el pp ya ha anunciado que será "de megáfono"

La presión del Rey y el hastío de la gente fuerzan a una campaña sencilla a pie de calle

El PP es consciente de que a la ciudadanía le molesta tener que volver a las urnas. En línea con el mandato del Rey, también apoya la celebración de una campaña sencilla y austera

Foto: Mariano Rajoy visitó un colegio en La Roda el pasado noviembre, en la precampaña del 20-D. (EFE)
Mariano Rajoy visitó un colegio en La Roda el pasado noviembre, en la precampaña del 20-D. (EFE)

La dirección del Partido Popular asume que a los ciudadanos les va a sentar mal el hecho de tener que volver a las urnas el 26 de junio y prepara una campaña sencilla en mensajes y medios. Dado que conciben la nueva convocatoria electoral como una segunda vuelta del 20-D, que llega después de cuatro meses en que todos los partidos han dejado muy claras sus posiciones, en la sede de Génova apuestan por hacer una campaña "de megáfono", a pie de calle y limitada a ofrecerse como el mejor Gobierno 'de gestión' posible: Mariano Rajoy como garantía de experiencia y estabilidad.

Aparte de echar la culpa a Pedro Sánchez de los nuevos comicios por negarse al diálogo con Rajoy, el PP enfila el tramo final de la legislatura (quedan seis días) dando la razón al Rey sobre la conveniencia de aliviar de gastos la próxima campaña. El vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, manifestó después de la reunión del comité de dirección de su partido que aunque acortar los plazos legales para la convocatoria es imposible, sí que se deben reducir inversiones. Precisamente ese fue el mensaje que Felipe VI trasladó ayer a los ocho dirigentes políticos que pasaron por La Zarzuela durante la primera ronda de consultas y el que volverá a trasladar a lo largo del día de hoy.

La presión del Rey y el hastío de la gente fuerzan a una campaña sencilla a pie de calle

Según manifestaron todos ellos, fue el monarca quien trasladó la necesidad de reducir el gasto en una futura campaña, poner límites al “dispendio” y evitar, en suma, una campaña “gravosa” para la economía del país, pidiendo a todos ellos además tener en cuenta el hartazgo de los ciudadanos para evitar “cansarles” en el nuevo proceso, que para algunas fuerzas políticas ya comenzó el pasado fin de semana. 

En la formación presidida por Rajoy, ya trabajan en el diseño de una campaña que sea de continuidad con la parte más económica de la ensayada en diciembre pasado: paseos por las calles, reuniones 'sectoriales', presencia en todos los debates a que inviten a los candidatos y nada de grandes actos de masas. "No hay que castigar a los electores más de lo necesario", admiten en el PP.

El Rey recibe a Patxi López en La Zarzuela. (EFE)
El Rey recibe a Patxi López en La Zarzuela. (EFE)

En cuanto al mensaje, y previsto el cansancio de los ciudadanos después de cuatro meses de 'postureo', fotos, ruedas de prensa y demás espectáculos menores que el PP atribuye al afán de protagonismo de Sánchez, Albert Rivera y Pablo Iglesias, los populares aspiran a recuperar terreno con una campaña que anuncian "propositiva", centrada en el interés inmediato de los españoles: empleo, recuperación, pensiones o sostenimiento de los servicios básicos.

El Partido Popular se compromete, según Casado, en no caer en el "y tú más", el insulto o la mala educación. Mariano Rajoy se presentará a la sociedad como el presidente del partido que mejor garantiza un Gobierno serio, el que mejor puede gestionar los impuestos. "Estabilidad política, experiencia y perspectiva de futuro" serán las bazas de los populares en la campaña, según su portavoz.

La presión del Rey y el hastío de la gente fuerzan a una campaña sencilla a pie de calle

La posibilidad de ‘pactar’ una campaña menos costosa lleva semanas en el debate político. La iniciaron los partidos más nuevos, conscientes de la limitación de sus recursos para afrontar una nueva campaña electoral, pero el PSOE, por ejemplo, mostró conformidad desde el principio. Algunos dirigentes como el diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, ya propusieron una iniciativa más concreta este mismo lunes, como la de ahorrar en cartelería y cuñas radiofónicas. No se mostró partidario de limitar el envío postal de propaganda, que está subvencionado para los partidos que tienen grupo parlamentario propio, porque a pesar de que es donde más dinero público se invierte, considera que para muchos votantes es esencial llevar la papeleta preparada desde casa.

El mensaje de los populares, que muestra conformidad con abaratar la campaña, se une ahora al que parece ya un mandato directo del Rey, que, por lo menos, instó con rotundidad a los políticos que acudieron a la primera ronda a tener en cuenta la exigencia de que los españoles sufran los menores ‘daños económicos’ posibles después de que los principales líderes fracasaran en su obligación de formar Gobierno.

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios