tras LA TERCERA RONDA DE CONTACTOS SIN ÉXITO

El Rey convocará elecciones el 26-J tras no encontrar un candidato con apoyo suficiente

Es oficial. Felipe VI decide no nombrar un último candidato ante la evidencia de que no habrá posibilidad de acuerdo ni mayorías posibles. Los españoles vuelven a las urnas en dos meses

Foto: El rey Felipe VI saluda al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este 26 de abril en el palacio de la Zarzuela. (EFE)
El rey Felipe VI saluda al secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, este 26 de abril en el palacio de la Zarzuela. (EFE)

Pese a que era una realidad incluso desde hace semanas, la convocatoria de nuevas elecciones no se podía confirmar hasta que el Rey terminara la tercera ronda de consultas con los representantes de las fuerzas parlamentarias. Esta tarde Felipe VI recibió en última instancia a Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. El primero, comunicó al monarca su imposibilidad de sumar nuevos apoyos al acuerdo de Gobierno firmado con Ciudadanos -y que ya le llevó a fracasar en el único debate de investidura celebrado-. El todavía presidente en funciones y jefe de los populares confirmó al jefe del Estado -como en anteriores veces- su negativa a someterse a la confianza de la Cámara Baja ante la evidencia de que no contaba con más avales que el de sus diputados. 

El escenario de ingobernabilidad que los resultados del 20-D alumbraron hace cuatro meses se unió a la incapacidad de los principales líderes políticos para llegar a un acuerdo y el Rey comunicó al presidente del Congreso, el socialista Patxi López, en la Zarzuela su decisión de no nombrar un último candidato antes de que expire el plazo para la disolución de las Cámaras (el lunes 2 de mayo a las 23:59 horas) y, por tanto, la convocatoria inminente de las nuevas elecciones que se hará oficial en un decreto el próximo martes que firmará el Rey y será posteriormente refrendado por López por primera vez en la historia [consulta aquí el comunicado de La Zarzuela]. Jamás se habían tenido que repetir las elecciones generales. 

El decreto en cuestión, que está siendo elaborado por la Presidencia del Congreso y la Zarzuela, incluirá la disolución del Congreso y el Senado y el nuevo llamamiento a los españoles a las urnas el próximo 26 de junio. Se firmará y publicará el mismo 3 de mayo y previsiblemente incorporará también el día en el que se constituirán las Cortes de la XII Legislatura. Una decisión que recae sobre Patxi López y que casi con toda seguridad será el 20 o 21 de julio. Lo normal es que se sigan las pautas habituales de agotar al máximo el plazo de 25 días que prevé la Constitución desde que se celebran las elecciones hasta la constitución de las cámaras y el calendario señala ya esos dos días como los más probables. Según explican fuentes del Gobierno, el listado provincial de escaños incluido en el decreto -ya facilitado a la Cámara Baja a través de la Secretaría de Estado de Relaciones con las Cortes- ya ha sido actualizado con el censo de población del día 1 de enero del año en curso, y provocará algún cambio en el reparto de diputados por provincias. León podría perder un escaño en favor de Valencia, que lo ganaría.

Presidencia del Congreso y la Zarzuela están elaborando conjuntamente el decreto de disolución de las Cortes Generales y convocatoria de elecciones

A partir de entonces el Rey comenzará una nueva ronda de contactos -la primera desde el 26-J y la cuarta desde el 20 de diciembre- para conocer la postura de cada partido con representación parlamentaria y saber qué candidato a la presidencia podría optar a un mayor número de apoyos y resultar investido. La celeridad de las negociaciones dependerá del resultado de los comicios. Si la nueva aritmética avista una mayoría más clara, es de esperar que los líderes intentarán un acuerdo más rápido. También los políticos se enfrentarán al factor de una mayor presión al asumir la gravedad de no encontrar un acuerdo en unos plazos razonables ante el cansancio y el hastío de los ciudadanos

Voluntad política de hacer una campaña sencilla

Felipe VI fue claro al trasladar el mismo mensaje a todas las fuerzas políticas sobre la necesidad de abaratar la campaña electoral con el objetivo de que los españoles sufran los menores ‘daños económicos’ después de que los principales líderes fracasaran en su obligación de formar Gobierno. La posibilidad de ‘pactar’ una campaña menos costosa lleva semanas en el debate político. La iniciaron los partidos más nuevos, conscientes de la limitación de sus recursos para afrontar una nueva campaña electoral, pero el PSOE, por ejemplo, mostró conformidad desde el principio.

El Rey convocará elecciones el 26-J tras no encontrar un candidato con apoyo suficiente

Algunos dirigentes como el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, propusieron una iniciativa más concreta este mismo lunes, como la de ahorrar en cartelería y cuñas radiofónicas. No se mostró partidario de limitar el envío postal de propaganda, que está subvencionado para los partidos que tienen grupo parlamentario propio, porque a pesar de que es donde más dinero público se invierte, considera que para muchos votantes es esencial llevar la papeleta preparada desde casa.

La dirección del Partido Popular asume también que a los ciudadanos les va a sentar mal el hecho de tener que volver a las urnas y se ha unido al objetivo de sus rivales políticos, preparando una campaña sencilla en mensajes y medios.  En la sede de Génova apuestan por hacer una campaña "de megáfono", a pie de calle y evitando grandes actos de masas, limitada a ofrecerse como el mejor Gobierno 'de gestión' posible. 

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios