En medios gubernamentales españoles, consideran que la visita es también un éxito del Ejecutivo de Rajoy y un reconocimiento a su labor en el restablecimiento de las relaciones de plena confianza entre los Estados Unidos y España. También apuntan que la administración Obama da por hecho, "como todo el mundo", que el presidente del PP volverá a ganar las elecciones el 26-J y España mantendrá su política exterior y de alianzas en el bloque occidental, la OTAN y el eje atlántico.

En ese sentido, en el Partido Popular interpretan la visita del mandatario norteamericano como un respaldo al Ejecutivo de Rajoy ante las opciones populistas (Podemos) y de extrema izquierda que cuestionan la permanencia en la Alianza Atlántica y en la UE.

Elecciones Generales

El redactor recomienda